Xalapa
Xalapa se transforma de noche
Niños que trabajan de noche. Foto: Diario de Xalapa
Diario de Xalapa
3 de julio de 2008

Jair García / Diario de Xalapa

Xalapa, Veracruz.- Son las 10 de la noche en Xalapa y para muchas personas el día ya terminó, es hora de dormir o descansar en la apacibilidad de su hogar, sin embargo, para otros la vida apenas comienza y con la noche se abre un abanico de posibilidades para la diversión, el trabajo, el crimen o el amor.

Xalapa, que por años fue calificada como una ciudad donde las familias se retiraban a descansar temprano, hoy se está muy lejos de esa creencia, pues la realidad es que la capital del Estado tiene mucha vida por las noches "y sólo quien no salga de noche, es el que no se da cuenta".

Miércoles, jueves, viernes y sábado por las noches son propiedad de los trasnochadores por gusto o por necesidad. Cientos, o tal vez miles de personas no tocan la cama hasta ya entrada la madrugada, y es que la noche se hizo para divertirse, y por ello los restaurantes, antros, cantinas, bares, tables o cualquier otro establecimiento donde se venda licor, tendrán clientes.

Pero no todo es diversión, hay personas que ocupan la noche para trabajar, porque es a esta hora donde han podido encontrar un sustento para ellos y sus familias. Ahí están los vendedores de hot dogs, tacos, antojitos, así como los taxistas, tiendas, expendios de licor, meseros, cantineros, personal de seguridad, policías, socorristas y peritos de Tránsito.

A ellos se suman las y los sexoservidores que aprovechan la lujuria que provocan la noche y el alcohol para apaciguar la libido de sus clientes.

La noche por sus propias características es peligrosa, la falta de luz abre la puerta al crimen que ve en una tranquila ciudad la oportunidad para robar, asaltar, violar, traficar o cometer cualquier otro ilícito, teniendo como único testigo al cielo nocturno.

El peligro crece cuando se conjugan alcohol, drogas, imprudencia, automóviles, velocidad e irresponsabilidad tanto de jóvenes como de adultos, quienes diariamente por la noche exponen sus vidas al salir de algún antro para continuar la fiesta o para ir a descansar.

Este sólo es un pequeño reflejo de la vida nocturna en Xalapa, que cuenta con diversas aristas, pues para muchos es momento de diversión, para otros es su modo de vivir, algunos deben trabajar para cuidar a todos y unos cuantos aprovechan para cometer sus delitos.

EL TABLE, LUGAR DE DIVERSION

Es medianoche, momento de la pasarela en tanga de todas las bailarinas en uno de los table dance de mayor concurrencia en Xalapa. El alcohol ya ha hecho su efecto, todos los hombres se encuentran desinhibidos, algunas jovencitas que entran por vez primera a uno de estos negocios se les ve cara de incredulidad ante lo que ven, pero también con deseos de ver qué ocurre.

Con música de Gloria Trevi de fondo comienzan a desfilar. Son las reinas de la noche... Zafiro, Gina, Galilea, Roxana, Samantha, Lluvia, Coral, Marisol y otras comienzan a desfilar en diminuta ropa provocando las miradas más lascivas de los presentes. De inmediato se comienzan a vender los boletos para los privados a "150 pesitos nada más", anuncia el animador y las manos arriba de los clientes solicitando al billetero ser atendidos, al mismo tiempo que señalan con cuál de "las chavas" desean su privado.

El espectáculo ha pasado, quienes compraron su boleto esperan el momento para pasar a su privado, esto abre paso al grupo musical que ambienta parte de la noche, así que es momento para bailar, mientras las botellas, las cervezas y las "copas para dama" continúan circulando entre las mesas.

"El listón de tu pelo", de los Angeles Azules, es la canción que comienza a sonar, de la nada, una persona salta de su asiento y corre hacia el micrófono para echarse el palomazo, no sin antes mandar un saludo a la "flota de la Bimbo", a quienes de inmediato identifican porque van con el uniforme puesto, igualmente hay otros grupos de empleados de distintas compañías que se les reconoce por los logotipos en su ropa.

Tal vez la mayoría de los hombres que salen a divertirse por la noche en Xalapa, lo hacen asistiendo a una cantina, un bar o un table dance, donde encontrarán distracción para sus problemas y convivencia con sus amigos. Quienes buscan la cercanía, plática o caricias de una bailarina también lo obtendrán, pero a un muy elevado costo, que muy pocos logran pagar.

Juan Luis Barrera Sierra ha sido animador y DJ en distintos table dance de la ciudad y asegura que Xalapa es otra de noche, porque la gente sale a divertirse en serio y lo hace tanto o más que la gente del puerto de Veracruz.

"Señores, jóvenes y hasta viejitos vienen a ver a una muchacha guapa bailar y desnudarse, y no hay nada de malo, lo malo vendría cuando creen que con su dinero la pueden comprar tanto en cuerpo como su dignidad, o cuando se exceden tomando y arman algún pleito o llegan a tener un accidente", expresó.

¿REINAS DE LA NOCHE?

Peligrosa de día y aún más por la noche, la avenida Lázaro Cárdenas o Circunvalación se ha convertido, de por lo menos hace unos 20 años a la fecha, en el lugar para ejercer el oficio más viejo del mundo.

La prostitución o sexoservicio es ejercido aquí, por lo menos en apariencia sin ninguna restricción o reglamentación. Desde las 9 de la noche, entre la penumbra de calles que convergen con Lázaro Cárdenas, se puede observar cómo los sexoservidores comienzan a buscar su esquina, en la cual esperarán a que llegue un cliente.

De la misma forma, pero en el sentido de la avenida que va hacia México, unas cuantas mujeres salen a trabajar, a buscar el dinero que les permita alimentar a sus hijos, pagar la renta, comer o mantener a sus novios.

Es una vida dura, lo reconocen las meretrices, pero es lo único que saben hacer y lo único en lo que les han permitido trabajar.

Noemí está por cumplir 21 años, de los cuales ocho los ha dedicado a la prostitución. A su corta edad acaba de tener a su cuarto hijo, apenas tiene 15 días de nacido y ante la falta de dinero ya se ve obligada a salir a la calle.

Originaria del puerto de Veracruz, dijo que tenía la idea de que Xalapa era una ciudad muy recatada, pero al llegar aquí se ha dado cuenta que es muy distinto de lo que le habían platicado.

"Aquí te encuentras cada enfermote que te pide cosas bien raras. También aquí hay mucho maricón de clóset, porque nos damos cuenta que buscan más a los chotos que a nosotras que somos mujeres", expresó.

Desde hace ocho años que llegó a la capital, se ha dado cuenta que Xalapa es una de día y otra muy distinta de noche, "la gente cambia mucho aquí de la noche a la mañana, allá en Veracruz todo el día es desmadre y nadie lo niega, pero aquí apenas es de noche y salen a echarse unas copas y se transforman por completo".

Sin sentirse apenada por su oficio, dijo que siente más pena por aquellas mujeres que creen que el marido está trabajando cuando en realidad anda en busca de placer "y lo peor es que ni siquiera es con una mujer, sino con un pinche puto vestido de mujer".

Con varios años en la prostitución, mencionó que en Xalapa son más socorridos los sexoservidores por gente de recursos "y te das cuenta por los carros o camionetas que traen, mientras que a las mujeres nos dejan a los más jodidos, cuando debería ser al revés".

Por su parte los sexoservidores son muy reacios a hablar, sólo les importa que llegue el cliente. Ellos pueden darse el lujo de rechazar ofertas, porque ya tienen clientes "del diario o de una vez por semana" que les dan muy buenas propinas.

Durante toda la noche se puede observar cómo camionetas y autos de lujo se paran a negociar con ellos y en cuestión de 2 minutos suben a los vehículos a satisfacer la necesidad de sus clientes.

DE ANTRO EN ANTRO

Sólo con mucha suerte los días viernes y sábado por la noche se podrá encontrar un lugar donde estacionarse en torno a la avenida Avila Camacho, en lo que hoy se conoce como la zona de antros, y es que son los días en que jóvenes, principalmente, abarrotan estos lugares para "divertirse", aunque por lo regular es para embrutecerse con el alcohol.

Escenas tan lamentables como ver a jóvenes vomitar afuera del antro, mujeres peleándose sobre las banquetas, hombres cayéndose de borrachos, son comunes. Incluso hasta el personal de los antros que se encuentra en la entrada se ríe y nada hace por ayudar a quienes fueron sus clientes minutos antes, por el contrario aprovecha la situación para grabarlos con sus celulares.

En la noche, muchos jóvenes andan de antro en antro en busca de diversión, sin importarles cuán tomados están o los riesgos a los que se exponen al ir en sus autos a alta velocidad con tal de ganarles a sus amigos.

De paso piensan ¿por qué no hacerle algo a alguien? Y así aprovechan para gritar a todos los que ven en la calle, les avientan hielos, huevos o piedras. A toda velocidad compiten con taxistas, burlan a los contados agentes de tránsito que circulan por las calles.

Los jóvenes reclaman, algunos con seriedad y otros en broma, que los fines de semana debería ser de miércoles a lunes, y que sólo se trabajara o estudiara el martes, claro, siempre y cuando no amanezcan crudos.

Muchos aseguran que ha sido institucionalizado que desde el miércoles por la tarde comienza el fin de semana y está justificado tomar desde ese día y pararle el domingo, para el lunes ya reponerse de la cruda.

Pero también saben que los días buenos para ir al antro son viernes y sábado, es cuando hay más gente y la oportunidad de ligarte a una vieja o a un güey. Jueves y miércoles también hay chance, pero es más difícil porque va menos gente.

Bebida favorita dentro de los antros: la cerveza, la marca que sea, pero por litros; mientras que de licor "pues el más barato", o sea, "un blanco", "un cañavar", "un bacalao" o cualquier otro nombre con el que se llama al Bacardi blanco.

TESTIGO DE LA NOCHE

Alfredo López literalmente ha vivido de la salchicha durante los últimos 20 años, es vendedor de hot dogs por las noches a la altura de la Cruz de la Misión. Dice ya no sorprenderse de nada, pues ha visto de todo.

"Ya lo único que me faltaría ver sería que en la noche Xalapa dejara de ser montaña, se hiciera plana y después se convirtiera en playa", expresó.

Se ríe cuando escucha que hay gente que aún cree que Xalapa es una ciudad recatada, persignada o mocha, "eso lo piensa la gente que no sale de noche, porque pregúntale a cualquier otro que sí sale".

Con miles de salchichas repartidas en pan y bañadas con catsup de tomate, queso, jitomate y cebolla picada, y las siempre picantes rajas "pa´ que baje la borrachera", Alfredo López comenta que en su puesto ha comido medio Xalapa.

"Aquí yo he visto cómo han llegado cayéndose de borrachos, gente de la política o que son muy conocidos y después de unos dos hot dogs ya se van mejor a sus casas. También he visto chamaquitas bien guapas y jovencitas, que luego se quedan dormidas en el banco comiendo, porque traen una borrachera que ya no la aguantan", expresó.

Reconoce que gran parte de su mercado está en las personas que salen de beber de alguna fiesta o un antro. "Luego viene cada borracho, que no trae dinero, pero me dejan un reloj o un celular, que aquí se los guardo, pero algunos ya ni siquiera se acuerdan dónde lo dejaron y pues ya me voy armando de cosas buenas".

Con varios años trabajando de noche, mencionó que Xalapa sigue siendo una ciudad tranquila en cuanto a seguridad, pero señaló que también se siente un clima más tenso, además que seguido se ve a gente extraña en camionetas persiguiéndose a toda velocidad.

"EL BAÑO HABRIA DE HABLAR"

Gloria Martínez Moreno tiene un negocio de antojitos que permanece abierto hasta pasada la medianoche, "gracias a Dios nunca me han asaltado, pero mi pobre baño habría de hablar, ése sí que ha sufrido".

Comentó que por las noches, parte de su clientela son los estudiantes que viven en torno a la zona universitaria, muchos de los cuales llegan a cenar cuando ya están tomados "y me han tapado el baño con sus vómitos infinidad de veces".

"Pero también hay niñas, que según muy refinadas, muy hijas de papi y mami, pero me han llegado bien incróspidas, que se quedan dormidas en el baño todas batidas", expresó.

Dijo que ése es al tipo de gente que más miedo le tiene, pero por los daños que le dejan en su baño, por lo que a muchos cuando llegan a su establecimiento les prepara un café para que se les baje, pero muy pocos lo aceptan, pues la mayoría prefiere seguir tomando.

En cuanto a la seguridad, mencionó que la presencia de cada vez más gente extraña la ha obligado a cerrar más temprano, pues antes cerraba hasta las 2 o 3 de la mañana, y ahora lo hace a más tardar a la 1 de la mañana.

PADRES CON OJOS CERRADOS

Personajes protagonistas de la noche, son los oficiales peritos de Tránsito, la razón es simple, son los encargados de evaluar los daños de los accidentes automovilísticos y son quienes diariamente tienen que soportar los insultos, amenazas, gritos y hasta golpes de conductores ebrios o de sus familiares.

Con 34 años de experiencia, el primer oficial perito Juan Valencia dijo que ha visto de todo y son cientos de veces las que ha sido amenazado de que perderá su trabajo por detener a alguien que conducía bajo el efecto del alcohol "y míreme, sigo trabajando tan normal como el primer día".

Lamentó que cuando llegan a detener a un joven porque chocó o porque iba conduciendo en estado de ebriedad y llaman a los padres del joven, lo primero que hacen los mentores es negar que su hijo estaba tomado, pero cuando ven las condiciones en que está, sólo se quedan callados.

Mencionó que muchos padres de familia descubren que sus hijos consumen alguna droga ilegal o alcohol sólo hasta que son detenidos, ya sea por Tránsito municipal o por la policía: "claro, todos los padres decimos que nuestros hijos no toman, no se drogan, pero cuando llegan aquí y ven a sus hijos se frustran, aunque no faltan los que dicen que aquí uno los drogó o los obligó a beber".

Dijo que es raro el día en que no sucede un accidente automovilístico en Xalapa por la noche, lo que es una muestra de la vida nocturna que hay en la capital.

Otro de los principales problemas a los que se enfrentan los agentes de tránsito por la noche, es a las personas que presumen tener influencias en el gobierno y los amenazan con correrlos.

"Habrían de ver sus jefes cómo se ostentan, como altos funcionarios, cuando con el perdón de la palabra son unos gatos y dicen tener el poder para corrernos", expresó entre risas, pues dijo que hechos como éstos los viven a diario y nunca han corrido a nadie por alguna situación de este tipo.

Por el contrario, comentó que le ha tocado parar los autos de altos funcionarios, diputados y jueces con varias copas de más, a quienes se les acompaña hasta su casa y se les levanta una multa sin que pongan mayor oposición o traten de sacar provecho de su cargo, "pero luego hay cada gato, que se siente que es más que el presidente y nos amenaza".

A TODO MOTOR

Cruzar la avenida Avila Camacho y después la Xalapa en menos de 5 minutos parecería algo imposible de realizar, pero lo es, cuando ha pasado la medianoche y cuando se tiene el valor de andar en una motocicleta a más de 140 kilómetros por hora.

Así es como se divierten los amantes al tunning (modificación de autos y motos), quienes aprovechan los fines de semana para reunirse, hablar de carros y sentir la adrenalina manejando a altas velocidades.

Reconocen que han llegado a excederse en la velocidad o violado las normas de Tránsito, pero dicen que ellos han pedido en diversas ocasiones que les brinden algún espacio por la noche para hacer arrancones, donde los oficiales de tránsito estén presentes y vean que nadie maneje alcoholizado.

Viernes y sábado, decenas de amantes a los autos y motos se reúnen en puntos como el Museo del Transporte, la Normal Veracruzana, la avenida Araucarias o en estacionamientos de centros comerciales para convivir y enseñar las modificaciones que le hacen a sus unidades.

"Sólo podemos aprovechar la noche, porque con el tráfico que hay en Xalapa es imposible poder enseñar nuestros carros que llevan iluminación o darse un arrancón aunque sea de un par de cuadras", expresó Jesús Manuel Contreras González, presidente del grupo Final Club.

Por su parte Rafael Fernández, quien preside el grupo Tunning-Evolution, resaltó que la noche en Xalapa se hizo para la sana diversión y es el momento que aprovechan para poder lucir sus motos.

Aseguró que existe una convivencia sana entre los grupos de autos y motos modificados, pero haría falta que les brindara un espacio el ayuntamiento para que así no violen ninguna norma de Tránsito.

NOCHE DE RONDA

La tranquilidad y seguridad que aún brinda Xalapa ha permitido que por años los músicos y mariachis trabajen y sean testigos de romances, bodas, divorcios, festejos y hasta hayan sido correteados por algún perro bravo.

Tal es el caso del mariahi Monarcas, que como desde hace 14 años ha hecho suya la esquina de Avila Camacho y Sayago, donde sus integrantes esperan a que algún esposo regañado, un padre orgulloso de los 15 años de su hija o un joven desesperado por el amor de una mujer los contrate y sean testigos de cómo la noche no sólo se hizo para dormir.

A pesar de que han visto saturado el negocio del mariachi, José Wilfrido, representante del mariachi Monarcas, aseguró que aún sigue la tradición y el gusto por esta música para llevar serenata.

"Hay que aprovechar que Xalapa todavía es una ciudad segura y sobre todo hay que aprovechar el gusto de los xalapeños, porque las noches no sólo las hicieron para dormir, sino para hacer fiesta, escuchar música, bailar, beber y comer", concluyó.