Puebla
En extinción, la industria textil
DESALENTADOR es el panorama de la industria textil en México y a nivel Mundial.
El Sol de Puebla
30 de junio de 2008

Se prevé que para el 2010 habrá cerrado el 87% de estas empresas en México

Beatriz del Castillo

En caída libre va la industria maquiladora de vestido y textiles de exportación en la entidad. Para el 2010 se calcula que habrá cerrado el 87% de las empresas que se contabilizaban en el boom de esta industria.

El número de empleos que ha perdido el sector también es alarmante, pues de 39 mil 312 que se mantenían en el año 2000, quedan 18 mil 718, de acuerdo al último dato oficial disponible. Cabe señalar que esta rama tiene un alto impacto en el empleo porque no requiere niveles altos de escolaridad y porque, a diferencia de otros sectores, sigue siendo más económico contratar mano de obra que automatizar la producción.

El cierre de estas empresas se palpa en la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). Seis de cada diez trabajadores que denuncian despido injustificado están vinculados a la industria textil.

Este desalentador panorama es producto de la tendencia internacional. Atrás quedaron aquellos años en los que México ocupaba el primer lugar de ventas a Estados Unidos en textiles y vestido. Hoy China está a la cabeza y México se aproxima a una tercera posición, por debajo de la India.

Mientras las empresas formales luchan por sobrevivir en la exportación de mezclilla, los desempleados que arrojaron a las calles son quienes ahora fortalecen el mercado interno y han posicionado a Puebla como la principal productora y distribuidora de ropa para el sureste mexicano, a la sombra de la informalidad.

LA DECADENCIA

En el año 2000 el gran negocio en Puebla era maquilar para Estados Unidos. Se recibían las piezas cortadas y diseñadas, se ensamblaban y se regresaban a ese país. De acuerdo con la "Estadística de la Industria Maquiladora de Exportación, 2007" del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, en aquel año Puebla contaba con 122 empresas exportadoras que daban empleo a 39 mil 312 personas y de éstas 8 de cada 10 eran obreros.

La situación económica no podía ser mejor. La economía norteamericana era boyante e importaba el 60 por ciento de la ropa que consumía anualmente -calculada en 230 mil millones de dólares- y México se convirtió en el primer productor para Estados Unidos. Puebla ocupaba el segundo lugar nacional en maquiladoras. El primero lo ocupaba la comarca lagunera en Torreón. Al interior del estado los municipios de mayor producción eran Tehuacán, Teziutlán, Cuautlancingo, Momoxpan y la zona norte de la capital.

Tan sólo Tehuacán producía 370 mil piezas diarias. Los propios trabajadores permitían constantes violaciones a los derechos laborales, a la par de las autoridades, porque sabían que la paga era segura.

Pero Puebla no escapó a las tendencias del mercado. En el 2001 la recesión estadounidense provocó la suspensión de pedidos y comenzó el declive del sector en México, pues Estados Unidos volteó los ojos a China, donde la mano de obra es más económica.

Las estadísticas refieren que para el 2003 sólo sobrevivían 77 empresas, que generaban 22 mil 638 empleos. En el 2004 se registró un efímero repunte del sector, pues el número de maquilas había aumentado a 82, que representaron una fuente de empleo para 24 mil 938 personas, de las cuales el 80 por ciento eran obreros.

Sin embargo para el 2005 nuevamente cayeron los indicadores. Se mantuvieron abiertas 72 empresas y el número de empleos disminuyó a 18 mil 460. Para el 2006 se registraron 57 en operaciones, con 18 mil 718 empleos.

El coordinador laboral de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo, Humberto Cantellano Rodríguez, informó que de cada 10 empleados que demandan despido injustificado, seis provienen de la industria textil. A lo que se suman las huelgas para exigir mejoras salariales.

"El sector atraviesa grandes dificultades y tiene problemas para seguir operando, esto se refleja en conflictos laborales que hemos intentado solucionar a través de la mediación y haciéndole entender a los empleadores que, a pesar de los problemas económicos, deben conocer los riesgos legales de no cumplir con sus obligaciones", explicó.

Aunque es incierto el número oficial de maquiladoras y empresas textiles que cerraron en el 2007 y en lo que va del año, Cantellanos Rodríguez recordó el caso de La Perla, Vaqueros Navarra, Tarrant, Textiles Miguel y Telas Finas. Respecto a problemas laborales contó a Jade Textil, Acrimex, Hilamex, Master Dening y Filamex.

Si bien en los últimos meses se vivió un impasse en los conflictos laborales del sector, el propio procurador Fernando Castro Azuara pronosticó que la crisis continuará y se agudizará antes los embates de China.

EL FUTURO

El economista Huberto Juárez Núñez conoce bien el comportamiento del sector. No sólo por el prodigioso manejo de la estadística y los indicadores económicos, sino también por las horas que ha compartido con los trabajadores de las maquilas, en su centro de trabajo, escuchando sus historias.

El especialista diagnóstica que para el 2010 sólo sobrevivirán 15 plantas maquiladoras y que serán cuatro los factores decisivos: la eficiencia; la modernización de los sistemas modulares de producción; la diversificación de los productos y el afianzar clientes norteamericanos.

"Tenemos maquiladoras en San Luis Potosí donde las líneas de producción ya tienen colores. Ya no es el azul del pantalón de mezclilla, ya se diversificaron, comenzaron a confeccionar otro tipo de prendas, eso tendrán que hacer aquí", comenta el maestro en economía, mientras muestra fotografías de su visita a dicho estado.

Y es que para los siguientes dos años los indicadores no sólo pronostican que China continuará captando el mayor porcentaje del mercado norteamericano, sino que India desplazará a México.

Para Huberto Juárez la crisis en la industria textil tiene un claro culpable: El Tratado de Libre Comercio, porque con éste el país aceptó la propuesta de Estados Unidos para la producción de prendas en el siguiente esquema, que aún opera: Los norteamericanos diseñan y fabrican la tela así como los patrones de las prendas. México se encarga del ensamble y como beneficio obtendría la eliminación de aranceles.

El impedir que México produjera la tela y elaborara los diseños rompió con la cadena textil nacional y con ello la posibilidad de hacer frente a China, quien rechazó el esquema americano. Ahora los asiáticos están en el mejor momento del sector, pues son el principal proveedor de ropa de Estados Unidos, no sólo de mezclilla, sino de prendas para niños y mujeres.

¿LA ESPERANZA DEL SECTOR TEXTIL?

Mientras las empresas formales luchan por sobrevivir en la exportación de mezclilla, los desempleados que arrojaron a las calles son quienes ahora fortalecen el mercado interno y han posicionado a Puebla como la principal productora y distribuidora de ropa para el sureste mexicano, en la sombra de la informalidad.

Y es que de acuerdo con el economista Huberto Juárez Núñez, estos maquiladores informales aprovecharon los conocimientos adquiridos en los talleres de mezclilla y aprendieron a confeccionar ropa para mujer y para niños. Este tema formará parte de un libro que prepara el economista Huberto Juárez Núñez, quien comparte con este medio un adelanto de sus investigaciones.

"Ellos están diversificando el mercado, están haciendo lo que la torpeza y falta de visión del gobierno no pudo y en lugar de apoyarlos los presionan porque los inspectores viven de las mordidas que les exigen cuando los detectan", espetó el académico.

Aunque para Hacienda son los villanos del cuento, continúa Juárez Núñez, son quienes han salvado el mercado interno para el sector textil poblano, porque distribuyen en Tabasco, Campeche y Chiapas, entre otros estados del sureste.

"Es gente que instala los talleres en sus sótanos, se ocultan hasta de sus propios vecinos porque cuando ven que producen un volumen importante ellos mismos los denuncian, así que tienen que recurrir a la operación hormiga para sacar su mercancía", narró.

Para conocer el sentir de los textileros en la entidad este medio solicitó una entrevista con Alfredo Martínez Rodríguez, presidente de la Cámara del rubro, pero rechazó la petición, argumentando un viaje. Desde el 28 de enero de este año -cuando tomó posesión del cargo- el empresario sólo ha concedido una entrevista.

En aquella ocasión explicó que centraría su gestión en el combate a la ilegalidad y a enfrentar la apertura comercial de China. Desde entonces y a pesar de la crisis del sector no ha dado a conocer cómo plantea concretar su meta.