Opinión
Realidad
Jorge Silva Pintor
REPROBADOS

El Sol de Tijuana
9 de junio de 2008

De hecho ya estamos en los últimos días del Ciclo Escolar 2007-2008, los niños se preparan para el cambio de grado educativo desde el Kinder hasta el sexto en educación Primaria y de éste último a buscar el acomodo en la Secundaria, dentro de lo que cabe en la obligatoriedad constitucional allá a fines de Agosto o a principios de Septiembre.

Y aunque todo parece normal en la rutina diaria de los docentes y su alumnado, surge la preocupación entre los padres de familia al conocerse a través de la prensa el resultado del ''Examen Nacional para Maestros en Servicio'', que rindió un resultado nada encomiable, pues se habla de que sólo el 6.2 por ciento de los mentores fueron aprobados con sub nivel esperado, el 62.3 por ciento con sub nivel suficiente medio y el 46.3 de plano fue reprobado.

Según la opinión del diputado Elías Cárdenas los profesores de México tienen pésima preparación básica, agregó que del millón 195 mil 453 maestros y directivos en activo en la nación, sólo 268 mil 849 mentores realizaron la prueba y apenas 144 mil 300 de ellos obtuvieron la aprobación.

Lo que deja en claro el porqué los chiquillos que cursan la Educación Primaria adolecen de una buena enseñanza que les lleve a superar ese rezago educativo, que hasta el presidente de la República: Felipe Calderón reconoce existe en los mexicanos mayores de 15 años; algo que no coincide con la verdad, ya que es manifiesta la deficiencia en la enseñanza que imparten los docentes, pues no es nada lógico que niños que cursan ya los grados superiores de la Primaria: quinto y sexto, no sepan leer de corrido, ¿cuentas?: sumas, restas, multiplicaciones o divisiones, ni soñar que resuelvan problemas simples de aritmética, menos si se les plantea una operación matemática.

Historia, Geografía, Civismo, Ciencias naturales, Química o Física, son materias desconocidas en los escolapios de primaria, lo que muestra a ojos vista la deficiencia que impera en los planteles de educación pública que se imparte por maestros que están en las mismas condiciones de ignorancia y desconocimiento de las más importantes materias docentes, con todo y la preparación que les puede proporcionar el novedoso sistema de Enciclomedia, que tanto se promovió en el sexenio pasado y que parece sólo fue una pantalla para ejercer un gasto inútil.

Es lógico que los padres de familia renieguen cada que se trata de ayudar a los retoños en Primaria a hacer las tareas dejadas en las aulas, que en lo general ni siquiera les es explicado a los niños de forma inteligente y comedida, como y porqué, el significado de los temas a desarrollar en casa y lo peor que los mentores ni siquiera se toman el trabajo de calificar, sino que destinan esa labor a otros niños del grupo y así entre ellos revisar los errores, no sólo de conocimiento, sino ortográficos tan comunes; y es que no se puede explicar que un maestro de hoy haya perdido aquel entusiasmo para ejercer la enseñanza, que era el objetivo principal de su encomienda, por lo que se ganaron a pulso y esfuerzo el mote de: ''Apóstoles de la Educación'' por su alto sentido de responsabilidad en la labor educativa; contraste con lo hoy sucede, que andan en manifestaciones por cualquier motivo, movidos por líderes sindicales que han hecho de la carrera magisterial un coto de poder que mueve a miles de ''maestros'' a bloquear carreteras, zonas urbanas, y hasta como viles vándalos a pintarrajear muros y destruir vidrieras, o simplemente protestar andando de vagos sin asistir a clases como sucede en Oaxaca, por discrepancias partidistas, dejando a los chamacos en el abandono, ah pero eso sí reclamando el pago de sus salarios con todo descaro como si en verdad los desquitaran.

Agrega el diputado, que los contenidos educativos de los libros de texto de la educación básica son obsoletos e irrelevantes para la sociedad actual y no le falta razón para afirmarlo, ya que en los últimos años se ha venido mostrando una fatal deficiencia educativa en la niñez mexicana, lo que hace evidente la necesidad no de una reforma constitucional, que causa pleito de perros entre los ''legisladores'', que hacen gala de verborrea demagógica pero no se ponen de acuerdo para encontrar una fórmula adecuada que lleve a un mejor futuro al estudiantado de este México en donde no sólo merecen ser reprobados los mentores que no enseñan, también a funcionarios encargados de la Secretaría de Educación Pública que se preocupan por sus personales intereses, sino de un cambio radical en la forma en que se lleva el sistema educativo y la obligación de los maestros de mejorar su nivel docente; mientras tanto con eso de que el sistema no permite reprobar a los niños con deficiencias educativas, sigue el problema de la ignorancia en cadena en generaciones de estudiantes que egresan de las aulas este 2008. Innegable realidad.
Columnas anteriores
Columnas

Cartones