Opinión / Columna
La columna Vertebral 
Quiro Práctico 
28 de abril de 2008

  Salto de puro gusto al comprobar que Oswaldo Sánchez está como en su mejor época y que aquellas lesiones forman ya parte del olvido. Este sábado ha sido fundamental en la victoria del Santos sobre Tigres, allá en el Universitario, pues cuando menos en tres ocasiones salvó milagrosamente su meta, cuando el marcador estaba 0 a 0. En una ocasión fue con un pie, lo que me hizo recordar al gran Antonio "Tota" Carbajal, quien así evitó un gol de Uruguay a México en el Mundial de 1966; al cabo de aquella intervención, Toño me diría que muchos guardametas creen que sólo se pueden defender con las manos y que los pies son únicamente para caminar. Pero, no. "Los pies -dijo sabiamente Carbajal- también sirven para rechazar o contener el balón. Oswaldo, a la vez, tuvo otros lances de mucho mérito, como aquel disparo angulado que desvió a tiro de esquina con una estirada sensacional, arriba, a la derecha, con lo cual demostró que ese hombro está en perfectas condiciones y que él ha vuelto por ese primer sitio en el concierto nacional, que le encargó a Memo Ochoa mientras él se recuperaba.

A PESAR de que el Monterrey se metió a la liguilla por el título del futbol mexicano, el lavolpismo está a la baja: Miguel "Piojo" Herrera, uno de los más avezados alumnos de Ricardo, acaba de descender con el Veracruz; y Wilson Graniolati, de sus más fieles colaboradores, también bajó de categoría -de la Primera A, a la Segunda-, con el Tijuana.

OTRO salto de puro gusto para celebrar el gol número 100 de Omar Bravo, buen jugador, goleador de excepción y mejor persona.

DIECINUEVE horas y seis minutos. Creí que mi bamboleo era por tanto salto, pero no. Está temblando...

YA recuperado del sustito, así en diminutivo y con minúsculas, debo decir que estoy de acuerdo con Schwartz cuando critica a cierto narrador de Televisa que tiene ínfulas de gran cronista, a tal punto que ni siquiera le llama gol al gol, sino que grita que "la pelota está en el fondo". ¿En el fondo de qué? A veces, ésta apenas cruza la línea y no está en el fondo. ¿Será que entonces no cuenta como gol? En fin. En lo que no estoy de acuerdo es que ese señor sea el único susceptible de la censura, pues la verdad es que en Televisa y en TV Azteca ni a cual irle. Por un lado, los de "Chapul" son tan grises, tan opacos, que aún sobresale entre ellos aquel que suele poner apodos. Y yo me pregunto ¿dónde estaban y por qué diablos no aprendieron nada de dos maestrazos que ahí hubo, como -y en ambos casos me pongo de pie- don Fernando Marcos y mi queridísimo Angelito Fernández? Los del Ajusco están en las mismas, o peor, según se vea -u oiga, propiamente dicho-. Creen que con gritos, al hablar todos al mismo tiempo, y al usar terminajos que son habituales en España o en Sudamérica, nos van a sorprender. Nada más lejos de la realidad. Para colmo, a Luis García ya lo contagiaron. Y, en el caso de Francisco Gabriel de Anda y Jorge Campos, van por ese camino. Lo del "Brody" duele más porque, lejos de aprovechar sus conocimientos, lo tienen ahí como si fuera patiño y, en vez de analista, parece comediante.

Y hay más: lo peor no es que en el momento en que narras te falle la memoria (le puede ocurrir a cualquiera) sino la desinformación. En la jornada anterior, durante la transmisión del partido América-Atlante, en el estadio Azteca, Raúl Sarmiento se mofaba de "alguien" que hace unos años, en "un periódico", había cabeceado que "ahora sí ganará Gómez", ya que en una riña boxística se enfrentaban dos con ese apellido, pero le había fallado porque ¡hubo empate! Ese "alguien" fue don Antonio Andere (a quien Dios tenga en su Gloria), "un periódico" fue La Afición, y la pelea fue entre dos Vázquez, Mauro y "Babe", no entre dos Gómez. Así que, Raulito, si no te la sabes, no la cantes.
 
Columnas anteriores
Cartones
Columnas