Tabasco
El arte de embalsamar, una práctica antigua
Ramón Lázaro Hernández, embalsamador de la Funeraría Díaz. Foto: El Heraldo de Tabasco
El Heraldo de Tabasco
2 de junio de 2008

Sonia Lopez Cruz

Villahermosa, Tabasco.- El embalsamamiento de cadáveres es una práctica muy antigua, a pesar de ello, en el estado muy pocas personas se dedican a esta actividad, la cual aseguran requiere de sangre fría y respeto a la muerte.

Así lo detalla Ramón Lázaro Hernández, embalsamador de la funeraria Díaz, quien desde hace 6 años se dedica a la venta de servicios funerarios, y desde hace un año a la actividad de embalsamar cadáveres.

Entrevistados entre ataúdes, en el negocio ubicado frente al Hospital de alta especialidad "Juan Graham Casasus", revela que su trabajo no es muy agradable para muchos, sin embargo, alguien lo tiene que hacer, aunque embalsamar un cadáver implica no solamente conocimiento relacionados al cuerpo humano, sino también sobre maquillaje.

Hablar sobre embalsamamiento parecería un tema fácil, sin embargo, muy pocas personas dedicadas a esta actividad se atreven a hablar, pues para realizar este tipo de trabajos se requiere de un permiso por parte de la Secretaría de Salud, cosa que muy pocos cumplen, debido al desinterés de la dependencia para hacer cumplir la Norma Oficial Mexicana en la materia.

El hombre de tez delgada y mirada profunda, sin temor, revela paso a paso el procedimiento que se aplica para que el cuerpo inerte no se descomponga en corto tiempo, y puedan sus familiares y amigos acompañarlo durante el tiempo que dure el funeral.

"Cuando es una muerte patógena en un hospital, se lleva el cadáver a la funeraria para embalsamarlo. Primero se le busca la yugular para desangrar el cuerpo, porque si se le busca otro lugar como la pierna, luego empiezan a tirar líquido por la nariz, por eso hay que hacer lo bien", precisa.

Una vez extraída la sangre en su totalidad, esta es suplantada por una mezcla de formol, alcohol y mertiolate, éste último para darle color al cuerpo y evitar que éste se ponga blanco conforme pasen las horas.

La preparación de un cadáver puede llevar de dos a cuatro horas, dependiendo de la causa de la muerte, y las proporciones del cuerpo.

"Un cuerpo se le mete dos litros a tres litros de formol, para que se endurezca, porque hay personas que los velan cinco a siete días, y hay que prepararlo bien para que dure el tiempo necesario, porque hay compañeros que preparan el cuerpo y al día siguiente ya se descompuso y eso genera problemas con los familiares", apunta.

Un cuerpo bien preparado, asegura Lázaro Hernández, puede llegar a durar hasta 3 meses, aunque también habrá que sumar las condiciones ambientales del lugar donde se realice el funeral. Aunque, por lo general, los cuerpos son preparados para que duren sólo un par de días.

En el caso de quienes mueren por accidentes, asesinados o alguna otra causa no natural, que genera que el cuerpo vaya a parar a una plancha del Centro Médico Forense (Cemefo) el procedimiento de preparación implica un mayor tiempo.

Así, explica que en éstos casos, quien vaya a preparar el cadáver debe nuevamente abrirlo para "limpiar" los órganos, lo que implica un promedio de tres a cuatro horas, dependiendo del caso.

Fríamente, revela que en el caso del cerebro y los intestinos éstos son colocados directamente en un recipiente con formol, donde "se curte" para evitar su rápida descomposición. En el caso de los intestinos, estos son limpiados de las heces fecales, antes de colocarlo en el líquido.

Una vez limpio cada uno de los órganos, éstos se colocan en su lugar, salvo el cerebro, el cual se deposita junto con el intestino en el estomago, ya que es más complicado intentar colocarlo en el cráneo.

Ya una vez cosido el cuerpo, éste es bañado, para posteriormente proceder a vestirlo y de requerirlo ser maquillado, para posteriormente ser introducido en el ataúd, y entregarlo a los familiares.

De su experiencia como embalsamador, Lázaro Hernández asegura que el cadáver en estado de descomposición es el más complicado de preparar para su velación, por lo que en estos casos, el embalsamamiento está demás. Así el procedimiento es distinto, en estos casos el cuerpo es envuelto con un plástico y colocado en una bolsa especial para que no expida mal olor. Así mismo, el ataúd en que se colorarán los restos, deberá ser sellado herméticamente, para evitar la filtración de los malos olores, producto de la descomposición del organismo.

Acostumbrado a lidiar con la muerte, Lázaro Hernández asegura que su trabajo es importante, si se considera que el embalsamamiento es necesario para evitar que el cuerpo se descomponga rápidamente, ya que por lo general el ser humano empiezan a descomponerse a las 24 horas de haber expirado.



Trabajo sagrado

La preparación de cadáveres requiere no sólo de no tener miedo en el manejo de los cadáveres, requiere también de un sentido de respeto y humanidad, ya que se trata de una labor sagrada, refiere Lourdes Jiménez, trabajadora de la funeraria Hernández.

Escueta a la hora de hablar, precisa que en el caso de este negocio, no suelen conceder entrevista sobre el tema, pues aún en la muerte, se requiere de respeto para el cliente y su familia.

Sin embargo, reconoce que muy pocas personas se preparan para cuando llegue la hora de su fallecimiento , ya que en Tabasco no existe una cultura al respecto, no obstante que la muerte es lo único seguro que se tiene en la vida.

Quienes se dedican al arte del embalsamamiento deben contar un permiso ante la Secretaría de Salud para ejercer la profesión, ya que la actividad está normada bajo lineamientos específicos.



Proceso de embalsamamiento

Procedimiento de embalsamamiento en el caso de muerte natural:



* El cadáver es bañado (y afeitado, en el caso de los hombres)

* Se le extrae toda la sangre, a través de la yugular

* Una vez que se ha extraído la sangre, se le inyecta una mezcla compuestas por formol, alcohol y mertiolate

* El procedimiento suele durar entre dos y cuatro horas, dependiendo de:

- la complexión de la persona

- causa de muerte

- tiempo en que el familiar decida velarlo



En el caso de los cadáveres por accidentes, homicidio o alguna otra causa que lo lleve a parar a la plancha del Semefo, el procedimiento es el siguiente:

* Se procede a reabrir el cuerpo

* Se limpia cada uno de los organismos

* En el caso del intestino, este es limpiado de la excretas y lavado

* La masa encefálica y los intestinos son colocados en un recipiente para "curtirlo"

* Una vez limpio cada uno de los órganos se coloca en el cuerpo. En el caso del cráneo, este se incluye en el estómago.

* El cadáver se vuelve a coser y se viste, e incluso es maquillado para tener una mejor apariencia.



En el caso de los cadáveres en estado de descomposición:

* Este es envuelto con un plástico

* Posteriormente se coloca en una bolsa, la cual debe ser sellada para evitar filtración de los olores

* Se coloca en el ataúd, el cual debe ser sellada herméticamente para evitar los malos olores.