Opinión
Valentín Lezama
¿Para qué sirve entonces el DIF?

El Sol de Puebla
28 de mayo de 2008

Valentín Lezama

La Profa. Doña Eva Sámano de López Mateos, tuvo la inspiración de ser Primera Dama, era un honor para servir al pueblo de México. Fue así como ella estableció lo que se llamó Instituto Nacional Para la Protección de la Infancia. La finalidad era dar los desayunos escolares a los millones de niños que asistían a las clases sin alimentación adecuada. De allí se extendió a servicios médicos y la protección de los menores. Años después con una variación de nombres por fin se estableció lo que se conoce como DIF. O sea Desarrollo Integral de la Familia. Y luego se subdividió políticamente.

Se supone que es una instancia que protege a la familia de muchas vicisitudes que ocurren a diario. Según sea quién esté a cargo los resultados pueden ser positivos o negativos. De lo que no se escapan es de la dichosa burocracia.

Y para no ir más lejos pongo aquí un ejemplo que es para reflexionar si vale la pena el dichoso DIF. Resumiendo, se anexan dos copias del asunto que se expone. El C. Juan Gassol Frances hace una petición para que se resuelva una aparente situación de secuestro de una menor.

El oficio dice lo siguiente:

Lic. Jorge Armando Álvarez González, director general del Sistema DIF en el Estado de Quintana Roo. At´n Lic. Arely Camargo Chávez, procuradora de la Defensa del Menor y la Familia. Me refiero a la solicitud de apoyo en el tema de guarda y custodia, que de la Oficina de la Red Federal de Servicio a la Ciudadanía de la Presidencia, se ha remitido mediante el documento No. 210088360-11 mismo que adjunto al presente. Al respecto, por ser materia de su competencia, me permito requerir de usted, si para ello no existe inconveniente, se establezca comunicación con el C. Juan Gassol Frances, con la finalidad de que se le brinde ASISTENCIA SOCIAL Y JURIDICA, PRIVILEGIANDO EL INTERES SUPERIOR DE LA MENOR QUE MENCIONA EN SU ESCRITO, la integración familiar y su desarrollo, cuyo domicilio es, Almería No. 40, C. P. 25001, Lérida, Lérida, España, asimismo, le solicito nos haga saber la resolución correspondiente que se haya servido brindar al caso concreto, al Departamento de Enlace y Despacho Foráneo a los teléfonos 30-03-22-00 ext. 6111, fax 10-35-08-00 o a los correos electrónicos aresmejia@dif.gob.mx,jkuri@dif.gob.mx y mrui@dif.gob.mx. Atentamente MONICA RIOS TARIN, rúbrica directora general c.c.p. C. Juan Gassol Frances.

La burocracia en marcha, con una redacción que no da descanso y con comas para que vaya uno conteniendo el aliento como película en suspenso. Y con nombres tan rimbombantes como inútiles. A este Fecal y compañía les da por hacer alarde de nombres de oficinas como si fueran el non plus ultra.

Y desde luego aquí implica que la primera solicitud se la dirigieron a Felipe Calderón, que desde luego él no leyó y que sus achichincles turnaron a Mónica y Mónica se los turna a Jorge y a Arely y les dice perentoriamente que les dé razón del asunto. Este oficio tiene fecha de 7 de noviembre de 2007. Sabiendo que la burocracia es lenta probablemente tardaron un mes o más en contestar.

Pero veamos a continuación qué ocurrió después de esto. Joan, que no Juan, Gassol Frances pide información al respecto y da puntual recorrido de la burocracia. Para ello manda un correo electrónico con fecha de 14 de marzo de 2008. De Joan Gassol Frances aresmejia@dif.gob.mxAsunto:

A la atención de Mónica Ríos Tarin, directora general:

Apreciada señora Mónica Ríos. Recibimos en noviembre de 2007 por correo certificado su amable carta comunicándonos la notificación del caso Yeny Martínez Sierra al departamento del DIF correspondiente al estado de Quintana Roo. (No. documento 210088360-11). Debo comunicarle que a mediados del mes de Enero de este año se entrevistaron con Yenny en Cozumel unos señores representantes del DIF de Chetumal haciéndole preguntas y recopilando documentación. Hace ya de este evento unos dos meses y no hemos recibido del antedicho DIF de Chetumal ninguna información sobre los trámites que se siguen ni si han resuelto alguna actuación para devolver a YENNY SU HIJA CRISTAL SECUESTRADA POR SU PADRE ENRIQUE TRUJEQUE DESDE OCTUBRE DE 2006. (mayúsculas mías). Puede usted suponer el pesar que tiene Yenny sobre este tema sin poder ver ni hablar con su hija Cristal durante este largo tiempo transcurrido y hasta la actualidad sin saber ni donde está ni tener noticias concretas de ella. Esperamos de su amabilidad una información sobre el estado de cosas de este lamentable asunto y de cómo siguen los trámites y las gestiones del DIF de Chetumal referente al mismo. Puede escribirnos al e-mail (etc.) Sin más sino despedirme de usted deseándole muchas bendiciones de Dios. Saludos desde España Joan Gassol Frances.

Aquí nuevamente vemos que la burocracia, lenta, perezosa, se ocupa de los oficios pero no de las acciones. Mónica ni enterada, parece que hay miles de niños en la misma condición y lo único que hace es firmar sin ver, sentir y sin la menor atención a lo que pomposamente se llama DIF. Y el DIF Estatal de igual manera se lo pasa al DIF Municipal y de igual forma, un oficio más que se contesta tarde, perezosamente y con ganas de salir de vacaciones. La fecha es clara, OCTUBRE DE 2006. Hasta la fecha nadie supo, nadie sabe, como el monje loco.

Y la pregunta es válida. ¿Para qué sirve el DIF? La respuesta es inmediata para contestar oficios, firmar y poner nombres pomposos. Y estoy seguro que la ciudadanía no acude a las instancias del DIF porque saben que no hacen nada. Y cuando ocurren, que son pocos, o están de vacaciones o se lanzan la pelotita. Parece ser que Lydia Cacho es la única instancia válida y valiente para resolver casos de niños vejados, maltratados, secuestrados. Tal vez sería mejor que ella manejara estas situaciones y con resultados positivos.

De qué sirve Mónica y los demás. La excusa que dan es que son miles de casos y no todos se pueden resolver. ¿Pero realmente a ellos les llegan miles de peticiones como probablemente dirán? Pero si se trata de un pariente de Calderón, en un dos por tres se aclara el asunto, como ya ha ocurrido. Volvemos a lo mismo. Parece que el influyentismo, la corrupción y la burocracia van de la mano. ¿Se podrá hacer algo? Esperemos que sí, no sólo en este caso, sino en muchos más.

Columnas anteriores
Columnas

Cartones