Tulancingo
Carros de perifoneo contaminan el medio ambiente con su ruido
Carros de perifoneo abundan en la ciudad y contaminan con ruido. Pese a operativos de la Dirección de Ecología, no logran con éxito erradicar esas viejas prácticas.Foto:El Sol de Tulancingo.

El Sol de Tulancingo
15 de mayo de 2008

por Concepción Ocádiz

Tulancingo,Hidalgo.- Pese a los esfuerzos de la Dirección de Ecología en Tulancingo por controlar el "estruendo" emitido de fuentes móviles o fijas, no logra consolidar su programa.

Durante los jueves, principalmente, los carros de perifoneo contaminan el ambiente con su ruido.

Anuncian todo tipo de productos, negocios y, por supuesto, eventos a desarrollarse en la región.

No hay una estadística oficial de cuántas unidades son las que se dedican a "vender ideas", pero los sonidos que se emiten sobrepasan los establecidos.

Desde el jueves comienza la contaminación auditiva, que continúa los fines de semana, cuando los júniors frente al volante manejan con estruendo sin que la autoridad logre controlarlos.

Creen ambientar cuando conducen, pero lo cierto es que esta actitud es insoportable para quienes se quejan.

Es una constante de todos los días y horas en esta ciudad, aunque se enfatiza desde el fin de semana.

Los jueves se implementó un dispositivo por parte de Alfonso Pérez-Tagle Angulo, quien comentó que si no acatan las tres llamadas de atención, a la cuarta se hacen acreedores a una sanción económica y administrativa.

"Entraremos con mano dura, pues las quejas que tenemos en la oficina son muchas, tanto de gente que se enoja por los gaseros, como por los carros de perifoneo", agregó.

Sin embargo, desde hace unos días en que puso en marcha el dispositivo, no se logra erradicar esta vieja práctica.

"Lo que deben hacer es implementar acciones permanentes, pues sólo se ponen los jueves. Además, que los operativos sean sorpresivos para de verdad sancionar a quienes se pasan con su ruido", agregó Josefina Estela Rodríguez.

Por su parte, Rosario Hernández comentó que los júniors, durante los fines de semana y hasta altas horas de la noche, circulan con mucho ruido, lo que molesta a quienes ya quieren descansar.

"También deberían de vigilar los lugares de espectáculos o salones de fiesta pues aturden y los que somos vecinos de ellos sufrimos mucho. No hay una supervisión por parte de Ecología", agregó Agustina Ramos, vecina de Jardines del Sur.