Espectáculos
Eiza González: "De niña era muy traviesa"
La cantante y actriz demuestra su calidad artística en los escenarios. Foto: Agencias
Organización Editorial Mexicana
30 de abril de 2008

El Sol de México

Ciudad de México.- Eiza González sigue disfrutando del éxito cosechado con el melodrama del productor Pedro Damián, Lola... Erase una vez, y en entrevista para El Sol de México con motivo del Día del Niño, recordó las travesuras que tantos problemas le trajeron cuando era pequeña, y aprovechó la ocasión para enviar un mensaje a sus pequeños seguidores y a los no tanto.

"Cuando era niña, o sea, hace muy poquito, tuve muchos accidentes, ya que al igual que el personaje de Lola era muy inquieta y siempre andaba haciendo travesuras. Mi mamá ya estaba muy asustada porque siempre estaba con el pendiente de un nuevo accidente.

En una ocasión le mordí la cola a un perro y el animalito se enojó tanto que lo estuve hostigando hasta que se me fue encima y me mordió en el brazo; yo estaba que no dejaba de llorar, enseguida me llevaron al hospital de urgencias porque me mordió el brazo y sí fue algo fuerte porque hasta me quedó cicatriz", comentó.

La joven actriz dijo que lo anterior fue solamente uno de los tantos accidentes en que se vio involucrada y que, de ser más tranquilita, los hubiera podido evitar. De la misma forma, su mamá, Glenda Reyna, dijo efusivamente: "Era tremenda", lo que desataba su desesperación, pues considera que era una niña más traviesa de lo normal.

"Comenzó con pequeñas caídas donde se raspaba las rodillas, luego las travesuras fueron en aumento, la vez que ocurrió lo del perro nos llevamos un tremendo susto, pero no quedó ahí, ya que después vino una fractura de cóccix y cosas por el estilo, pero ni así se estaba quieta", mencionó Glenda Reyna.

El personaje de Lola fue el puntapié para el éxito de esta joven promesa. Ahora la cantante y actriz demuestra su calidad artística en los escenarios del país, pero para alcanzar sus sueños la batalla fue dura, ya que por ser hija de la famosa Glenda Reyna le costó trabajo ser reconocida por sus propios méritos.

Por otra parte, Eiza, quien en un principio causó interrogantes entre muchos por ser una cara nueva en la televisión al encarnar a Lola Contreras, expresó que protagonizar a la Cenicienta de esta historia le dio mucha felicidad, ya que tiene mucho en común con el personaje, pues es muy hiperactiva, tal como lo es ella.

"Creo que de alguna forma nunca dejas de ser niño, porque si lo haces dejas de ver las cosas buenas de la vida, como juguetear con una mariposa o comerte una paleta sin remordimientos alguno; a mí me encantan los dulces y la verdad es que soy como una niña gigante, porque cuando algo se me antoja pues me lo como, me gusta la pizza, aunque también como equilibrado porque lo necesito", añadió.

Asimismo, dijo sentirse congratulada porque en su corta trayectoria ya tuvo la oportunidad de trabajar con importantes personalidades de la pantalla chica como Tiaré Scanda, Lorena Herrera, Grettel Valdés, Beatriz Moreno, Rubén Cerda y Blanca Sánchez, así como compartir créditos con Aarón Díaz, Eddy Vilard, Natasha Dupeyrón, el niño Octavio Ocaña y Zoraida Gómez.

"Lola fue para mí importante en todos los aspectos, ya que me dio la oportunidad de trabajar con gente que lleva una trayectoria muy larga en la televisión y aunque otros empiezan en esta carrera al igual que yo, creamos una buena mancuerna entre todos, por ello la aceptación del público. Y aunque Lola no fue pensada para un público infantil, finalmente nos dimos cuenta de que los niños adoraron a Lola", indicó.

El cuento de hadas posmoderno de Pedro Damián, más cercano a la realidad y en donde la princesa no esperaba a que llegara el príncipe, sino ella salió a buscarlo, causó tal euforia entre el público infantil que su protagonista se coronó el pasado 28 de marzo en el Auditorio Nacional como la "Princesa Moderna de los Niños", ante miles de pequeños que se dieron cita para corear las canciones de su artista, quien además de sorprender con sus actuaciones, logró colocarse musicalmente dentro de su gusto con sus canciones que hablan de amor, desamor, magia y fantasía.

"Respecto a lo del Auditorio, la verdad es que no esperaba que llegara a tanto el cariño de los peques, la verdad me sorprendí y sentí mucha ternura y ganas de llorar cuando vi a muchas chavitas con tremendas faldotas y con los accesorios que Lola usa, pero más bonito fue ver que este evento reunió a la familia, ya que las bebitas llegaban con sus papis y ellos también se sabían las canciones, lo que me dio mucho gusto", refirió.