Opinión
Lic. Tomás Kemp
Chucho Castillo y sus tres peleas con Rubén Olivares

El Sol de San Luis
17 de abril de 2008

* "La vida sólo tiene valor cuando tiene un objetivo muy valioso". (REFLEXION)

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Su objetivo valioso en su vida humilde fue conquistar un campeonato mundial para obtener riqueza, lográndolo por su carácter al enfrentar en tres ocasiones a un entonces brillante monarca, ganándole y de paso quitarle lo invicto y corona al ídolo popular, evitando ser fulminado por el enemigo con fama de noqueador, demostrando que con las facultades que Dios le dio supo también vencer a falsos amigos que inducen a la perdición física y espiritual.

Chucho Castillo, de 64 años de edad, nacido el 17 de junio de 1944, en el poblado Nuevo Valle de Moreno, Guanajuato. Cuna humilde. Actualmente casado y con cinco hijos de familia. Se dedica al comercio de ropa. Vive desahogadamente.

Castillo, de buen boxeo y fuerte pegada se retiró hace 33 años el 12 de diciembre de 1975, perdiendo decisión ante Ernesto Herrera. Su récord es de más de sesenta peleas de las cuales únicamente perdió 17. Tiene brillante historial porque logró conquistar tres campeonatos. El primero fue el de México destronando a José Medel por decisión en doce rounds, el 29 de abril de 1967, en la arena "México". El segundo fajín fue en Los Angeles, imponiéndose por puntos al también mexicano Rogelio Lara, el 14 de agosto de 1970, y el mundial se lo arrebató a Rubén Olivares, el 16 de octubre de 1970, en los Angeles, California, además quitándole lo invicto al ídolo popular que llevaba 58 triunfos consecutivos, la mayoría por nocaut de allí el sobrenombre de "Mr. Nocaut".

Debutó a los 18 años en la arena "México" perdiendo en seis rounds ante Carlos Navarrete, ganando ciento sesenta pesos, siempre dirigido por don Eleuterio López "La Coneja", ex manager de otros ases como Alfredo "Canelo" Urbina, ex campeón ligero nacional, "Costeñito" Morales, etc. Lo máximo que ganó fue más de un millón de pesos en el tercero y último encuentro de revancha que le concedió a Olivares en Los Angeles, bajo promoción de Parnassus.

El guanajuatense que llegó a sorprender a la afición por sus triunfos sobre púgiles ranqueados a nivel nacional y mundial enfrentó tres veces a "El Púas", estando de por medio el cetro mundial gallo. La primera ocasión fue en Los Angeles, California, el 18 de abril de 1970, perdiendo por puntos en quince rounds (hoy los combates campeoniles son a doce rounds). Se hizo la revancha en octubre de ese mismo año y Castillo se lució golpeando a placer al discípulo de don Arturo "Cuyo" Hernández, derrotándolo por nocaut en el round catorce por herida en una ceja. La tercera y última fue el 3 de abril de 1971, en Los Angeles, California, por decisión en quince. Hubo sólo caídas en estos históricos encuentros por ambos lados, pero la dinamita del famoso peleador de la colonia Bondojo, en el Distrito Federal, nunca hizo explosión en la humanidad del guanajuatense.

Castillo es el único peleador que enfrentó tres veces a Olivares, quien por su fama de noqueador y visión del que fue enorme promotor George Parnassus, siempre impuso récord de taquilla.

Antes de disputar el campeonato universal de los 53.500 kilos a Olivares, el boxeador-fajador de León, Guanajuato, hizo méritos suficientes para ser retador número uno del australiano Lionel Rose, montándose la pelea el 6 de diciembre de 1968, en Los Angeles, perdiendo decisión protestada y donde los seguidores de Castillo quisieron incendiar "El Forum". Olivares fue quien lo vengó al noquear en cinco a Rose, el 22 de agosto de 1969.

De su cinturón gallo de México hizo tres defensas exitosas. Primero fulminando en seis al que fue salvaje noqueador Miguel Castro, el 26 de diciembre de 1966, en la "México"; en la segunda noqueó en diez a Memo Téllez "El Fraile", el 26 de noviembre de 1967; la tercera K.O. en tres a Rafael Herrera, ex campeón mundial gallo, el 15 de febrero de 1969, en Monterrey, Nuevo León, y en la cuarta y última dando la revancha a "El Huitlacoche" José Medel, empatando en doce el 30 de septiembre de 1969, en Ciudad Juárez. Tuvo que renunciar al fajín para disputar el mundial.

De su cetro gallo de Norteamérica sólo hizo una defensa perdiendo ante Rafael Herrera el 23 de agosto de 1971, en Los Angeles.

Su campeonato mundial lo perdió en su primera defensa, que fue el tercer encuentro ante Olivares en abril de 1971. Tras su fracaso ante "El Púas" y Herrera vino el declive. En 1972 sostuvo tres peleas. Dos en Ciudad Juárez y la otra en Los Angeles, perdiendo contra el panameño Enrique "Maravilla" Pinder, ex monarca universal gallo.

En 1973 fue a Culiacán, Sinaloa, y perdió en diez ante José Luis Soto, la segunda pelea en ese mismo año fue en Los Angeles, cayendo por nocaut en diez ante Bobby Chacon, ex campeón mundial pluma. En 1974 sostuvo tres combates ganando dos y perdiendo uno en Managua, Nicaragua, ante Yambito Blanco por puntos y en 1975 en Los Angeles fue noqueado en dos por Danny "El Coloradito" Lopez, ex campeón universal pluma decidiendo colgar los guantes el 12 de diciembre de ese año, perdiendo decisión en Laredo, Texas, ante Ernesto Herrera.

Debido a su fortaleza y buena defensa con golpes precisos se conserva en buenas condiciones. Su rostro luce casi limpio pese a las reñidas contiendas que tuvo con grandes peleadores que había en los años de 1962 a 1975 tanto nacionales como extranjeros, sobre todo en la división de los gallos.

Nunca sufrió un nocaut efectivo, solamente técnicos. Cayó ante Navarrete, "Zorrita" Castañón, José González, Memo Téllez (se vengó en la revancha), Miguel Castro (ganando la revancha), Felipe González, Lionel Rose, Raúl Cruz (se desquitó en la revancha) Olivares, Rafael Herrera, Pinder Soto, Chacon, López y Ernesto Herrera.

Obtuvo triunfos importantes sobre clasificados mundialmente como Chucho Hernández, Mundo Esparza, Lenny Brice, Jerry Stokes, el italiano Porpaingam, el colombiano Bernardo Caraballo, Yoshio Nakane, Chucho Pimentel, Evan Armstrong, Ernie de la Cruz, etc.

Ganó buen dinero aunque acepta que es bohemio, pero viendo que muchos de sus ex compañeros han perdido sus fortunas por caer en las drogas y alcoholismo decidió rodearse de buenos amigos sin olvidar a la Santísima Virgen de Guadalupe, siendo ejemplo que es su vida tuvo un objetivo valioso y también espiritual, porque sin gustarle el box llegó a ser campeón mundial de México, Norteamérica y del mundo, siendo pocos los peleadores que han logrado esta hazaña, además supo rehuir a los enemigos del alma con la fuerza que le ha dado el Todopoderoso.

Las ocasiones que lo he entrevistado su trato siempre es sencillo y modesto. Nunca pedante, mucho menos soberbio, aceptando que todas sus peleas fueron duras siendo sus rivales más aguerridos Raúl Cruz, el maestro Medel, Olivares y sobre todo el alcohol y drogas, porque con la fuerza espiritual del Todopoderoso ha sabido levantarse de sus fracasos salvándose de no caer en el abismo de la vida desordenada ¡Mis respetos y admiración para Chucho Castillo!

(HASTA EL PROXIMO JUEVES SI DIOS ME LO PERMITE).
Columnas anteriores
Columnas

Cartones