Sociales
Los Menonitas en México
Llegada de los menonitas a México. Foto: Archivo / El Sol de Cuernavaca
El Sol de Cuernavaca
28 de marzo de 2008

Wilfrido Ávila García

Cuernavaca, Morelos.- Muchas veces en las esquinas de las calles de México, encontramos a personajes que a la vista nos parecen entre campesinos o religiosos que ofrecen al mejor postor sus productos que siempre son el famoso queso menonita de Chihuahua.

Para poder entender a este personaje hay que remontarse al año de 1117, en Francia, cuando un grupo reformista rechazaba la doctrina del purgatorio invitando a la doctrina del Nuevo Testamento, hacia un verdadero ejemplo del cristianismo con un ideal en contra de la violencia. A éstos se les considera como fundadores de este grupo del Menemismo. En su transcurso tuvieron mucho que ver con Martín Lutero en sus noventa y cinco tesis reformistas dando inicio al movimiento de renovación creando un numeroso grupo radical donde destacó Ulrich Zwingli de origen suizo, precursor reformista que predicó el Nuevo Testamento en contra de los reformista tradicionales incorporando la educación y la lucha social oponiéndose a todo lo católico y cada ceremonia que no se apoyara a las santas escrituras bíblicas, retirando toda imagen, reliquias, velas y crucifijos de los templos como consecuencia a esto se les consideró como subversivos y fueron perseguidos por años.

En sus huidas y su resistencia pasiva se les atacó de tal manera que se instalaron entre Holanda, Austria y Alemania conociéndoseles como las "huteritos", para finalmente ser aceptados por el gobierno de Prusia, que les brindó unas tierras estériles y pantanosas donde se dedicaron a la agricultura siendo éste su medio de subsistencia, en la época de guerra fueron requeridos, lo cual iba en contra de su ideología por lo que iniciaron el éxodo a Europa del este, en Canadá sólo duraron cincuenta años ya que no se respetó el convenio de respetar sus costumbres y educativas prohibiéndoles el uso de su idioma alemán, imponiéndoseles el inglés. Otros emigraron a los Estados Unidos, este grupo se distinguió de los otros por sus costumbres y vestimentas conservadoras, recibiendo el nombre de "amish o menonitas amish"

Por estas circunstancias se vieron obligados a emigrar a Sudamérica pero fracasaron en su tentativa, por lo que se vieron obligados a regresar a Canadá decepcionados, decidieron incursionar en otra tierra, esta vez sería sólo un país, y en 1920 México sería el lugar donde la tierra que se les ofreció por el cuñado del presidente Álvaro Obregón, Arturo J. Braniff, quien negoció la concesión de 100.000 hectáreas en el latifundio perteneciente a la familia Zuloaga a razón de 8.25 dólares por acre dando un total de $600.000. pesos de la época más el costo de cada tren que cubrió la cantidad de 30.000 pesos por tren de los seis que trajeron a más de 9.000 pasajeros para fundar lo que hoy se conoce como el Municipio de Cuauhtémoc.

Cada familia traía además de sus pertenencias, carros de transportes, caballos de tiro, vacas lecheras, pollos, gansos, cerdos implementos agrícolas, madera para la construcción y la nada despreciable cantidad de 15 millones, para organizar su colonia, que hasta la fecha poseen y pagan su contribución estatal generando una de las tierras más fructíferas de la región.

Con una tradición de cuatro siglos, la vestimenta de los menonitas no ha cambiado mucho, las mujeres desde niñas visten vestidos anchos y floreados sobre fondo negro, con una pañoleta rosa o blanca en las solteras y negro en las casadas. Los hombres usan pantalones de pechera u overol.

Con sombrero de palma y los domingos o en ocasiones especiales usan traje negro con camisa negra también y sin corbata. Sus casas asemejan a las aldeas que recuerdan los campos de Europa, son cuadrangulares con ventanas pequeñas, las paredes de adobe que conocieron y aprendieron a elaborar en consecuencia al clima, siempre construyen los establos, graneros hornos, pozos directamente a la casa, se distingue el molino de viento, todo lo construyen a la mano en sus patios de las granjas. Lo principal para ellos es "Ganarás el pan con el sudor de tu frente", dice el precepto bíblico y los menonitas lo aplican en la educación de sus hijos, los deportes y las diversiones que se consideren violentas, están prohibidas, desde pequeños los niños entienden y comprenden la seriedad del problema de la vida, desde la infancia deben ayudar a las labores del campo, cuidar las vacas, dar de comer a los cerdos y aves y cuidar a sus hermanitos pequeños, impidiéndoles el lucimiento de los bienes materiales ya que se les educa a imitar a los pobres.

El divorcio está prohibido y los viudos y viudas se casan al poco tiempo sin guardar luto, el tabaco se usa con moderación, no escuchan música ni el canto fuera de la iglesia, tampoco se les permite bailar, el uso de joyas también está prohibido, como los aparatos eléctricos. La familia es la base de la organización social, el sistema matriarcal se da al interior de la casa ya que el menonita no toma ninguna decisión sin antes consultar con su mujer, aunque a ellas se le prohíbe hablar español. El matrimonio se convenía después de la pubertad y son raros los matrimonios menores a diez hijos, en fin es todo un mundo especial pero próspero, con esto se nos da una idea más general de cómo se han mantenido unidos por siglos.