Policiaca
Atrapan a banda criminal
Marcelino García Castro y Aristela Tomás Martínez, dos de los cuatro presuntos homicidas y asaltantes que operaban en la región de Huasca. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
5 de febrero de 2008

Por Roberto Ramírez

Pachuca, Hidalgo.- En tan sólo once días, seis integrantes de una banda de criminales perpetraron en la región de Huasca de Ocampo nueve asaltos a mano armada y un homicidio. Cuatro de los presuntos delincuentes fueron detenidos por la Policía Municipal del lugar, entre ellos una mujer que laboraba como policía en el estado de Puebla, así como dos menores. Los dos restantes cómplices están prófugos.

Marcelino García Castro, Aristela Tomás Martínez, Marcelino Guzmán Soto y Raúl Fernández Guzmán, de 18, 23, 17 y 13 años, respectivamente, todos vecinos de la comunidad de Tlaxocoyucan, municipio de Huasca, excepto la mujer, quien es oriunda de Poza Rica, Veracruz, fueron puestos a disposición de la Procuraduría de Justicia del Estado, confesos de sus fechorías.

Respecto a la identidad de sus dos fugitivos cómplices, no fue revelada a fin de no entorpecer las investigaciones de la Policía Ministerial, al mando del comandante Gustavo Reyes, del grupo Atotonilco el Grande.

A TIEMPO CORTARON SU INICIAL CARRERA DELICTIVA

El director de la Policía Ministerial, Ahuizotl Hideroa Juárez, informó ayer que, gracias a la oportuna y coordinada acción policial, lograron desmantelar la peligrosa banda de asaltantes, "quienes, en tan sólo once días, ya habían cometido nueves atracos a mano armada en diferentes caminos vecinales de Huasca.

"El domingo 27 de enero, asesinaron de un balazo, calibre .45, a César Omar Sánchez Hernández, de 23 años, por oponerse al robo".

Precisó el jefe policiaco que el objetivo era despojarlo de una camioneta Ford, tipo Explorer, "por ello ultimaron a su víctima que se resistió".

Hideroa Juárez descartó que los sujetos pudieran estar relacionados con los recientes homicidios cometidos en la región de Huasca.

"Ya corroboramos que tenían apenas once días que se habían unido a efecto de perpetrar sus fechorías. En ese lapso, consumaron al menos nueve atracos.

"Indistintamente, utilizaban un vehículo Nissan Tsuru, placas HJV-9591, con reporte de robo con violencia en la Ciudad de México".

En el momento de asegurarlos, les hallaron en su poder tres armas de fuego, calibres .22 y .45, con las cuales amagaban a sus víctimas. "Además, con esta última privaron de la vida a César Omar", apuntó el director de la Ministerial.

LOS DETUVO LA MUNICIPAL POR SOSPECHOSOS

En relación con la captura, confirmó Ahuizotl Hideroa que fueron policías municipales de Huasca. Al realizar un recorrido por la comunidad La Lagunilla, escucharon varias detonaciones y en seguida la presencia de tres sospechosos que viajaban en un vehículo tipo Taurus.

Al marcarles el alto, se sabe, intentaron fugarse.

Sin embargo, con apoyo de sus compañeros, los uniformados lograron detener la marcha del automóvil y arrestar a sus tres ocupantes (Raúl Fernández, Marcelino García y Marcelino Guzmán).

En una acción casi simultánea, sólo que en la carretera Acatlán-Huasca, efectivos de la misma corporación detectaron el paso del vehículo Nissan, el cual coincidía con las características del que empleaban los asaltantes.

Al intentar detener a los dos ocupantes, éstos abrieron fuego contra los policías, quienes repelieron la agresión.

Finalmente, fue asegurada Aristela Tomás, en tanto que su acompañante logró huir.

Con tales antecedentes, de inmediato fueron puestos a disposición del Ministerio Público, adscrito al distrito judicial de Atotonilco el Grande, y de ahí remitidos a la capital hidalguense para ser consignados ante las autoridades correspondientes y por los delitos ya mencionados de homicidio, asalto y robo, precisó el jefe de la Ministerial.