Sociales
¿De dónde provienen los colores del zafiro y del rubí?
Zafiro azul. Foto: Archivo / El Sol de Cuernavaca
El Sol de Cuernavaca
29 de enero de 2008

Yvon Norbert

Cuernavaca, Morelos.- La historia de las piedras preciosas es un poco el mundo al revés. Mientras los diamantes brillan con miles de reflejos gracias a su transparencia y a su pureza cristalina, las piedras preciosas como el rubí y el zafiro, así como también la esmeralda, el topacio y algunas más, se volvieron preciosas porque ¡son llenas de impurezas! Su apreciable valor se lo deben justamente a que contienen impurezas y sin ellas, estas piedras serían solamente unas sencillas piedras que nadie desearía.

Los hombres tienen una fascinación por las piedras preciosas desde siempre, sin duda alguna. Los persas pensaban que nuestro planeta tierra descansaba sobre un gigantesco zafiro y que sus reflejos coloreaban el cielo en azul. El zafiro es la piedra divina por excelencia. Se encuentra prácticamente en todos los continentes: en Asia del Sur Este, en China, en Sri Lanka, en Madagascar, en Australia y en Estados Unidos. Los más famosos son los de Birmania y de Cachemir. El rubí es la piedra del amor y es una piedra preciosa, cuyo valor se define por su color. Tiene todos los matices de los rojos, desde el escarlata "sangre de pijón" o "sangre de toro", hasta el ligero reflejo "frambuesa claro" o "grosella". El rubí es un poco más frágil que el zafiro, pero son las piedras más duras, después del diamante.

Al contrario del diamante, hecho de cristales de carbono, los zafiros y los rubís son constituidos por cristales de átomos de aluminio y de oxígeno. Pertenecen a la familia de los corindones. En su estado más puro son sin color y transparente. Pero frecuentemente otros átomos vienen a mezclarse con los de aluminio, para reemplazarlos en más o menos gran cantidad. Así, el azul de zafiro está provocado por la presencia del hierro y del titano. El rojo del rubí está creado por la presencia del cromo y del vanadio. Los zafiros verdes son una mezcla de impurezas responsables del azul, con otros que dan el amarillo, como particularmente lo hace el átomo del hierro. La dureza del zafiro y del rubí varia según la orientación de los cristales, un dato importante de conocer, para hacer los cortes al momento de iniciar su talla.

Unos de los zafiros más grandes, es el "Zafiro Logan" de 423 quilates, de un peso de casi 85 gramos. Está tallado en un suporte de cristal procedente de Sri Lanka y se conserva en el Smithsonian Institution de Washington. La "Estrella de la India" es un zafiro estelar de 563 quilates en el American Museum de Nueva York. La "Estrella de Asia" de 330 quilates y la "Estrella de media noche", de color azul oscuro, de 116 quilates, son también unos de lo más famosos zafiros conocidos. Hay Zafiro de 478 que perteneció a la reina María de Rumania y otro de 258 quilates, de un bello azul brillante que fue posesión de la corona de Rusia.

El zafiro es más codiciado que el rubí, su piedra gemela, por el hecho de que sus substancias colorantes son más frecuentes. El zafiro queda como la piedra menos costosa de las cuatro principales piedras preciosas, tomando en cuenta unos criterios medios. Pero un zafiro de 15 o 20 quilates empieza a ser una rareza y, debajo de este peso se puede encontrar más fácilmente. Además, desde dos décadas los zafiros se volvieron más accesibles gracias a un proceso de calentamiento provocado. Las piedras, que tenían colores opacas y sin brillo, al pasar por un horno de alta temperatura obtuvieron un color más vivo y con transparencia. No hay diferencia visible para reconocer una piedra tratada, de una piedra auténtica.

Otra consecuencia involuntaria e inesperada, en relación a las medidas de seguridad antiterroristas tomadas por las autoridades de algunos países, es que a pasar el correo por irradiaciones para detectar los polvos blancos peligrosos al interior de los sobres, cantidades de quilates de zafires azules transportados por ese medio, se volvieron amarillo anaranjado y las perlas blancas tomaron tonos grises o negros. ¡Cuidado con los envíos o al viajar con joyas de esa calidad!