Policía
Puente Grande recibe a los peores reos del país
El Occidental
28 de enero de 2008

Colaboración de Francisco Buenrostro

Tonalá, Jalisco.- Ubicado en el municipio de Tonalá, sobre el poblado de Puente Grande, que le da su nombre, el Cefereso (Centro Federal de Readaptación Social), es uno de los tres penales de máxima seguridad que existen en nuestro país; los otros dos son el del Altiplano, mejor conocido como La Palma, en el Estado de México y el de Matamoros, en Tamaulipas.

Luego de que el centro penitenciario mexiquense tomara fama por albergar a algunos de los criminales más famosos, hace algunos años, cuando aún se le conocía por el nombre de la población en que se encontraba, Almoloya de Juárez; ahora es Puente Grande, en Jalisco, el que tiene la nada envidiable fama de tener presos a los malhechores de mayor peligrosidad en México.

Y para muestra basta un botón, el más reciente inquilino de este Cefereso es nada menos que Alfredo Beltrán Leyva, alias "El Mochomo", quien es considerado uno de los principales operadores del cártel de Sinaloa y uno de los hombres de confianza del líder de esta organización criminal, Joaquín Guzmán Loera, alias "El Chapo".

Y fue precisamente "El Chapo" Guzmán otro de los residentes del penal de Puente Grande y quien se fugó de esta prisión, en hechos ocurridos el 19 de enero de 2001, en lo que sigue siendo, hasta el momento, la única escapatoria registrada en toda la historia de los penales de máxima seguridad.

Otro presunto narcotraficante, que también estuvo recluido en el Cefereso jalisciense fue Héctor "El Güero" Palma Salazar, quien años después fue extraditado a los Estados Unidos junto con Osiel Cárdenas Guillén, líder del cártel del Golfo y otros siete presuntos criminales.

Otro narcotraficante que estuvo sólo un par de semanas en Puente Grande fue Rafael Caro Quintero, quien primeramente fue detenido en Costa Rica y trasladado al penal de La Palma y fue hasta 2005 cuando, antes de ser reubicado en definitiva en el centro penitenciario de Matamoros, estuvo como huésped de la prisión jalisciense.

Entre los presos que aún están recluidos en este centro penitenciario se encuentran el secuestrador Daniel Arizmendi López, mejor conocido como "El Mochaorejas", quien purga una condena de 50 años de prisión; los narcotraficantes Miguel Angel Beltrán Olguín y Juan José Esparragoza, alias "El Azul"; además del presunto guerrillero Héctor Cerezo Contreras, entre otros peligrosos delincuentes.

En medio de la polémica sobre qué tanto riesgo supone tener en una cárcel, ubicada en nuestro estado, a algunos de los criminales de mayor peligrosidad en la República Mexicana, lo que sí es casi unánime es la opinión de que se debe garantizar la seguridad al interior y en los mismos alrededores del penal de Puente Grande, Jalisco.

Ya que, tal como lo han referido diversos sectores de la sociedad, si bien es cierto que en algún lugar deben de estar recluidos los delincuentes antes mencionados para que cumplan sus respectivas condenas el hecho de que sea el centro penitenciario ubicado en Jalisco el elegido para albergarlos es un nada envidiado honor para los habitantes de esta entidad y, sobre todo, para los que viven en las zonas aledañas a este lugar.