San Luis Potosí
Ya es obligatoria la prueba de ADN en casos de paternidad
A asumir responsabilidades
El Sol de San Luis
29 de diciembre de 2007

Redacción / El Sol de San Luis

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Será obligatoria la prueba del ADN en casos llevados a los tribunales en donde se ponga en duda la paternidad de un hijo, con el fin de evitar falsas imputaciones o en su caso que la madre o padre involucrado evada su responsabilidad civil.

Lo anterior luego de que el Congreso del Estado aprobó las reformas necesarias en el tema de la paternidad responsable, especialmente en los casos extra maritales, regulando la prueba de ADN y al legislar sobre la confesión ficta, derivada de la negativa a realizarse la prueba de ADN.

Se aprobó la adición de los artículos 346 Bis y 346 Ter del Código Civil para el estado de San Luis Potosí, así como la adición de un Tercer Párrafo al artículo 402 del Código de Procedimientos Civiles.

Este dictamen fue presentado por las Comisiones de Justicia y Derechos Humanos, Equidad y Género, y es propuesta del diputado Jorge Alejandro Vera Noyola.

La iniciativa propone incluir la prueba pericial científica del ácido desoxirribonucleico (ADN) como una más de las pruebas que permiten los numerales 342 y 345 del Libro Sustantivo Civil del Estado, a fin de establecer con absoluta precisión el vínculo del progenitor o progenitora y el o la descendiente; además de sancionar a quien ejercite indebidamente las acciones de investigación de paternidad o maternidad.

Estas reformas responden a la búsqueda de solución al problema social existente respecto a la procreación de los hijos, y que se deriva de la unión libre, que trae como consecuencia que el producto de esa relación, es decir el hijo o la hija engendrados, no es reconocido por su progenitor en la mayoría de las veces, e incluso ni por su propia progenitora, debido quizá a la ignorancia, pobreza, desobligación, información distorsionada, mala fe, entre otros, incluyendo actos dolosos penalmente punibles.

El diputado Vera Noyola informó que de acuerdo a los datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), las madres solas representan la quinta parte de las madres mexicanas. Sea por viudez, divorcio, separación o soltería, la quinta parte de las más de 24.2 millones de mujeres que tienen hijos vivos son madres solas.

Dijo que en nuestro país, todas las legislaciones consideran lo que se conoce como la presunción de paternidad, es decir, la consecuencia jurídica que establece la filiación entre padre e hijo, que se deriva de la cohabitación entre esposos o concubinos, y la cual se infiere la existencia de relaciones sexuales entre ambos y el nacimiento del hijo en el tempos legítimo o plazo legal de gestación, es decir que tal presunción sólo tiene aplicación en los casos de matrimonio o concubinato, por lo que se hace necesaria una prueba que garantice al menor la protección derivada de la paternidad responsable en los casos donde no haya convivencia de la pareja.