Sinaloa
La obesidad ya es una pandemia
Foto: Sol de Sinaloa
DOCTOR LOPEZ CASTRO
El Sol de Sinaloa
23 de diciembre de 2007

por Antonio Velázquez Zárate

Culiacán, Sinaloa.- El tratamiento de la obesidad, las medidas preventivas y el seguimiento de ambas, merecen toda la atención de la sociedad en general, pues esta enfermedad, ubicada entre las primeras 10 causas de muerte en el ser humano, debido a sus efectos colaterales, está convertida ya en una pandemia mundial en la que México, no solo no está al margen, sino ubicado en el segundo lugar en todo el planeta y Sinaloa entre los primeros 10 del país.

Palabras del doctor Martín Eduardo López Castro, titular de la Clínica de Obesidad en el Hospital General de Culiacán (HGC), quien a través de este medio hizo un llamado a los políticos que hacen las leyes, autoridades de salud pública y la ciudadanía en general a generar programas urgentes y emergentes, antes de que esta pandemia, se extienda a tal grado que no habrá presupuesto que alcance para atender a la gente por otras enfermedades derivadas de la obesidad.

Estimado lector, sabemos perfectamente bien que tal vez haya usted leído algunos conceptos más de una ocasión relacionados con esta enfermedad, pero ante la magnitud de problema no hay como insistir y contribuir, con valor agregado, en esta ocasión proporcionado por nuestro entrevistado, así es que vamos a ir por partes en estos cinco artículos, tratando de dejar en claro y plenamente justificado este trabajo.

EL SOL DE SINALOA, consciente de la complejidad del problema y como medio de comunicación atento a coadyuvar con la sociedad para proponer y orientar, sobre temas tan importantes, como el que abordamos, le presentará en cinco artículos, toda la problemática de la obesidad, desde su significado, hasta propuestas y estrategias para frenarla.

Le recomendamos, lo lea con detenimiento, en estos días, cuando le damos rienda suelta a la alegría..... pero también a los excesos.

Antes de continuar, permítanos presentarle, aunque de manera breve a nuestro entrevistado.

El doctor López Castro, oriundo de Angostura, es egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa, cuenta con especialidad en medicina interna, con una sub especialidad en endocrinología y nutrición y un posgrado en obesidad, hasta donde sabemos, único en Sinaloa; ha participado en innumerables cursos, congresos y talleres relacionados con este tema. Laborando en la ciudad de México y dado su prestigio y por su origen sinaloense, fue llamado por las autoridades de salud de nuestro estado para iniciar el proyecto de la Clínica de Obesidad, única en su género en Sinaloa; de manera particular, trabaja en la Policlínica Cemsi.

Gracias su disposición, paciencia y conocimientos, fue posible abordar todas las aristas sobre este tema tan controversial, tomando en cuenta las múltiples "terapias" que existen para bajar de peso, pese a que el secreto está en comer lo adecuado y necesario, y hacer ejercicio.

Mire usted, aun cuando la estética juega un papel muy especial lo más importante es tener un peso normal sentirse bien y mantenerse saludable, para nadie es un secreto que tener demasiada grasa corporal es dañino para el cuerpo de muchas maneras y lo mejor a diferencia de otras enfermedades, es que nunca es tarde para modificar los hábitos alimenticios y de ejercicio para controlar el peso; los cambios no tienen por qué ser tan grandes como probablemente la gente piensa.

Ante todo esto no hay como empezar esto desde abajo con un par preguntas obligadas: ¿Qué es la obesidad? ¿Es lo mismo obesidad que sobrepeso?

"Ser obeso y estar excedido de peso no es lo mismo, pero desde luego hay conexión", observó nuestro entrevistado. La gente obesa tiene una gran cantidad de grasa corporal demás, y por lo tanto muchos kilos de sobra, es decir, las personas obesas están muy excedidas de peso y corren el riesgo de tener graves problemas de salud y las personas con sobrepeso, tienen pocos kilos de más y menos grasa, pero eso quiere decir que están en la antesala de la obesidad.

Para determinar si una persona es obesa, los especialistas recurren a un parámetro de medición llamado "índice de masa corporal" (IMC). El doctor mide y pesa a la persona; después utiliza esos datos para calcular otra cifra, el IMC, una vez calculado, coloca esa cifra en un gráfico específico para compararla con la de otras personas de la misma edad y sexo.

Por lo general, se considera que una persona cuyo IMC se encuentra por encima del 95% (es decir, que el IMC es superior al del 95% de las personas de la misma edad y sexo) tiene sobrepeso. Normalmente, se considera que una persona con un IMC entre los porcentajes 85 y 95 está en riesgo de excederse de peso. En pocas palabras: obesidad es el término que se utiliza para el sobrepeso extremo.

Desde luego, existen algunas excepciones a esta fórmula. Por ejemplo, una persona con mucha musculatura (como un físico culturista) puede tener un IMC elevado sin ser obesa porque el exceso de peso se debe a los músculos y no a la grasa.

Ahora bien, ante la pregunta ¿Qué causa de la obesidad?, el doctor López Castro fue contundente: el estilo de vida y la genética.

En cuanto a lo primero afirmó: "las personas aumentan de peso cuando el cuerpo recibe más calorías de las que consume y por lo tanto estas calorías adicionales se almacenan como grasa".

Algo que nos llamó la atención, no precisamente porque se trate de una novedad, sin embargo, la gente lo ve de otra forma, es lo siguiente y que quede bien claro lo dicho por López Castro: "la cantidad de sobrepeso que lleva a la obesidad no se acumula en unas pocas semanas o meses, se trata de todo un proceso de muchos años conforme van cambiando nuestros buenos hábitos y alimentación; es decir, dado que ser obeso es más que tener kilos demás, generalmente las personas obesas han estado ingiriendo más calorías de las necesarias durante años".

Y en cuanto a la genética, pequeñas partes del ADN que las personas heredan de sus padres y que determinan características tales como el color de ojos o de cabello, desde luego que juegan un papel importante en el aumento de peso. Algunos genes le ordenan al cuerpo cómo metabolizar los alimentos y cómo utilizar las calorías adicionales y la grasa almacenada. Algunas personas queman calorías más rápido o más despacio que otras debido a sus genes.

Así es que, efectivamente la obesidad puede ser hereditaria, y ante esto, debe haber una alerta temprana en esas familias, que cada vez son más, para tomar medidas preventivas a tiempo; sin embargo, es difícil determinar hasta qué punto depende de los genes.

La explicación del jefe de la Clínica de la Obesidad del HGC, es la siguiente:

Muchas familias comen los mismos alimentos, tienen los mismos hábitos negativos y piensan de manera similar sobre temas relacionados con el peso. Por ejemplo: al enfocar la salud a la alimentación piensan que entre más comida ingieran los niños crecerán "grandes y fuertes".

Esto puede contribuir al aumento de peso, por lo cual es difícil en ocasiones determinar si una persona nace con una tendencia a la obesidad y el sobrepeso o si aprende hábitos alimenticios y de ejercicio que la llevan a aumentar de peso, desde luego, en muchos casos, los problemas relacionados con el peso surgen por una combinación de factores genéticos y hábitos.

Algunas enfermedades, como los problemas de la glándula tiroides o las alteraciones genéticas infrecuentes, son causas poco comunes del aumento de peso.

Algunas veces, las emociones también pueden estimular la obesidad. La gente tiende a comer cuando está afligida, ansiosa, triste, estresada, o incluso aburrida. Después de comer demasiado, estas personas se sienten culpables y comen más para enfrentar esas emociones negativas; de este modo, crean un círculo difícil de romper.

Como puede usted ver, mucho tiene que ver el estilo de vida, este es un factor primordial, no solo se trata del buen comer porque de qué sirve si no se complementa con actividad física, porque volvemos a lo mismo, no hay quema de calorías, luego entonces, el sedentarismo, es un azote para la buena salud, advirtió el especialista.

En la actualidad, las gente es mucho menos activa que en el pasado, ya que ocupan su tiempo libre frente a la televisión, los computadores y los juegos de video, suben al carro para ir las tortillas a dos tres cuadras, toman el elevador para subir uno o dos pisos, nos domina pues ese tipo de tecnología, tan necesaria sí, pero no permanentemente para utilizarla.

En este punto, otra advertencia más: "cuanto más ocupados estamos, menos tiempo tenemos para cocinar comidas saludables; por lo tanto, cada vez más gente come en restaurantes, compra comida para llevar o compra comidas rápidas en almacenes o comidas preparadas para calentar, que por lo general contienen mucha más grasa y calorías que las caseras, preparadas a partir de alimentos frescos".

Hasta aquí todo claro y como arriba lo apuntamos, tal vez nada nuevo bajo el sol, el caso es que pese a ello, la estadísticas nos muestran que la gente no lo cree, aun cuando le digan y comprueben que la obesidad conduce a otros males.

Pero de esto y más le hablaremos en la segunda parte.