Tapachula
En Tapachula castigan a las señoras infieles
Grupos de mujeres y niños cuidan la entrada de la colonia "Unidad y Fuerza", armados con garrotes. Las damas tienen prohibido engañar a sus esposos. Foto: Diario del Sur

Casi como en medio oriente
Diario del Sur
11 de diciembre de 2007

Gilberto Gutiérrez

* Engañar al marido, está prohibido en la colonia Unidad y Fuerza

* La comunidad organiza su vigilancia con mujeres y niños

Tapachula Chiapas.- Aquí, en este rincón de la Frontera Sur, existe una colonia denominada Unidad y Fuerza, en la que las mujeres casadas tienen terminantemente prohibido engañar a sus maridos, ya que si son descubiertas, el castigo es el exilio de la comunidad.

Entrevistada por Diario del Sur, la dirigente de esta colonia, Adela Rodas, dio a conocer un sinnúmero de inconformidades que tienen contra las autoridades municipales y algunos de los reglamentos internos, entre los que mencionó la prohibición a las mujeres para engañar a los maridos que salen a trabajar.

Asimismo, dijo que como ningún vecino confía en las autoridades policíacas, en la entrada principal mantienen una guardia montada por los propios colonos, las cuales durante el día está conformada por niños y mujeres, mientras que por las noches la vigilancia corre a cargo de los hombres.

La entrevistada aseguró también que Ángel Barrios Zea, le prometió que le dotaría de energía eléctrica a su colonia, además que le proporcionaría vigilancia constante, pero fueron puras promesas de político balín.

Con respecto a la actual administración municipal encabezada por el edil sustituto Eduardo Reyes Ruiz, manifestó a más de un mes que entró en funciones, no se llegado a parar por ese lugar para conocer las problemáticas que padecen, por lo que los mismos vecinos se han organizado para resguardar la seguridad en su colonia.

Agregó la entrevistada que esto ha dado buenos resultados, se mantiene más segura la colonia al cuidado de los propios habitantes, ya ni con policías municipales, ya que los mismos vigilantes viven en este rumbo y han cometido robos a casa habitación o en las calles y por ello nadie confía en ninguna autoridad.

Destacó que les pusieron unas lámparas en la entrada de la colonia y que ya tenían días que estaban sin encender, además que en la mayoría de las calles no hay luz.

Cabe señalar, que la guardia está conformada por niños de entre 5 y 7 años, y mujeres jóvenes que tienen como armas enormes garrotes, por si acaso alguien quiere entrar de manera irregular. Además en la entrada del poblado se interroga a todo aquel que quiere ingresar.

Adela Rodas, aseguró que gracias a la organización que tiene, se mantiene un ambiente de tranquilidad y seguridad. Por último, reiteró que no se permite la entrada a ningún hombre con aretes o tatuajes al lugar y en el caso de las mujeres casadas que se quedan en casa cuando sus maridos salen a trabajar, tienen prohibido engañarlos, porque de lo contrario serían expulsadas.