Querétaro
Las fiestas del Señor de los Cielos, en Querétaro
Foto Inedita. Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos tuvo su residencia en Querétaro antes de su muerte. Foto Diario de Querétaro.
Diario de Querétaro
26 de noviembre de 2007

Sergio Arturo Venegas R.

Querétaro, Querétaro. Hay quienes dicen que está vivo. Que su muerte fue un show montado junto con el gobierno para convertirlo en testigo protegido. Las autoridades mexicanas aseguran que murió en el Hospital Santa Elena de la Ciudad de México. Lo cierto es que meses antes de su "partida", Amado Carrillo, El Señor de los Cielos disfrutó de lujos y fiestas en Querétaro amenizadas por artistas de renombre como Tatiana, La Chilindrina, Lucero y el Mariachi Vargas de Tecalitlán.

La primera celebración de la que se tiene registro fue la presentación de su hija en la Parroquia de La Sagrada Familia, en Jardines de la Hacienda. Posteriormente la gente se trasladó al Salón Cisne, frente a plaza Boulevares de la ciudad de Querétaro. En esta reunión se presentó el show de Tatiana.

La segunda fiesta corresponde al cuarto cumpleaños de su hija, celebrado el 5 de febrero de 1996 en el salón Versalles ubicado en el Boulevard Bernardo Quintana, a unos metros del monumental Acueducto que caracteriza a la ciudad. Amenizó La Chilindrina.

Pero el festejo más recordado, fue el que ofreció unos meses después El Señor de los Cielos en el Hotel Misión de Juriquilla. El motivo: anunciar su compromiso matrimonial con su pareja y madre de dos hijas, doña Marcela. Para esta fiesta se contrataron los servicios de Lucero y el Mariachi Vargas. El ágape duró hasta la madrugada.

Amado Carrillo era dueño y señor en Querétaro. Sus conexiones con los grupos de poder lo llevaron a hacer también la oferta más importante por la compra del Estadio Corregidora, el Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez y los terrenos del Centro-Sur, donde hoy se ubica la Presidencia Municipal de Querétaro.

***

A partir de la publicación del libro "El Hijo del Ajedrecista", Fernando Rodríguez Mondragón cuenta historias de su padre, el exlíder del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, y describe la relación de éste con los grupos de poder económico y político de Colombia. Además, revela la participación del clan Orejuela en el negocio del deporte y la contratación de artistas como Juan Gabriel, Chespirito y La Chilindrina.

Pero la relación del narco con el medio artístico no es nueva ni en Colombia ni en México. Tampoco sorprende. Indagaciones de la PGR han demostrado la afición del crimen organizado por las fiestas donde contratan a cantantes de renombre.

Son famosos los mensajes que se envían los narcotraficantes a través de cantantes y videos publicados en la web; grupos como Los Tigres del Norte o Los Tucanes de Tijuana le han cantado al narco. Ayer, 25 de noviembre, se cumplió un año del asesinato de El Gallo de Oro, Valentín Elizalde, quien fue acribillado luego de un concierto en el palenque de Reynosa, Tamaulipas.

Las investigaciones en torno a ese crimen apuntan como culpables a los gatilleros del cártel del Golfo quienes no le perdonaron que exaltara la figura de Joaquín El Chapo Guzmán en canciones como La Fuga de El Chapo o A mis enemigos. Con rifles AK-47 y el tiro de gracia, en la tierra de Osiel Cárdenas fue asesinado el juglar de El Chapo.

Posteriormente, en YouTube, sería publicado el video de la autopsia de Valentín Elizalde, hecho que causó un gran revuelo: tres millones de personas, como mínimo, lo vieron en la Web los días posteriores al asesinato.

La divulgación de la autopsia en la red y el despliegue mediático a raíz del asesinato, se constituyeron como un gran aparato de promoción entre los grupos delictivos; para aquellos que subieron el video y que dejaron su huella electrónica, las amenazas aparecieron en la red dando a conocer sus identidades, videos de su familia y una petición de venganza contra ellos. "Denles Flag y súbanlo a YouTube". Ese fue el mensaje publicado como respuesta.

La capacidad económica y de organización del narcotráfico -la paga es en efectivo y sin recibos- lo convierte en un espacio ideal para que cantantes, cómicos, actrices y hasta reconocidos mariachis, ofrezcan sus servicios profesionales.

Querétaro no ha sido la excepción.

***

Marcela llegó a Santiago de Querétaro como cualquier otra persona que buscaba vivir en uno de los estados más seguros del país. Cercano al Distrito Federal, sin problemas de tráfico y con un nivel de vida envidiable Querétaro se constituía como la opción natural para la familia de un "hombre emprendedor".

Era 1996. Su esposo: Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos.

Amado Carrillo era en ese entonces uno de los hombres más buscados por los gobiernos de Ernesto Zedillo y de Bill Clinton, se le acusaba de ser el principal responsable de tráfico e introducción de cocaína a México para su posterior traslado a los Estados Unidos; este hombre compró cuatro casas en el fraccionamiento Colinas del Cimatario, mismas que se intercomunicaban a través de pasadizos y túneles.

Al principio, la mujer con 1.75 de estatura, cabello castaño, piel blanca y ojos amielados pasaba inadvertida. Nadie se percataba -o no querían percatarse- de la escolta conformada por al menos 12 hombres armados que le acompañaban.

A Marcela la delató su manera de comprar. De una zapatería, según testigos, un día se llevó 60 cajas con zapatillas, huaraches y botas.

-Tienes del número seis, preguntó al propietario.

-Sí, señora.

-A cómo recibes el dólar.

-A ocho pesos, respondió.

-Muéstrame todos los zapatos que tengas de ese número.

Compró todo. "Hice la venta del mes", recuerda un empleado del establecimiento que quebró cuando Marcela abandonó intempestivamente Querétaro. La tienda se había especializado en surtir zapatos del número seis.

Pero mientras duró, hubo de todo: compras escandalosas, incluyendo el intento de adquirir el Estadio Corregidora, el auditorio Josefa Ortiz de Domínguez y la zona donde hoy se localiza el Palacio Municipal. Y fiesta, mucha fiesta. A las celebraciones -según reportes de inteligencia- asistían importantes personajes ya que eran amenizadas lo mismo por La Chilindrina y Tatiana para los niños, que por Lucero y el Mariachi Vargas de Tecalitlán, para los adultos.

No se escatimaba en gastos, el Hotel Misión Juriquilla también fue el espacio ideal para celebrar el anuncio de la boda entre el "Ingeniero Beltrán" (Amado Carrillo) y la señora Marcela .

En el estacionamiento, los valet parking no se daban abasto: las camionetas blindadas y los autos de lujo, colmaban el solar ubicado en el ala norte del hotel. Las habitaciones más lujosas habían sido rentadas por la gente de "El Ingeniero", para que descansara la familia que venía de visita desde Sonora y Sinaloa y que fue trasladada al lugar en un par de autobuses de turismo.

****

Para la Procuraduría General de la República no hay duda: el narco financia, promueve y cohabita con el medio artístico.

Una investigación oficial iniciada a partir de la sospechosa muerte de Amado Carrillo Fuentes el 4 de julio de 1997 puso al descubierto el derroche de El Señor de los Cielos en sus fiestas privadas.

Así, comenzaron los cateos a propiedades de cártel de Juárez en Querétaro. Los operativos abarcaron inmuebles de los hermanos Beltrán Leyva, en ese entonces operadores de Carrillo Fuentes y actualmente socios de El Chapo Guzmán.

En entrevista, el especialista en temas de seguridad nacional, Jorge Fernández Menéndez sostiene que los hermanos Beltrán Leyva -a quienes se relaciona con Nahúm Acosta, ex coordinador de giras de Vicente Fox- tenían, tienen, una historia larga en el mundo del narcotráfico, pero sobre todo comenzaron a ser conocidos e investigados en esos mismos años en los cuales Nahúm estableció las primeras relaciones, en este ámbito con ellos.

El 11 de octubre del 97 se catearon diez inmuebles en la ciudad de Querétaro que eran propiedad del mayor de esos dos hermanos, Arturo Beltrán Leyva. En una de esas propiedades se habían realizado una de las fiestas con mayor participación de narcotraficantes de aquellos tiempos: ahí estuvieron Ismael El Mayo Zambada, El Azul Esparragoza y el jefe de todos ellos en aquella época: Amado Carrillo Fuentes, entre muchos otros.

De esos cateos entre otras cosas quedaron los rastros de innumerables fotografías de los participantes en la fiesta y el nombre de los Beltrán Leyva se inscribió entre los operadores importantes del narcotráfico en México con intensas investigaciones en nuestro país pero también en Estados Unidos.

Varios años después a comienzos de 2005, otra casa de los Beltrán Leyva, la de Héctor, fue cateada por las autoridades, con base en información proporcionada por inteligencia estadounidense y como parte de una investigación de la AFI. Esta era una enorme mansión de seis niveles ubicada en cerrada de la Loma 17, en Huixquilucan, en el Estado de México.

En esa casa, advierte el autor de libros como"Desestabilización" y "Narcotráfico y Poder", se encontraron, además de copias de las mismas fotos de aquella fiesta de Querétaro y grabaciones de muchas de las conversaciones telefónicas que Beltrán Leyva mantenía cotidianamente, una vieja costumbre de muchos capos del cártel de Juárez (costumbre que en su momento había iniciado el propio Amado Carrillo, como una forma de control y también de presión contra colaboradores olvidadizos de la relación que habían establecido con esa organización).

***

El analista Pablo Cabañas Díaz ha escrito un perfil de Amado Carrillo Fuentes, de quien al momento de su muerte, la Drug Enforcement Administration (DEA) afirmaba, cambiaba frecuentemente de fisonomía mediante cirugía plástica. Su "estilo" era objeto de debate. Mientras que algunos decían que era muy violento y despiadado con los que lo traicionaban, había otros que lo describían como "conciliador y diplomático", escurridizo y meticuloso.

El Señor de los Cielos era objeto de 26 investigaciones en Estados Unidos y México. Había dos órdenes de aprehensión en su contra en EU. La Procuraduría General de la República (PGR) giró orden de arresto en julio 1996, a petición del gobierno estadunidense. Antes de "morir" estuvo en la lista de los "10 más buscados" del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Los actos de Amado Carrillo Fuentes, dice en su análisis Cabañas Díaz, perduraron siempre ocultos bajo un velo de misterio. Hoy se sabe que entre mayo y junio de 1997 El Señor de los Cielos estuvo viajando a Rusia, Chile y Cuba. Sin embargo, el 4 de julio de 1997 a las 21 horas, se anunciaba que el cadáver de Amado Carrillo Fuentes estaba siendo preparado para su velorio en la finca del ejido El Guamuchilito, municipio de Navolato, a 60 kilómetros de Culiacán, Sinaloa, según indicaron sus familiares.

El cuerpo embalsamado de quien se presumía era Carrillo Fuentes, salió a las 9:30 horas en un vuelo de Aeroméxico con destino a Culiacán. El narco había sido atendido en el hospital Santa Mónica, en donde fue operado por los médicos Jaime Godoy Singh, Ricardo Reyes Rincón y Carlos Humberto Ávila, mismos que en noviembre de 1997 fueron señalados por la PGR como responsables de los delitos de homicidio calificado (doloso) y contra la salud en la modalidad de administración de un narcótico prohibido y quienes más tarde aparecieron torturados, muertos y "entambados" en la Carretera México-Acapulco.

***

Quizá la prueba más contundente de la relación narco-medio artístico se registró en Querétaro, lugar donde Amado Carrillo decidió vivir con Marcela, una de sus parejas con quien tuvo dos hijas.

Orgulloso, Carrillo Fuentes se presentaba públicamente como el Ingeniero Beltrán, un ganadero exitoso proveniente del norte del país.

Su hija Marcela fue objeto de varias celebraciones. Una de ellas, el 5 de febrero de 1996 -cuando cumplió cuatro años-, amenizada por María Antonieta de las Nieves, La Chilindrina.

Las fotografías que hoy se publican por primera vez, muestran a la hija de Don Ramón al momento de cantarle las mañanitas a la festejada. En la mesa, cuatro pasteles con igual número de velas, aguardan el momento de ser apagadas.

La gráfica muestra a La Chilindrina rodeada por varios niños, la mamá -Marcela, pareja de Amado Carrillo- y la abuela cargando a la niña. En el festejo, los niños comieron hamburguesas de "cajita feliz" y pizzas en cajas rojas con azul. Las empresas gastronómicas montaron en el lugar carpas con sus logotipos para atender a los invitados.

Irónicamente, ese mismo día, el Presidente de la República visitó Querétaro con motivo de un aniversario más de la promulgación de la Constitución de 1917. Ernesto Zedillo, acompañado del entonces gobernador Enrique Burgos firmaba también el Convenio de Desarrollo Social y durante su discurso se mostró confiado en que el estado participaría "muy activamente en la reactivación y en la recuperación de nuestra economía por la voluntad, la laboriosidad y la capacidad de su gente y de su gobierno".

Mientras eso sucedía en Palacio de Gobierno, El Señor de los Cielos escuchaba en un salón de fiestas las mañanitas cantadas por María Antonieta de las Nieves.

Pero no es la única fiesta. En otras fotografías, durante la homilía de presentación por los tres años de su hija, en la Parroquia de la Sagrada Familia del exclusivo fraccionamiento de Jardines de la Hacienda, aparece la pareja conformada por Amado Carrillo Fuentes -de traje blanco, camisa azul, corbata dorada con vino y calzado blanco- y Marcela -de vestido color verde con una estrella dorada en el abdomen-.

Los acompaña un sacerdote, la suegra de El Señor de los Cielos -con un atuendo color lila y cinturón negro- y la pequeña Marcela vestida con un traje de princesa color rosa, un ramo de flores y una corona.

Después de la misa, los invitados se trasladaron al salón Cisne. Ahí la festejada había cambiado de ropa, ya sin el vestido de princesa, mostraba un atuendo blanco y oro, con varias estrellas doradas. El conjunto hacía juego con el pastel de cinco pisos, blanco con estrellas de oro.

La que también estaba convidada era Tatiana. La cantante apareció en uno de los escenarios del salón acompañada por siete bailarines, payasos y perros amaestrados. Hizo dos cambios de vestuario y cantó las mañanitas. Con diadema en la cabeza, botas doradas, vestido corto y una estrella en el abdomen, todos acompañaron y corearon a la ex esposa del empresario Andrés Puente.

Pero la fiesta más concurrida, la mejor, a decir de algunos asistentes, fue la celebrada meses después en el hotel Misión de Juriquilla. El salón más grande del lugar estaba adornado lujosamente. Las mesas, con manteles y vajilla blancos, copas de cristal y las sillas estaban rematadas con un moño dorado.

El anuncio del compromiso matrimonial entre doña Marcela y "El Ingeniero Beltrán" fue pretexto para montar una fiesta espectacular, amenizada por Lucero y el Mariachi Vargas de Tecalitlán.

Las luces y sonido profesionales, se accionaron. Del back stage salió la cantante Lucero. Con un vestido corto deleitó al respetable. Cuéntame las pecas de la espalda coreaba -desde el escenario- la ahora esposa de Manuel Mijares.

Así siguió el show. -Tú no sabes amar, tú eres una veleta, coreaban los presentes. Vino el cambio de atuendo. La intérprete de Chispita volvió vestida con un traje charro color negro. Falda larga -larguísima-botonadura plateada, blusa blanca y sombrero claro.

La acompañaba el mariachi. Canciones de amor y desamor prolongaron la fiesta hasta el otro día.

Años después, las fotos de aquella celebración aparecieron en varias casas cateadas por la PGR. Hoy un nuevo testimonio gráfico se da a conocer.

***

Querétaro es una de las puertas carreteras de México. Si bien su ubicación estratégica ha contribuido a su crecimiento, lo cierto también es que ello implica un riesgo en materia de seguridad pública: la infraestructura que permite un desarrollo económico en la región, se convierte también en una posibilidad de desarrollo para el crimen organizado.

En entrevista, el exgobernador del estado, Mariano Palacios Alcocer, reconoce a Querétaro en la actualidad como un estado seguro en donde se disfruta de un buen nivel de seguridad pública y un "plausible ambiente de concordia", pero precisamente su ubicación geográfica lo convierte en un elemento toral para entender el papel estratégico del estado en materia de seguridad.

"Querer recorrer la República hacia el norte, o quererla recorrer de oriente a poniente, casi obligadamente nos lleva a Querétaro: es más fácil para muchos aspectos moverse de Querétaro que de la propia capital de la República por la vía terrestre, y esto que representa un potencial positivo, es también un riesgo para la seguridad", asegura el exgobernador.

Y es precisamente un estado con desarrollo, importante flujo de capitales, un alto ingreso percápita y sobre todo una amplia estructura en comunicaciones, lo que lo hace un buen lugar para servir como dormitorio de algunos grupos criminales.

Tan sólo hace medio año fue cateada una propiedad en el fraccionamiento Milenio III, misma que según las autoridades estaba siendo acondicionada para un nuevo inquilino: Ezequiel Cárdenas Guillén, sucesor y hermano de Osiel, jefe del cártel del Golfo y cabeza de Los Zetas. A pocas cuadras vive el procurador de Justicia del Estado, Juan Martín Granados Torres.

Para el exgobernador Palacios, el tema no es ajeno: "....(Querétaro) ha sido en otras épocas y ojalá y no lo siga siendo, ni lo sea en un futuro, paraíso de familias de narcotraficantes reconocidos. Yo recuerdo el caso de la ex hacienda "El Vegil" hace algunos años estando en el gobierno y otros muchos episodios que se dieron más recientemente en algunos fraccionamientos de la ciudad. Pero a pesar de eso yo creo que Querétaro es una de las entidades que disfruta de mejor seguridad pública y un ambiente de concordia plausible a diferencia de entidades de la fronteras norte o de algunos de los puertos de destino turístico o de entidades como Sinaloa o Jalisco o el propio Distrito Federal".

Y si, hay evidencias que Santiago de Querétaro, fue hace diez años el hogar de uno de los líderes más importantes del narcotráfico que hayan existido en México: Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos.

Son pocos los que recuerdan el paso de Amado por Querétaro, pero también es claro que por la dimensión del personaje, su presencia no podía pasar inadvertida.

"Lo primero que nos llamó la atención durante la fiesta -narra uno de los asistentes a la celebración- fue la cantidad de seguridad existente en el hotel, sin embargo como ese día el América estaba hospedado también ahí, supusimos que se trataría del aparato de seguridad encargado de cuidar al equipo de fútbol".

El testigo cuenta entonces cómo es que entregaron la invitación a la entrada y un par de guardias les permitieron el paso; caminaron a lo largo del pasillo, donde discretamente, otros seis individuos se encargaban de resguardar el lugar.

-¿Cuántas personas estaban cuidando el hotel?

-¿Así a toro pasado?... yo calculo que mínimo unas treinta, cuarenta.

"Lo que era impresionante de "El Ingeniero" como coloquialmente lo conocíamos -continúa el testimonio-, era la capacidad que tenía de dominar a los demás con la mirada, de hecho uno no podía verlo directamente a los ojos porque de inmediato se sentía uno incómodo, pero pues para nosotros se trataba de cualquier persona y su esposa era muy amable...".

Reportes oficiales calculan que en el momento de auge del negocio de Amado Carrillo, éste logró amasar una fortuna de 24 mil millones de dólares y controlar una flota aérea de Boeing 727, con los que se ayudaba para el trasiego de droga hacia los Estados Unidos.

El poder del capo se denotaba no sólo en su capacidad de convocatoria entre el medio artístico, sino también en esos "pequeños detalles" que lo hacían ser precisamente uno de los hombres más poderosos de México en ese entonces.

"En un momento de la fiesta -revela el testimonio- y con sólo una mirada dio una orden a su asistente, quien de inmediato le llevó un maletín negro y pidió a los meseros que se formaran. En ese instante, 'El Ingeniero', de propia mano, entregó a cada uno de ellos, un fajo de dólares como retribución a sus servicios".

No en vano, este "Rey Midas" de "oro blanco", llegó a ser considerado como uno de los hombres más ricos de México, de ahí su gusto por los detalles que para algunos eran estrafalarios, pero que para él, sólo eran una muestra de poder.

A la par de la vida social desarrollada por Marcela, su esposo echó el ojo en una importante zona: el llamado "Centro-Sur"; espacio que lo mismo alberga al Estadio Corregidora que a la delegación de la Cruz Roja Mexicana, las oficinas de la PGR, el Club de Industriales o el Consejo de Notarios.

"El Ingeniero Beltrán" cuya verdadera identidad se conoció hasta el día de su muerte, contrató un importante despacho de abogados en Jalisco para que hicieran la negociación.

El gancho fue Tomás Colsa McGregor, quien se presentó ante el gobierno del estado como un importante joyero recién llegado de Suiza. Según él, de joven se había trasladado a ese país, pero decidió regresar a México para invertir.

Quería adquirir el estadio construido en el gobierno de Rafael Camacho Guzmán -que le costó una enorme deuda a los queretanos-y los terrenos aledaños.

- El señor Colsa venía muy bien recomendado, alguien del ejército le llamó al gobernador Enrique Burgos para que lo recibiera- recuerda un exfuncionario que participó en las negociaciones.

Tiempo después se descubriría la relación de Amado Carrillo Fuentes con altos mandos militares. El escándalo alcanzó a los generales Gutiérrez Rebollo, Quiroz Hermosillo y Acosta Chaparro.

El ex gobernador Enrique Burgos recuerda ese episodio.

-Llegó como cualquier inversionista, se le pidió la documentación que lo avalara y no cumplió. Como llegó se fue, comentó a este diario.

- ¿Lo recomendó algún militar?

- No. Definitivamente, no. Concluyó Burgos. Llegó solo y no pasó los filtros.

Pero antes de desaparecer, cuatro abogados contratados por Colsa, analizaron la documentación de las propiedades gubernamentales.

- Llegaron a pedirnos la prueba del diablo, -dice uno de los funcionarios de aquella administración- el examen consiste en hacer una escrupulosa revisión de quiénes habían sido los propietarios de los terrenos en los últimos cien años.

- Además -acota otro de los participantes en la fallida transacción- pidieron estudios de suelo, factibilidad, registro público, catastro... yo creo que el despacho era de los más profesionales con los que tratamos en ese entonces.

***

Meses después, el joyero Tomás Colsa McGregor fue detenido por el gobierno mexicano. En su declaración, rendida el 25 de marzo de 1997 -y publicada en la Ciudad de México por los periodistas Juan Manuel Venegas y Roberto Garduño-, indicó que debido a su actividad en el comercio de joyas, conoció a personas que "poco a poco" se enteró que estaban involucradas en el narcotráfico. Todo comenzó cuando hizo contacto con Gabino Uzueta Zamora o Sergio Sánchez Ramos, medio hermano de Manuel Salcido Uzueta, El Cochiloco.

En su testimonio, integrado un año después al expediente PGR/UEDO/067/98 quien se presentara como un importante joyero interesado en la compra del estadio, recuerda que fue tanto el interés de Amado Carrillo en el Estadio Corregidora, "que mandó a su tío Donaciano Carrillo para conocer las condiciones en que el gobierno del estado pretendía vender el inmueble deportivo".

"La familia Carrillo Fuentes hizo contacto con Gerardo Fernández, de la empresa Concretos Presurizados, para que éste sirviera como prestanombres en la operación de compra-venta de La Corregidora (sic)". Según el testimonio judicial, el prestanombres serviría también para invertir en otros inmuebles en esa entidad.

El testigo protegido refirió entonces que el jefe del cártel de Juárez veía como una gran oportunidad ese estadio, pues "el tío Donaciano me informó que Amado era muy amigo del candidato a la gubernatura del estado, de nombre Fernando Ortiz Arana, y que había muchas posibilidades de que fuera gobernador".

Pero la compra del Estadio Corregidora de Querétaro no fue concretada. Según la versión oficial Amado Carrillo Fuentes "murió" ese mismo año en el hospital Santa Elena; el general Jesús Gutiérrez Rebollo fue detenido y ahora purga condena por su relación con Carrillo Fuentes y el cártel de Juárez.

El 5 de julio de 1997, Tomás Colsa McGregor correría con la misma suerte que El Señor de los Cielos. Arturo El Chaky Hernández González asesinó en la Ciudad de México al indiscreto joyero que con sus declaraciones hundió a varios políticos, militares y empresarios. Colsa McGregor era el principal testigo del llamado maxiproceso contra el cártel de Juárez y sus testimonios permitieron, entre otras, la captura del ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva.

De Marcela y su hija ya no hubo dato alguno. Simplemente se supo que abandonaron la entidad tal cual como llegaron. Días después de su partida, elementos de inteligencia militar arribaron al estado intentando seguir los rastros y localizar a las personas que hubieran tenido contacto con la familia, por supuesto, nadie supo nada.

Para el exgobernador Mariano Palacios, el tema del narcotráfico no es sólo un problema nacional, sino que se trata de un problema continental cuya batalla no debe centrarse sólo en abatir el lado visible de este fenómeno.

"El asunto del crimen organizado tiene repercusiones de otra naturaleza que pueden preocupantemente incidir en el mercado de la competencia electoral, acceso a medios de comunicación, acceso a compra de candidaturas, acceso a patrocinios de partidos o de candidatos, entonces las prebendas de que el crimen organizado se hace para poder mantener sus privilegios afecta a todas las estructuras de la sociedad".

Por lo pronto, en la sociedad de Querétaro aún son recordadas las grandes fiestas de Amado Carrillo Fuentes, El señor de los Cielos, a tal grado que también han traspasado al imaginario colectivo.

Según algunos, en los bautizos daba "bolo" repartiendo centenarios, según otros, era un hombre despiadado y temido por sus adversarios, lo cierto es que en este lugar también compraron casas Tomás Colsa Mc Gregor y se detuvo a los colombianos Rubén Darío Nieto, Gustavo Londoño y Elkin F. Cano, durante la operación Impunidad II de la DEA.

"...creo que Querétaro debe hacer un esfuerzo -continúa el exgobernador Palacios- para que esto no ocurra como ha venido ocurriendo crecientemente en otras entidades... en Querétaro se advierte un flujo de dinero y de recursos líquidos que bien valdría la pena transparentar, clarificar. El riesgo de la seguridad es un riesgo al Estado de Derecho, es un riesgo al sistema democrático".

De hecho, existen testimonios de presuntas compras e inversiones que hiciera en su momento Amado Carrillo en el fraccionamiento Club Campestre de Querétaro y en el municipio de Tequisquiapan.

***

Al día de hoy, 10 años después, algunos protagonistas de aquellas inolvidables fiestas han muerto. Otros no.

Al mismo tiempo que Lucero intenta permanecer en el gusto de la gente tras sus errores y arranques mediáticos y Tatiana ha sido desbancada en la preferencia de los niños litigando en los medios de comunicación la tormentosa relación con su ex esposo Andrés Puente, María Antonieta de la Nieves reconoció su participación en las reuniones de narcotraficantes colombianos. En entrevista realizada y publicada por la reportera Liliana Lejarazu el 19 de septiembre pasado, La Chilindrina aceptaba su actuación en Colombia durante una fiesta de primera comunión organizada por la familia de Gilberto Rodríguez Orejuela.

-No fue mi espectáculo de La Chilindrina, fue el show de Chespirito; o sea, todo el grupo fuimos. Nos contrataron por medio de terceros, y la contratación la hizo nuestro representante, que era Horacio Gómez Bolaños (hermano de Chespirito).

En declaraciones hechas desde Miami, su esposo, Gabriel Fernández, se decía sorprendido que una "noticia vieja" volviera a ser motivo de escándalo, ya que hacía unos 15 años se había dado a conocer tal reunión; por su parte Roberto Gómez Bolaños se justificaba a través de un comunicado aduciendo que "no podía pedir su identificación a todo los asistentes a sus shows" y que tampoco podía asegurar que los empresarios que lo han contratado a lo largo de su vida artística fueran personas honorables o estuvieran ligadas a "personajes oscuros".

Hoy DIARIO DE QUERETARO da a conocer nuevas pruebas gráficas y testimoniales que vinculan la participación en Querétaro de artistas de renombre internacional, como La Chilindrina, Tatiana y Lucerito, en las fiestas de una de las hijas de Amado Carrillo, El Señor de los Cielos.