AUTOMOVILISMO

Los médicos no pueden pronosticar el futuro de Schumacher

  
 
    
 

Michael Schumacher

30 de diciembre de 2013


AP

GRENOBLE, Francia.- El jefe anestesiólogo Jean-Francois Payen dijo el lunes a los periodistas que el ex piloto, siete veces campeón de la F1, seguía en estado de coma inducida médicamente. Señaló que el equipo de médicos sólo se centra en su actual estado.

"No podemos pronosticar qué sucederá con Michael Schumacher", dijo Payen.

"Se haya en estado grave en términos de una resucitación cerebral (...) Trabajamos hora por hora", agregó.

Schumacher, de 44 años, llegó en estado de coma al hospital de Grenoble un día antes y fue operado de inmediato del cerebro después de un traumatismo grave en la cabeza. Los médicos han dicho que su estado sigue siendo grave.

El domingo por la mañana, el campeón alemán esquiaba con su hijo en el centro de esquí Meribel, en los Alpes franceses cuando cayó y se golpeó la cabeza en un peñasco. Schumacher llevaba puesto un casco cuando sufrió la fuerte caída pero los médicos dijeron que no fue suficiente para impedir que sufriera una lesión cerebral.

"Alguien que hubiera sufrido este accidente sin casco no hubiera llegado hasta aquí", señaló Payen.

El ex piloto, siete veces campeón de la F1, estaba consciente cuando los equipos de rescate llegaron al sitio del accidente, informó el centro de esquí Meribel en un comunicado. Agregó que Schumacher fue llevado a Grenoble para realizarle exámenes y que las autoridades señalaron que su vida no estaba en peligro.

Pero la situación comenzó a tornarse más grave cuando el centro vacacional informó que el cirujano ortopedista y traumatólogo Gerard Saillant había viajado de París al hospital para examinar a Schumacher. Medios alemanes reportaron que fue Saillant quien operó a Schumacher cuando se fracturó una pierna durante un choque en la pista de Silverstone en 1999.

En un correo electrónico enviado a The Associated Press, la representante de Schumacher, Sabine Kehm, dijo que ex piloto se encontraba en un viaje privado para esquiar y que "cayó de cabeza".

"Pedimos comprensión porque no podemos dar mayores datos acerca de su estado. Llevaba puesto un casco y no estaba solo", dijo Kehm. El hijo de 14 años de Schumacher estaba esquiando con su padre cuando ocurrió el accidente, informó el centro vacacional.

A medida que se propagó la noticia del accidente, varios pilotos de la Fórmula Uno recurrieron a las redes de socialización para desear a Schumacher una pronta recuperación.

El brasileño Felipe Massa, su ex compañero en Ferrari, escribió en Instagram, "¡oro por ti, hermano! ¡¡Espero que tengas una recuperación rápida!! Dios te bendiga, Michael".

Massa se recuperó de lesiones que pusieron en riesgo su vida, tras un accidente ocurrido en 2009, en el Gran premio de Hungría.

"¡Espero que Michael Schumacher se recupere pronto!", escribió en Twitter el piloto alemán Adrian Sutil, quien corre para la escudería Sauber. "Deseo lo mejor para él y su familia".

Las reacciones vinieron incluso por parte de figuras alemanas de otros deportes. El alero Dirk Nowitzki, de los Mavericks de Dallas, dijo que Schumacher estaba en sus reflexiones, mientras que Lukas Podolski, quien juega para el Arsenal en la Liga Premier inglesa, escribió en Twitter, "malas noticias desde Suiza. Recupérate por favor pronto, Michael Schumacher, lo mejor para ti, amigo mío".

Además del accidente en Silverstone, Schumacher tuvo otro cuando conducía una motocicleta en España en 2009 y sufrió lesiones en el cuello y la columna vertebral, sin embargo, se recuperó y volvió a las pistas de F1.

Hubo cierta confusión sobre dónde ocurrió la caída ya que mientras la Gendarmería dijo que se encontraba en el cruce de dos senderos, el director del centro de esquí, Christophe Gernigon-Lecomte, señaló que estaba esquiando fuera de las pistas.

No fue posible contactar a Gernigon-Lecomte para que precisara la información.

Schumacher se retiró en 2006 tras obtener cinco títulos de la Fórmula 1 en forma consecutiva corriendo para Ferrari; antes había ganado dos con Benetton. En 2010 regresó a las pistas y estuvo tres temporadas con la escudería Mercedes sin pena ni gloria, hasta que el año anterior volvió a decir adiós.