TOROS

Santiago Fausto tendrá alternativa de lujo

  
 
    
 

SANTIAGO Fausto.

11 de diciembre de 2013


POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

UNO de los carteles que ya se antojan desde ahora será el que se llevará a cabo el próximo 28 de febrero en la plaza Santa María de Querétaro, en el marco de su 50 Aniversario. En esta fecha toma su alternativa el novillero queretano Santiago Fausto, que tendrá de padrino al hispano Morante de la Puebla y de testigo a Joselito Adame. El próximo al doctorado finalmente dará el paso hacia la fila de los mayores, lo cual debió haber hecho, mínimo, desde hace un año. Lamentablemente las lesiones en los momentos claves han sido el viacrucis de Santiago, sobre todo desde que pisó tierras españolas, puesto que por allá le fue como en feria en los ruedos y debido a las largas rehabilitaciones se estancó en la fila de los novilleros. La reciente cornada fue apenas hace algunos meses en Las Ventas, y aunque quedó la promesa de poder repetir como novillero para el próximo año, Santiago encontró finalmente la luz al final del túnel, y si ha de regresar a España será convertido en matador de toros. Esta semana los nuevos empresarios de la plaza Santa María de Querétaro, Pablo Álvarez y José Manuel Herrerías, dieron a conocer las combinaciones -plausibles de verdad- para celebrar los 50 años del coso, y dentro de estos festejos destaca el cartel de la alternativa de Santiago. Me parece que el doctorado de Fausto en su tierra ha sido de lo más acertado, bien se lo ha ganado en un cartel como el que señalamos, puesto que el novillero ha tenido los argumentos como para estar a la altura de una papeleta de esta magnitud. Y siendo su lugar de origen, la entrada será completa. De aquellas tardes importantes que le recordamos a Santiago sin duda están las que le vimos en la Plaza México, donde adquirió un gran ambiente y reconocimiento por parte de la afición; en ese entonces le apoderaba Roberto Fernández "El Quitos", quien le llevó de maravilla. El plan era excelente, ya que tras haber triunfado en México la idea era presentarlo en España y hacer una campaña, lo cual ya estaba tomando forma de manera positiva. Y fue en ese primer viaje a la Iberia cuando Santiago sufrió una lesión en un hombro, en su presentación española, lo cual echó todo para abajo debido a la larga rehabilitación. Una vez recuperado reapareció Santiago en la Plaza México, pero ya no fue el mismo de antes, seguro porque estaba desenganchado por la falta de torear y porque realmente se encontraba mermado de ánimo e ilusiones. No tardó en que la relación con "Quitos" también se diera por terminada, por lo que el novillero quedó a la deriva, y para colmó, recayó de la lesión en el hombro. Continuó Santiago su camino, se presentó en Las Ventas, y para rematar recibió una cornada. El esfuerzo como novillero jamás lo dejó de hacer, no obstante, las lesiones le truncaron una carrera novilleril que pudo estar mejor rematada, ya que los elementos los tuvo en el momento, no así la suerte a su favor. Finalmente, Fausto llega a su alternativa y con ello se le abrirán una serie de grandes posibilidades, ya que será un matador "virgen" para las plazas de toros, dado que como novillero tampoco le dio la vuelta completa a la rueda, y ahora como matador, aunado a su carisma y buen toreo, sabrá encajar de maravilla en los carteles que hoy acaparan la atención. Lo único que le hace falta es un apoderado. Y claro, será clave el desempeño que tenga el día de su doctorado, porque alterna con Adame, el hidrocálido que no mide consecuencias a la hora de pisar un ruedo y arrolla a todo lo que le pongan enfrente y al lado; amén de que si Morante se topa con un toro a modo se acaba la tarde. Contra estos dos monstruos Santiago tendrá que remar, pero tiene el tiempo suficiente para ponerse al punto exacto. Además, si algo tiene es que no abandona el campo bravo, gusta de estar en contacto con el ganado. El novillero deberá mostrarse mínimo a la altura del cartel, y de ahí para arriba el resultado será bueno, sobre todo porque de eso depende su pronta contratación en otros cosos. Por el momento, Santiago no tiene palabras para describir su felicidad, pues llegó el gran momento de todo torero. Llegó el momento de emparejarse con sus contemporáneos y de mostrar de qué está hecho ante una afición que le está esperando.