ESPECTÁCULOS

Ivonne Soto, en Playboy
VENENOSA
  
 
    
 

Ivonne Soto.

3 de mayo de 2013


LA deslumbrante rubia Ivonne Soto es la portada del mes de mayo de la revista Playboy. Y esta es la interesante entrevista que concedió.

-¿Por qué los caballeros las preferimos rubias?

"¡Porque somos las mejores! No estoy en contra de las morenitas, pero las rubias nacimos para triunfar, pero ¿qué te puedo decir? ¡Yo soy rubia!".

-¿Cuándo empezaste a sentir la envidia de otras mujeres?

"Cuando eres una mujer que se cuida, siempre sientes la envidia de hombres y mujeres. Es triste que vivamos de envidias. Dios nos da un cuerpo, pero ya depende de cada quien que se cuide. Para eso están los gimnasios".

-¿Protagonizas muchas fantasías a la semana?

"Todos los días, lo mismo de hombres y mujeres. Ya es parte de la rutina. Me siento halagada de gustarle a una mujer, porque es más difícil gustarle a una mujer, ¡las chicas se fijan desde cómo traes arreglados los pies hasta el cabello! El hombre se enamora hasta de una sombra, ¡les gustan todas! Además, las chicas son mucho más atrevidas. Yo he recibido hasta propuestas de matrimonio de mujeres".

-¿Qué calificación te pones a ti misma en la cama?

"¡10! Eso es lo que me han dicho. Hasta ahora, nadie se ha quejado. Y yo les veo su sonrisa. En el amor soy muy noble y entregada, si tú me dices 'te quiero', luego luego caigo. Y por eso me traicionan. Ha de ser difícil estar contigo por los celos. Ay, sí. Y me choca: "es que tienes muy bonito cuerpo" y se meten al gimnasio para verse bien para mí, qué bueno que sea su motivación.

-¿Eres una chica veneno, como tu disco?

"Sí, soy Escorpión y nací en Durango, la tierra de los alacranes, así que soy alacrán por donde me veas. Pico, pero no mato. Mi veneno es contagioso, pero no mortal. Sólo los enamoro. me esperaría a que me aburriera de ser artista, pero va a estar difícil que me aburra y que él siga soltero".

-¿Cómo te gustan los hombres?

"Me gustan los hombres feos, aquí la bonita soy yo y quiero ser su muñeca. Me gustan los hombres normales, no los que se la viven en un espejo. Panzoncito, llenito, que tenga cuerpo de hombre trabajador".