Guadalajara2011

Salvador Esquivel, director del Velódromo Panamericano
24 años despues de su hazaña
   
    
    

Salvador Esquivel luce así, 24 años después de su hazaña en la Vuelata de la Juventud, de la que fue campeón. Foto: Alberto Montaño/ESTO  

13 de octubre de 2011


Carmona Solís

ENVIADOS ESPECIALES

Guadalajara, Jalisco.- Era octubre de 1987 cuando Salvador Esquivel escribió una página de oro en la historia del ciclismo mexicano, cuando se adjudicó, de forma inesperada, el título de la Vuelta de la Juventud, cuando nadie daba un centavo por ello y lo que es más, a la que fue de última hora, sin estar considerado para partir.

Hoy encontramos a "Chava" en el Velódromo Panamericano, del cual es director, además de que se encarga de programas específicos del ciclismo, los cuales imparte y ahora nos enteramos, de que también está involucrado en los logros de Jalisco en la Olimpiada Nacional, a través de sus trabajos en ese sentido.

Esquivel no ha perdido su sentido del humor y del honor. Recuerda que en aquella ocasión el había hecho una preparación específica para unos mundiales, rodando alrededor de 17 mil kilómetros y "para la Vuelta requería de unos 25,000. Pero me mandaron en el equipo a competir y obedecí. Muchas cosas se dieron y recibí mucha ayuda para ganar esa prueba de forma increíble", rememora.

Salvador dice que "desde que se entregó el Velódromo se ha aprovechado muy bien y hemos trabajado con nuestros corredores, que van creciendo. Y lo vamos a utilizar mucho mejor a futuro. Por lo pronto aquí está, listo para escribir otras páginas brillantes en la historia del deporte del pedal".

Y hoy que Montalvo y el reportero visitamos el escenario que albergará las pruebas de pista del ciclismo, quedamos maravillados. Se trabajó estupendamente en las modificaciones, se quitaron dos columnas, como solicitó la UCI y ahora no hay nada que impida la visibilidad desde cualquier ángulo de las tribunas, como puede apreciarse en la gráfica de Montalvo.

La madera luce perfecta y los ciclistas ruedan con rapidez, lo que hace pensar que habrá muy buenos tiempos en las competencias oficiales. Y falta poco para poder comprobarlo y aplaudir las hazañas que seguramente harán los corredores Continentales, muchos de carácter mundialista.