Espectáculos
Pedro Infante. Foto: Archivo ESTO
15 de abril de 2011
¡Pedro Infante no ha muerto!
Vive en el corazón del pueblo mexicano
Recuerda don Esteban que cuando trabajaba como velador en la estación de radio XEW, acostumbraba, como cada noche, levantarse del escritorio de la entrada del lobby, para hacer su acostumbrado rondín.

Así que en punto de la media noche lo primero que hacia era remangarse la camisa del impecable uniforme azul marino y observar tranquilamente el reloj que pendía de la pared; acompañado por su vieja lámpara, testigo fiel de tantas anécdotas vividas por los rincones de la emisora, donde se encontraba la cabina, donde y tantas veces se escuchó al locutor Leopoldo Samaniego decir "Amigos , ésta es la XEW, la voz de la América Latina".

¿Y por que no echar a volar su imaginación al dirigirse al Estudio "Oro y Plata"? allí se escuchaban las notas del piano del maestro Agustín Lara "El Flaco de Oro" y a su lado don Pedro Vargas que interpretaba "Pérdida", o bien los suspiros de las damas pudientes de la década de los cuarenta al ver pasar a Emilio Tuero, elegantemente vestido con su traje negro, a José Mujica, Tito Guízar, Los Panchos,y qué decir de las genialidades de Germán Valdés y su carnal Marcelo junto, con don Francisco Gabilondo Soler "Cri-Cri".

Para dar paso a la aparición de Jorge Negrete "El Charro Cantor", ataviado con su traje, con su sombrero de charro acompañado del Mariachi Vargas de Tecalitlán para entonar "Primero soy mexicano", y ver llegar en la puerta de la radio, junto a la entrada, bajar de su Cadillac a María Victoria, quien arranca silbidos y piropos entre los caballeros que la ven lucir su vestido entallado para cantar "Cuidadito" .

Sin olvidar a otro de nuestros iconos del cine de oro nacional y de la música ranchera, Pedro Infante, siempre con su pícara sonrisa y su entusiasmado grito "¡Si me muero quién las besará, trompudas !" y escuchar las notas del mariachi con el bolero de moda "Cien años", "Amorcito corazón" y "Cuando sale la luna". De pronto, don Esteban aterriza, porque se acuerda que la noche es larga y tiene trabajo por hacer, pues ya pasa de la medianoche, pero de la nada se escuchan voces y ruidos extraños por la emisora. Entonces aparece su compañero de turno y le dice: "Algunos afirmaban que es 'Pedrito'".

-¿Quién?

-"¡Sí, hombree! No te dije desde el otro día que viene de visita siempre Pedro Infante, y no es broma, ya varios de los compañeros que trabajan por acá lo han escuchado cantar. Al principio tampoco les creía para nada, y sólo les decía: Me están vacilando, como soy nuevo quieren verme temblar y echar a correr.

-¿Quién te dijo esa barbaridad?

-No, en serio, te lo juro por la Virgencita de Guadalupe... Es verdad.

-Han de ser puros cuentos tuyos nada más, para verme la cara, como siempre.

-Te digo que es enserio, así es la cosa.

Esteban no daba crédito a lo dicho por su compañero. Entonces, por increíble que parezca, cuando prendió el televisor después de su recorrido pasan un reportaje de los Estudios Churubusco, donde se filmaron las mejores películas del cine mexicano; por ahí llegó el inolvidable Mario Moreno "Cantinflas" a rodar "El extra"; en ella se veía cómo se realizaban las escenas cuando el director, con sólo decir, "acción", comenzaba el movimiento en el estudio de ver correr gente de un lado a otro, sin parar. Bueno, a menos que él dijera: "corte y queda" .

Precisamente en 1946 fue un año de plena actividad cinematográfica. En aquel entonces estaban nuevos los estudios y empezaba la prometedora carrera como actor de Pedro Infante, quien años después se convertiría en la figura más popular del cine nacional.

Imposible dejar pasar sus actuaciones valientes y pícaras que realizó con muchas mujeres que se enamoraron del artista, quien representó al charro alegre y dicharachero, así como al héroe urbano de la clase trabajadora; y precisamente fue este personaje el que le ganó el cariño e identificación de las clases populares de México y otros países.

En el programa se comentó que se aparece el fantasma de Pedro Infante, ya sea de día o de noche por los estudios, donde filmó varias de sus películas. Por cierto, hay un foro que lleva su nombre, me contó un compañero vigilante: ''Hay gente que trabaja aquí que lo ha visto, algunas ocasiones de día, otras de noche''.

Se dice que el mesero lo ha escuchado cantar. ''Sí, lo he escuchado ahí, en los pasillos de los foros. Luego de repente se oyen sus gritos, cómo canta y eso''. También la señora de la limpieza que contó algunas experiencias vividas de fantasmas del ídolo de México:

''Como a las cinco de la mañana escucharon que empezó a gritar y chiflar, y el poli se asustó y mejor se salió y nos contó. Entonces, sí existe el Pedro Infante, porque empezó a cantar, chiflar y gritar''.

Ella misma platicó que el otro día vi por televisión que uno de los señores que trabajan en producción comentó que "uno de los aspectos qué más cuidamos por el sistema, es el soundcheck o chequeo de sonido, sobre todo si se trata de un concierto en vivo y directo. Por ejemplo, en una ocasión en Acapulco, sucedió que le tocaba a un cantante su turno de participar, por cierto, este artista tiene fama de ser bastante quisquilloso en los aspectos técnicos de sus conciertos".

Bueno, desde la mañana de aquel fatídico día, el equipo técnico y los ingenieros de sonido del cantante dejaron todo listo y nuevamente se checó para que no hubiera problemas, pero al llegar la noche, tal parece que el "fantasma de Pedro Infante" (a quien se le atribuyen muchas de las fallas técnicas inexplicables) viajó a hasta el puerto para hacer de las suyas. En cuanto se anunció el inicio del concierto y ante la expectación de las más de cinco mil personas reunidas y el estupor y angustia de decenas de técnicos e ingenieros, del sonido local en vez de música se escuchó "un espantoso chirrido". Rápidamente, todos se aprestaron a revisar cable por cable, instrumento por instrumento y conexión por conexión, sin resultados hasta que finalmente, la falla se solucionó y la explicación técnica y lógica fue el error en uno de los secuenciadores... Aquella noche, las máquinas a prueba de errores se equivocaron.

Sin embargo, los técnicos no se equivocaron y una hora después de esperar pacientemente la solución del error, el intérprete dio uno de sus mejores conciertos y la anécdota tan solo quedó para la historia...

Poco antes de terminar la charla, don Esteban que muchas cosas se pueden decir del ídolo de Guamúchil, por ejemplo, algunos especularon por muchos años acerca de su muerte como la noticia falsa de creer en la posibilidad de que viviera "oculto" bajo otra personalidad . O bien que cada aniversario han aparecido un sin número de supuestos "hijos" naturales del artista sinaloense. También se dieron casos de personas que aseguraban ser Pedro Infante; de hecho en Internet hay videos de personajes que se parecen físicamente o cantan casi como él a la edad actual de él.

De ahí que se dice Pedro Infante no ha muerto, porque vive en los corazones de su pueblo que le seguirá siendo fiel siempre, como cada año que se celebra su aniversario luctuoso.

Hoy a 54 años de la desaparición del "Ídolo de Guamúchil", Pedro Infante, su hija Lupita Infante Torrentera ofrecerá una misa como es costumbre cada año, a las 9:30 de la mañana, en el Panteón Jardín, donde espera la presencia del público que tanto quiere y recuerda a su padre, así como no faltaran los mariachis para cantar lo mejor de su repertorio musical.