Opinión / Columna
 
Hernández Aragón Julia 
Efectos positivos y negativos de la migración en el país receptor y en el país expulsor
El Sol de Parral
4 de noviembre de 2010

  En este artículo estaremos abordando el impacto que tiene la migración -en este caso para la escala internacional, pero lo mismo puede observarse para las escalas urbana -rural-, tanto para el país expulsor como para el país receptor. Una definición de migración es aquella que contempla que la migración es el abandono del lugar de origen de manera temporal o definitiva, integrándose al nuevo lugar -de residencia- como receptor de ingresos. En este sentido en el proceso migración-inmigración se presentan los siguientes elementos de impacto. Son algunos elementos retomados de Migración, Subdesarrollo, Periferia y Región.

Los efectos positivos para el país receptor resultan ser: 1) el país receptor de inmigrantes observa un incremento real del PIB dada la participación económica de este nuevo trabajador en la economía nacional; 2) genera un aumento en la competitividad puesto que la nueva oferta de trabajo adicionada al mercado nacional causa una baja en el salario real, lo que se traduce en el aumento de la renta de las empresas, sobre todo en aquellas de sectores intensivos en capital, como lo es el sector manufacturero; 3) la baja del costo unitario de la mano de obra, esto es, la baja de los salarios, promueve la necesidad de incentivar la innovación tecnológica, puesto que la tecnología pierde competitividad ante la mano de obra y debe procurarse sea entonces más eficiente y menos costosa. El abaratamiento de la tecnología posibilita que sectores intensivos de fuerza de trabajo vean abierto el camino para transitar a la modernidad; 4) los trabajadores inmigrantes contribuyen vía fiscal a fortalecer los programas sociales del sector público. Especialmente aquellos que tienen que ver con la previsión, la asistencia y la seguridad social; 5) las remesas familiares que envían los trabajadores a sus naciones de origen causan contribuciones de forma fiscal. En tanto, en los efectos positivos para el país expulsor, están los siguientes: 1) los emigrantes normalmente son desempleados, por ello, no causan una baja en el PIB nacional, al menos no sustantiva; 2) su salida de la nación presiona menos los salarios a la baja, lo que aminora las presiones de la inflación real; 3) el aumento del nivel real del salario, desde luego obliga a las empresas a procurar la sustitución de la mano de obra por maquinaria. No obstante, la oferta de trabajo en naciones subdesarrolladas tiende a ser muy elástica, por lo que la mejora en las percepciones reales es muy cuestionable, como es el caso de México donde el salario, no obstante el enorme emigración de trabajadores al extranjero, sigue indizada a la inflación, por lo que el salario real es "constante". No obstante, el desempleo tiende a ser menor; 4) normalmente los ingresos que aportan los trabajadores nacionales residentes en el extranjero bien contribuyen fiscalmente con la nación receptora de remesas, como a su vez, estos trabajadores, con un sistema abierto de pensiones, bien pagan la seguridad social de sus familias, por lo que contribuyen con el sistema de pensiones, de asistencia, de previsión y de seguridad social.; y 5) las remesas familiares compensan la situación de la balanza de pagos al sumar los envíos de forma positiva a la cuenta corriente vía servicios factoriales, genera liquidez nacional como internacional del sistema financiero del país y crean fondos de avío al fomento.

En contraposición, a continuación se mencionan los aspectos negativos del país receptor y del país expulsor. Para el primero, constituyen los siguientes: 1) aumento del desempleo abierto; 2) Caída en los salarios reales; 3) Posible aumento de la delincuencia. Y para el país expulsor: 1) la pérdida del talento humano como de las propias remesas familiares cuando el emigrante deja con carácter definitivo su nación; 2) cuando la temporalidad migratoria en larga aumenta la desintegración familiar; 3) cuando la emigración es muy numerosa puede causar repunte el nivel de salario real, en beneficio de los trabajadores, pero en perjuicio de las empresas; 4) las remesas pueden crear un aumento de la demanda interna creando fuerzas a favor del aumento de la inflación; 5) tiende a cambiar hábitos de consumo y modifica el estilo de vida a formas extranjeras, socialmente no viables o sustentables.










 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas