Opinión / Columna
Mi Perspectiva 
José Luis Camarillo 
13 de agosto de 2010

  Cuando don Antonio Andere escribió en ESTO su comentario previo a la pelea que JC Chávez sostuvo contra el zurdo argentino Alberto "Mantequilla" Cortés, en defensa del fajín superligero del CMB, obviamente predijo un triunfo del gran campeón mexicano. Y al señalar que en ese tiempo difícilmente habría alguien capaz de derrotarlo, expuso:

"A no ser que el propio campeón se venza a sí mismo, por mala condición física, exceso de confianza, o algún otro motivo".

Ayer señalé, con respecto de la próxima reaparición de Érik Morales en la Plaza México, programada para el 11 de septiembre bajo organización de José Luis Villuendas, que este último actuó como promotor de aquel encuentro entre Chávez y Cortés, el 16 de diciembre de 1989 en el Palacio de los Deportes.

En la señalada ocasión, le gané una apuesta a Carl King, hijo de Don King.

En la semifinal se enfrentaron Genaro León y Sulio Sánchez, y Carl escogió a Sulio "por su gran amistad con su difunto hermano Salvador". No hubo round de tanteo. Genaro tumbó tres veces a Sánchez para un KOT en menos de dos minutos de acción.

Según reporté en ESTO del subsecuente lunes 18 de diciembre, el grupo integrado por JC Chávez, su cuñado Rodolfo Carrasco, su apoderado Ángel Gutiérrez, su preparador físico Daniel Castro Ugalde y su primo Héctor González, "viajó de regreso a Culiacán en el avión presidencial".

Mi compañero de Redacción Rafael Huesca recuerda que Villuendas "ascendió al Pachuca de Segunda a Primera División", y luego le vimos incursionar en el mundillo del pugilismo.

1989 marcó el fin de la existencia, a los 42 años de edad, del estimadísimo mentor Ramón "Zurdo" Félix, cuando supuestamente nadaba en una playa de Casablanca, Marruecos. La razón de su presencia en ese lugar del norte de África, separado de Europa únicamente por el Estrecho de Gibraltar, es que ahí se preparaba José Luis Ramírez para la discusión del vacante título ligero del CMB contra Pernell Whitaker.

En dicho calendario también sobrevino el deceso de Sugar Ray Robinson, a quien los expertos de mucho tiempo señalaron como el boxeador más grande, incluso sobre Muhammad Alí. Robinson murió a los 67 años, por complicaciones de Alzheimer y diabetes.

pepecamarillo@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Cartones
Columnas