Rumbo al Mundial Sudáfrica 2010
La gloria en el infierno
"Había demasiada gente joven en el 78", afirmó el "Gonini". Foto: Alberto Montalvo/ESTO
"Gonini" Vázquez Ayala y el 78
ESTO
19 de mayo de 2010

Édgar Luna C.

Fue, quizá, el peor Mundial en la historia de México.

José Antonio Roca presagió: "Le ganamos a Túnez, perdemos con Alemania y empatamos con Polonia".

Sólo acertó en lo de los germanos, porque los otros dos juegos fueron igual de terribles. México fue último, en lo que quizá fue la peor Copa del Mundo.

Pero para Arturo Vázquez Ayala, el famoso "Gonini", no fue así. Capitán de aquella Selección, acepta el fracaso deportivo, pero en cambio vivió los momentos más importantes de su carrera futbolística.

Hoy, el "Gonini recuerda aquel 1978, aquella juvenil selección al mando de José Antonio Roca, "El Míster", le decía, "todo un sabio".

REJUVENECIDA

México venía de no calificar al Mundial de Alemania 1974, después de un pavoroso premundial en Haití.

"Vino la revancha en casa y calificamos para Argentina 1978. El proceso comenzó con Nacho Trelles y después llegó el señor Roca, quien realizó un trabajo excelente, jaló gente nueva, dio mucha oportunidad, pero...".

-¿Pero qué?

-"Había elementos de experiencia que no estaban en la lista. De alguna manera se entendía que el señor Roca quería rejuvenecer a la Selección Nacional, pues desde el 70 no se había ido a una Copa del Mundo. Hablé muchas veces con el 'Míster', le dije que nuestro equipo era muy joven, demasiado, que había chamacos que pintaban para grandes cosas, pero no era ese su momento. Para un Mundial se necesitaba gente de mucha experiencia, con más de 100 partidos en Primera División, con una edad más madura. Se lo dije no una, sino tres o cuatro veces, porque aunque no fueran de su gusto o no entraran en su sistema, siempre era bueno tener gente en la que los jóvenes se recargaran. Le hacía hincapié en gente como Sánchez Galindo, 'Kalimán, Chavarín, López Salgado, quienes estaban en punto alto en su carrera, pero no, el señor Roca prefirió llevar a gente como Hugo (Sánchez), Cristóbal (Ortega), (Alfredo) Tena, (Víctor) Rangel, todos con unos 20 años de edad. Muy poca experiencia. Pintaban para grandes, ya ves Hugo, pero no era el momento".

¿LE GANAMOS A TÚNEZ?

Vino el debut, contra el débil del grupo, contra quien se pronosticó que se debía de golear: Túnez.

"Él (Roca) dijo: 'le ganamos a Túnez'. Era el primer encuentro. jugamos con una formación de 4-3-3, al tú por tú. Estuvimos cerca de hacer uno o dos goles en el primer tiempo, porque nos fuimos parejos hasta el minuto 45... y viene el penalti (una mano), que convierto en gol. En el primer tiempo muchos jugadores no rindieron lo esperado; se habló duro en el vestidor, gritamos fuerte, porque a pesar de ganar no estábamos al cien por ciento. Salimos con la misión de acabar con el rival, pero vino el acabose... Al señor Roca le gustaba la marca personal, seguir a donde sea a tu marcaje, y los rivales se dieron cuenta de cómo jugábamos a la defensiva y nos vino el empate. Toño de la Torre pudo meter el segundo de nosotros... si ese gol hubiera entrado, de otra cosa hablaríamos, pero el hubiera no existe. Llegó el 1-2, vino la desesperación y el tercero fue la tumba".

¿PERDEMOS CON ALEMANIA?

El ánimo del equipo no era el mejor, de cara al segundo encuentro.

"Sí, estábamos resentidos. Vino Alemania. La verdad es que se tenía calculado perder -Roca lo dijo- pero no así (por goleada de 6-0). Era Alemania, el campeón del Mundo, con Sepp Maier, Fran Rumenige, Harold Schumacher, pero intentamos jugar de igual a igual, con orden, y lanzar en contragolpe a Cristobalito (Ortega) y Hugo (Sánchez). Había gente de fuelle en la media como Leo (Cuéllar), 'Wendy' (Mendizábal) y Toño de la Torre, quienes por cierto se equivocaron al intentar cobrar un tiro libre. Rumenige les robó el balón y sólo le vimos el número. Con su larga zancada nos dejó atrás y recorrió más de 75 metros para anotarnos. Y así se abrió el marcador; vino el segundo... y cuéntale hasta el seis".

Una goleada, la peor de México en los Mundiales. "Sabíamos que la posibilidad de perder era mayor, pero tratamos de que no fuera por seis".

¿EMPATAMOS CON POLONIA?

Y el 'Míster' dijo: "A Polonia, le empatamos".

Era la despedida de México en el Mundial. "El señor Roca cambia la formación, pues el partido se prestaba para eso. Ellos se van arriba, empatamos con una gran jugada de Nacho Flores, que coronó Rangel. El juego no se veía tan difícil, en verdad, pero vinieron dos goles de larga distancia. Uno de Boniek de cerca de 30 metros, y se acabó".

AMENAZAS

Aparte del mal torneo que los mexicanos vivían en el Cono Sur, las cosas en casa tampoco eran buenas. "Recibimos muchos mensajes de que estaban atacando a nuestras familias. En lo particular, me chocaron el auto, hubo amenazas de muerte para mi hija, mi esposa. No sé quién mandó dos policías a mi casa, y todo se calmó. Fueron días difíciles, pero nunca dejamos de luchar, de correr por la camiseta y por la Federación, que nos había dado una gran preparación".

CAPITÁN

Dentro de todo lo malo, había que sacar lo bueno. En ese Mundial, la cinta de capitán estaba en el brazo izquierdo de Vázquez Ayala.

"La porté desde la era de Nacho Trelles. Tenía ya cuatro años con la Selección y la tomé de Sánchez Galindo. El señor Roca me refrendó, y es que nos entendíamos muy bien, hablábamos el mismo idioma futbolístico. Quería que todo lo que platicábamos lo llevara a cabo en la cancha. Me dijo: 'Como capitán del equipo, formas parte del cuerpo técnico'".

LA ANÉCDOTA

"Antes de iniciar el Mundial, el señor Roca nos habló a Hugo Sánchez y a mí para platicar. Nos dijo: 'Si hay un penalti, Hugo es el encargado de cobrarlo, y si hay otro en el juego, vas tú'.

Se dio, en el juego ante Túnez, cuando se marca el penalti. Pero no vi a Hugo. simplemente no lo vi; no agarró la pelota para tirarlo, no lo vi con ganas. Entonces, como capitán, al no ver reacción, voy y pongo el ejemplo. Vi ciertas cosas, lo tiré y lo anoté".

Una más: ¿Por qué el 'Gonini'?

"Porque en ese tiempo había unos autos Renault, modelo 'Gordini'. Eran unos carros chaparritos y anchitos y alguien, no sé quién, dijo: 'te pareces a los Gordini', y derivó en 'Gonini'. Hay quienes no saben mi nombre, Arturo, me conocen como el 'Gonini'".

YO MUNDIALISTA

"Ir a una Copa del Mundo es indescriptible. Es algo que nadie se puede imaginar, debes de estar ahí para saber qué significa jugar una Copa del Mundo. Es hermoso. Porque a pesar de que perdimos, me dolió y aún me duelen esas derrotas. Sin embargo, fue hermoso. Haber vivido una Copa del Mundo, no lo cambio por nada".