Futbol
Joaquín Arellano Nieves árbitro exitoso que sueña con el Mundial del 2014
Primer árbitro central de Aguascalientes en ganar el "Balón de oro" a la revelación del año 2009 y primero también en obtener el gafete de FIFA como árbitro central internacional.
El Sol del Centro
22 de enero de 2010

Daniel Rodriguez, El Sol del Centro.

Aguascalientes, Aguascalientes. Primer central de Aguascalientes que recibe gafete de FIFA

Ganador del 'Balón de Oro' de la FMF

Cinco veces participante en el "Maratón Guadalupano"

Son objetivos que en su momento llegaron como una meta, primeramente el obtener un gafete de FIFA -Federación Internacional de Futbol- que es algo motivante dentro de una carrera arbitral, o de un árbitro que espera a ser profesional y obtener este logro es mucho muy importante, gracias a Dios se dio el gafete internacional. Destaca Ricardo Arellano Nieves.

Es una gran distinción, un gran premio, que a la vez trae algo extra el gafete de FIFA: "Es un compromiso más fuerte, doble por seguir trabajando, preparándome tanto física, mentalmente, en lo práctico y en lo teórico. Nos obliga a seguir trabajando y con mayor calidad".

Su compromiso: "El hecho de tener el gafete no termina aquí, sigue prepararme mucho más fuerte para un objetivo más, la meta es alcanzar el 2014 -el siguiente mundial-, que tengo la posibilidad de pelear por un mundial. Vamos a hacer ese proceso de la mejor manera con calidad y trabajo".

Si bien directamente no se busca una distinción como la que ha obtenido, destaca que él se ha creado una línea por seguir: "Lo importante de todo esto es tener claro los objetivos que tiene un árbitro internacional, para quienes su primer objetivo es arbitrar una Copa del Mundo. (Debido a que desde dos años antes están asignados los equipos de arbitraje para un mundial, para el Mundial de Sudáfrica no tiene posibilidad y así lo reconoce). Añade: "Para el 2014 existe ese gran proceso y esa gran oportunidad tanto para Alejandro Ayala, juez de línea, como para mí para poder alcanzar esa meta y representar dignamente a nuestro futbol mexicano, al arbitraje nacional y al de nuestro Estado".

Para conquistar el gafete de FIFA, que nos mostró junto con su trofeo 'Balón de Oro' en fotografía tomada por Ángel Ortiz Guzmán, gerente de EL SOL DEL CENTRO, se valora: "La verdad me siento todavía muy emocionado por este distintivo que nos otorgaron -el pasado viernes 15 de enero-, si desde 1997 que empecé en el sector aficionado a la actualidad siento que he pasado por muchísimas cosas, un sinfín de situaciones. Lo valoro -el gafete- como si fuera uno de mis hijos porque no es fácil de lograrlo, es de mucho trabajo, mucho sacrificio tanto personal como de la familia. En inicio en el sector profesional de viajar seguido a Guanajuato, porque ocho años estuve en la Delegación de ese Estado. Desde el año 2007 cambié a la Delegación de Aguascalientes, cuando hice mi cambio de delegación me trajo muchísimas cosas buenas, es cuando debuté en primer división. Sentí el gran apoyo tanto de Alejandro -Ayala-, de Alejandra -Aguilar Reyes- mi delegada y en su momento de la Comisión de Árbitros para esta gran oportunidad".

Reconoce que no le llamaba la atención ir al arbitraje profesional: "Yo jugaba futbol, me gustó mucho, mi ilusión era ser futbolista pero desafortunadamente -suelta la risa- me encontré en mi camino a Alejandro Ayala, quien tuvo la iniciativa para invitarme al arbitraje profesional. Mi papá -Joaquín Arellano Medina- también era árbitro del futbol aficionados, quien también es uno de los culpables por lo cual estoy aquí".

En la vida hay que aprender a ser agradecidos: "Estoy totalmente agradecido tanto con Alejandro Ayala y por supuesto con mi papá porque me inculcaron este gran amor hacia el arbitraje. Yo no quería incursionar dentro del arbitraje profesional, no sé el motivo, sentía que era totalmente pasajero, que no iba a durar mucho, exactamente no sé el motivo. Poco a poco le fui ganando amor a esto. El hecho de arbitrar es algo muy bonito, es un amor profundo el que le tengo al arbitraje hasta llegar al lugar que he alcanzado".

Qué les atrae: "Lo más atractivo es que tu trabajo te va transformando como una persona totalmente honesta y trabajadora. En mi caso me ha transformado para bien, creo que mis cimientos que me han dado mis padres le he sacado provecho. Hoy en actualidad en el arbitraje nos encontramos con grandes figuras, es otro mundo pero no debemos alejarnos de esos grandes cimientos que nos inculcaron nuestros papás".

Antes de continuar nos aseguramos que no trajera la tarjeta amarilla, mucho menos la roja, y sabiendo que el jueceo deportivo con frecuencia es motivo de crítica, le preguntamos las características que debe tener un buen árbitro: "Lo más importante es la calidad humana, debe ser honesto, trabajador en todo momento. Sé que las críticas vienen cada semana cuando arbitramos, eso nos debe de flaquear, por el contrario todas esas críticas las debemos de convertir en algo positivo, de saber en qué estamos fallando para seguir trabajando de la mejor manera. Cualidades muy importantes son la honestidad y calidad humana".

Cambiar el switch. Reconoce que como todo ser humano cometen errores, pero lo malo sería tratar de superar un error con otro para el lado contrario: "Tenemos una sicóloga en la Comisión de Árbitros, y lo venimos haciendo aquí en Aguascalientes, con Ayala y con mi papá, de que si en alguna situación en el terreno de juego se comete un error, rápidamente hay que cambiar el switch, no hay que quedarnos con ese error y jamás tratar de beneficiar al otro equipo para compensarlo. Tienes que olvidar ese error y de inmediato meterte en la jugada que sigue para no cometer más errores".

Muestra humildad: "El gafete que me otorga la FIFA y el 'Balón de Oro' de la Federación Mexicana de Futbol como árbitro revelación, no nada más es trabajo mío, sino que hay muchísima gente que me apoya, en especial el apoyo de mis padres Joaquín Arellano Medina y Rosalinda Nieves Durán, de mis cuatro hermanos; en especial a quien me ha ayudado a seguir adelante, a trabajar día con día, a motivarme es a mi esposa Paulina Blanca Acosta Martínez, sin el apoyo de ella no estaría en el lugar donde estoy, por lo que le agradezco mucho, mis hijos Stephania y Ricardo Arellano Acosta".

En el aspecto laboral muy agradecido con Alejandro Ayala, con Alejandra Aguilar, con la Comisión de Árbitros por esta gran oportunidad. Aquí no termina, hay que seguir trabajando con el compromiso de superar lo que hemos venido haciendo.

Su primer "Balón de Oro', primero para un árbitro de Aguascalientes, en qué momento te lo dan a conocer: "La verdad no me lo esperaba, fue una sorpresa mucho muy bonita, cuando recibo mi gafete, el viernes 15 de enero, Justino Compeán -Presidente de la Federación- nos invita a Alfredo Peñalosa, como a mí, para asistir a la entrega del 'Balón de Oro'. Al día siguiente -sábado 16- me tocó arbitrar el juego en Monterrey contra Indios. Para el domingo 17 en la ceremonia de entrega del 'Balón de Oro' se hizo un paréntesis para hacer una revelación de los árbitros jóvenes del futbol mexicano y la sorpresa la tuvimos Peñalosa y un servidor que nos ganamos la distinción. La verdad que no me lo esperaba, es algo mucho muy emocionante".

Abunda: "Es algo extraordinario, fuera de lo común, es mi primer reconocimiento que me hace la Federación Mexicana de Futbol, nunca he tenido un reconocimiento de tal magnitud. Había grandes personalidades, altos mandos como Justino Compeán, directores técnicos y jugadores de alto nombre, nuestro director técnico de la selección nacional Javier Aguirre, directivos de la Comisión de Árbitros". Insiste: "Esto me motiva, me obliga y me compromete a seguir trabajando".

Aquel juego tan cuestionado desde días antes, el de la última jornada del torneo de clausura 2009, cuando se decidiría qué equipo descendería, por un lado Necaxa iba de visita al Estadio Azteca, contra el América y Tigres se enfrentaba al Morelia, y precisamente cuando la Comisión asignó a Ricardo Arellano para arbitrar el de Tigres-Morelia, Enrique Borja, directivo de Tigres cuestionó la asignación por ser árbitro de Aguascalientes y por eso relacionarlo con Necaxa, le preguntamos ¿cómo superar ese momento?

-No fue un partido difícil, sino por lo que llevaba en sí, fue un área de oportunidad, un reto muy bonito. Veníamos de una concentración de liguilla en la Ciudad de México, me dieron la noticia que iba al partido de la última jornada. Junto con los instructores de la Comisión de Árbitros nos olvidamos totalmente de la prensa, nos desconectamos de todo, concentrados en hacer nuestra función. Afocamos al partido, cómo enfrentar ese partido tan difícil por el momento que se vivía. El aspecto anímico siempre lo tuvimos muy positivo. Comentaba muchísima gente que yo venía de Aguascalientes y que intentaba ayudarle a Necaxa. Cuando una persona es honesta y trabajadora las cosas vienen bien, y siempre la va bien". Concreta en relación de su trabajo: "Yo digo que fue bueno, siento que cumplí, independiente de que si cometí errores como ser humano, pero cumplimos con nuestra función y no dejamos duda de la honestidad que existe en el arbitraje, el cuestionamiento quedó en el olvido". Agrega: "Por otro lado desafortunadamente desciende Necaxa que le pega a la afición de Aguascalientes".

Su actividad: "Van cuatro torneos que estamos arbitrando de 12 a 13 partidos, casi a la par con Armando Archundia y Marco Rodríguez. Es el trabajo lo que nos ha mantenido ahí".

Al momento de recibir mi gafete FIFA, creo que soy el último de los ocho árbitros centrales de México, y el último a nivel mundial. Paso a paso como Armando Archundia y Marco Rodríguez, ejemplos a seguir por su constancia, la gran persona que son, su honestidad, las ganas que le ponen, el amor al arbitraje y los consejos que nos dan.

He aprendido mucho de Alejandro Ayala y de mi papá. A nivel profesional con grandes instructores como Carlos González, Francisco Ramírez, Oscar Trejo, quienes nos ayudan a seguir superándonos cada día.

Ahora lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Ricardo debutó en primera nacional en la temporada 2004-2005 en el clausura con tres partidos, siguió en el apertura 2005-2006 con cinco partidos. Su despegue lo tuvo desde el apertura 2007-2008 con 12 partidos, en el clausura 2007-2008 otros 12, en el apertura 2008-2009 18 encuentros en el clausura 2008-2009 20 encuentros y en el apertura 2009-2010 19 partidos, concretando así su trabajo merecedor para el gafete FIFA y el "Balón de Oro".

Reconoce que los logros también traerán críticas por lo que también se prepara para ello y seguir su camino con el nombre del futbol mexicano.

Uno piensa en otras metas, el año 2011 se juega en México el Mundial sub-17, voy a tratar de estar en este evento, es parte de un proceso que me puede llevar al siguiente Mundial. Unos Juegos Olímpicos, un torneo fuera del país ha de ser algo muy padre. Si nos tocara representar a nuestro querido México y lo haríamos dignamente y con la mejor calidad.

Su señora: "Lo recibió como un triunfo de ella, de mis hijos, creo que el logro es un regalo que nos manda Dios Nuestro Señor. Triunfo que les dedico a toda mi familia y a la gente que me ha apoyado y todos mis amigos".

Su papá: "Me recibió con gran gusto, sé que es un logro que lo siente como de él, una vez le prometí que algún día le iba a traer el gafete de FIFA, mira se lo concedí, se lo dedico también eternamente a mi papá".

Valora nuestra gente: "En Aguascalientes tenemos muchísimas personas exitosas, quiero invitar a todos los jóvenes que en su momento les guste el deporte, que se muestren y sigan luchando, que nunca hay que flaquear".

En la preparación tenemos aquí a Israel Valenciano, quien nos ayuda muchísimo, en la Comisión de arbitraje el profesor Dante. La disciplina empieza con una buena alimentación, por la mañana voy al gimnasio, por las tardes entreno con mi equipo, asisto a las charlas técnicas, hay que dedicarse para estar bien preparados.

Ricardo ha competido en el "Maratón Guadalupano": Desde el año 2006 participo cada año en esta gran carrera, la primera vez para dar gracias a la Virgencita de Guadalupe, por los grandes beneficios para mí como a mi familia. Es un evento muy padre, muy emocionante, para disfrutarse como lo hago cada año, que nunca lo voy a dejar. En la edición del 2009 con el número 482 y su tiempo fue 1h15'35".