Nuestra Vida
Bernal Lascuráin, carrera de éxitos
Xalapeño por devoción y convicción. Foto: Diario de Xalapa
Diario de Xalapa
8 de enero de 2010

Mercedes Cuadros/Diario de Xalapa

Xalapa, Veracruz.- Bernal Lascuráin Rangel, cuando escuchamos este nombre pensamos en el estilo que ha marcado en Xalapa el destacado arquitecto.

Construcciones arquitectónicas que destacan entre la densa neblina de un invierno y que dejan ver maravillosos paisajes en un caluroso verano.

Desde la remodelación del edificio de Diario de Xalapa pasando por la creación de El Agora de la Ciudad y el diseño y construcción de las casas en Villas Las Animas, hasta la construcción de la casa del ex gobernador del Estado Miguel Alemán Velasco, desde la transportación de piedra por piedra de esa casa hasta el diseño de su cava para más de dos mil botellas.

También participó en la creación del Palacio Municipal, ya que antes no tenía patio, fue testigo del levantamiento del edificio Nachita.

"Es difícil formular una idea, pero si me lo piden, me gustaría hacer proyectos para la ciudad, porque creo que a Xalapa le hace falta un transporte colectivo de alto calibre, con trolebuses y metro o por lo menos un tranvía, y así todos podrían viajar en metro o autobús como en la ciudad de México", opinó.

Reconoció que el estilo que él hace, y no porque él lo diga, si no porque así se lo pusieron en su momento algunas personas del mundo de la arquitectura, es colonial contemporáneo. "No me gustan las casas antiguas, así que por eso les doy un toque contemporáneo".

Un dedicado padre de familia, un amigo incondicional, un xalapeño que con mirada nostálgica recuerda una Xalapa limpia hace un par de décadas. Comentó que todos los xalapeños deben poner de su parte para que la capital del Estado sea una ciudad limpia, porque en su opinión, dijo, que es lamentable que el turismo llegue y se lleve una gran decepción ante el panorama de un Xalapa muy sucio, "las personas deben aprender a sacar la basura al toque de la campana y no antes, deben aprender a barrer todos los días su frente y a depositar en la calle la basura en los botes peatonales".

Reconoció que en el plano personal se considera afortunado por unos hermosos hijos, una esposa dedicada y una Xalapa, a la cual nunca dejará.