Tuxtla Gutiérrez
Alertan sobre prácticas riesgosas de hormonización en humanos
Dorian Edith Hernández Cancino, coordinadora de la población transgénero de la Comisión de la Diversidad Sexual del PRD.
El inyectarse aceite o excederse en hormonas puede generar amputaciones o cáncer
El Heraldo de Chiapas
3 de noviembre de 2009

Laura Matus



En su afán de obtener la imagen deseada, hombres y mujeres ponen en riesgo su vida al optar por prácticas inseguras y de bajo costo, como la inyección de aceite en diversas partes de su cuerpo.

Dorian Edith Hernández Cancino, coordinadora de la población transgénero de la Comisión de la Diversidad Sexual del Partido de la Revolución Democrática (PRD), lo sabe bien, porque ha visto a muchas de sus compañeras sufrir las consecuencias de esta práctica.

"Muchas de las chicas han fallecido por andarse inyectando cosas extrañas en sus cuerpos, lo vemos como el caso más reciente de Alejandra Guzmán, pero hay muchas compañeras atrás que lo han hecho y se han muerto", refirió.

En la comunidad transgénero es común este tipo de práctica, que -a decir de Dorian Edith- es motivada por el estigma y la discriminación, que impide que esta población no tenga acceso a información y servicios de salud adecuados.

Como activista de la Diversidad Sexual conoce de cómo muchas de sus compañeras recurren al uso de aceite comestible, de bebé o incluso del que usan los aviones, para inyectárselo en diversas partes de su cuerpo y con ello conseguir el volumen deseado y la apariencia anhelada.

"Se inyectan los senos, se inyectan las piernas, diversas partes del cuerpo y cuando vienen a ver están llenas de bolas y se les hace horrible, se les encapsula y tienen muchos problemas, porque el aceite se les va a la sangre y no hay un hospital en donde las puedan canalizar inmediatamente, para poder extraerles ese producto", apuntó.

Por ello, hizo un llamado no sólo a la población transgénero, sino a la población en general, para evitar esta práctica que les puede ocasionar problemas de salud como cáncer o amputaciones.

Indicó que para el caso de la población transgénero existen métodos de hormonización segura, que les pueden ayudar en su paso de mujer a hombre o viceversa. Estos métodos para el caso de la transformación de hombre a mujer son de bajo costo, no así para el cambio de apariencia de mujer a hombre.

Hernández Cancino dijo que los hombres que desean lograr una apariencia femenina pueden usar los anticonceptivos femeninos, pero hay que evitar excesos porque pueden llegar a padecer cáncer.

En este contexto, consideró necesario que existan servicios de salud acorde a las necesidades de la población transgénero, que también se ve afectada por el VIH/Sida y la falta de acceso a los retrovirales.

Hizo énfasis en que recientemente en el Distrito Federal se reformó la Ley de Salud, para obligar al gobierno a brindar terapia hormonal y psicológica a la población transgénero, por lo que consideró pertinente armonizar las leyes locales.

A raíz de la reciente integración de la Comisión de la Diversidad Sexual en el PRD estatal, se abre "la posibilidad de abrir en Chiapas una clínica para atender a la población transgénero, en cuestiones de hormonización segura", puntualizó.