Espectáculos
El Reencuentro. Foto: Archivo ESTO
19 de agosto de 2009
"El Reencuentro" reactiva la "menudomanía"
Díaz, la mente maestra de la mercadotecnia
Jorge Almazán R.

Edgardo Díaz. Quizá el solo nombre no significa nada, pero si se une con el de Menudo, seguramente, amable lector, estará de acuerdo que fue uno de los productores que no sólo amasó una gran fortuna, sino que se convirtió en el hombre que de alguna manera marcó la moda en la música popular en castellano.

En 1977, este personaje decidió formar en Puerto Rico un concepto juvenil con el que la nueva generación se identificara; así, los hermanos Ricky, Carlos y Óscar Meléndez, además de Fernando y Nefty Sallaberry fueron los elegidos para tratar de posesionarse del mercado musical.

Y pese a tener cierta aceptación, fue hasta que en 1982, con el álbum "Quiero ser" y con la alineación conformada por René Farrait, Johnny Lozada, Xavier Serbia, Miguel Cancel y Ricky Meléndez, que alcanzaron la fama. Después de este disco se incorporó Charlie Massó.

Díaz había creado un monstruo, el mismo que desde el principio se llamó Menudo y que durante la década de los ochenta estableció un arquetipo en Latinoamérica al grado tal de surgir una pléyade de agrupaciones con el mismo modelo.

Quienes tienen hermanas mayores, seguramente recordarán el "boom" que fue Menudo, pues era imposible escuchar la radio sin que estos "tipos" estuvieran en la mayoría de las frecuencias.

Las jóvenes mexicanas estaban hipnotizadas por la organización, sobre todo por René, el único boricua de esa época que era el novio de todas.

Memorable es su primer concierto en nuestro país. El Estadio Azteca estaba a reventar. Esa noche, las chicas gritaron, bailaron... y lloraron, estaban frente a sus idolazos, a esos jóvenes que con tan sólo mover el cuerpo ya la tenían ganada.

Al igual que fuera del "Coloso de Santa Úrsula", todo lo que contara con el nombre de la asociación musical o tuviera estampada la cara de alguno de sus elementos, se vendía. La mercadotecnia tenía un nuevo sinónimo: Menudo.

No obstante, Edgardo Díaz tenía reglas: cuando un miembro llegara a los 16 años, si su voz cambiaba, si le crecía el vello facial o si se volvía demasiado alto, debía abandonar el grupo, por lo que el paso fue breve para: Robby Rosa (Robi "Draco" Rosa y Ricky Martin (1984), Roy Roselló (1986), Rubén Gómez, Raymond Acevedo, Sergio Blass y Ralphy Rodríguez (1987), Ángelo García (1988), César Abreu (1990, sólo duró tres meses) y Rawie Torres (1991) entre muchos otros. Hasta que la mina de oro de Díaz, que incluso tenía su propio avión, llegó a su fin.

Fue en 1997 que Edgardo vendió los derechos de Menudo a una compañía en Panamá, por lo que Abel Talamantez, Alexis Grullón, Anthony Galindo, Didier Hernández y Daniel René fueron conocidos ahora como MDO, pero no pasó nada.

En el 2007 surgió el "Nuevo Menudo"con José Bordonada Collazo, Chris Moy, Emmanuel Vélez Pagán, José Monti Montañez, y Carlos Olivero, pero sin éxito.

Contrario a estos dos intentos de reproducciones de Menudo, es a través de El Reencuentro, que Ricky Meléndez, Miguel Cancel, Johnny Lozada, Charlie Massó, René Farrait y Ray Reyes vuelven a provocar que sus entonces fanáticas, hoy mamás, revivan la "menudomanía", por supuesto, acompañado de mercadotecnia, pues hasta se planea lanzar un celular con un chip especial que contenga su música en audio y video.

Pero esto funciona porque cada vez que se reúnen aseguran que es la última. De hecho, para sus conciertos en el Auditorio Nacional y la Arena Monterrey, de mañana y el sábado, respectivamente, se anuncia como "La gira del momento del adiós". Nada más falso, pues para estos shows, El Reencuentro ofrecerá, además de sus éxitos, algunos temas nuevos. En efecto, ya tiene disco. Por cierto, Edgardo Díaz ya anunció un musical con base en esos temas que le dieron el status de creador de estrellas.

Notas relacionadas