Espectáculos
AL lado de su Gran amor Antonio Aguilar. Foto: Archivo ESTO
16 de agosto de 2009
Flor Silvestre, estandarte de la música ranchera
Alma Rosa Camacho

HOY es el feliz onomástico de la señora Flor Silvestre, la actriz de cine, la intérprete de música ranchera, la esposa y ahora viuda de don Antonio Aguilar, la madre de Toño y Pepe Aguilar, quien nació un día como hoy, de nombre real Guillermina Jiménez Chagoya, en su tierra natal de Salamanca, Guanajuato.

Sus padres don Jesús Jiménez Cervantes y la señora María de Jesús Chagoya Peña, formaron una familia de siete hijos, siendo ella la tercera. Su hermanos: Francisco, Raquel, José Luis, la cantante Enriqueta "La Prieta Linda", María de la Luz y Arturo Jiménez Chagoya.

Flor Silvestre, a sus escasos 13 años, llegó a residir con sus progenitores al Centro de esta capital, siendo este el escenario de sus primeros pinitos musicales en el género ranchero, con las interpretaciones: "La canción mexicana", "Yo también soy mexicana" y "El herradero".

Tiempo después formó parte de los artistas en la estación de radio de XFO, cuyos radioescuchas la escucharon interpretando "La soldadera" del compositor José de Jesús Morales.

Gracias a la asesoría del locutor radial Arturo Blancas, adoptó el nombre artístico de Flor Silvestre, debido a que en el año de 1943, estaba en cartelera la cinta homónima estelarizada por doña Dolores del Río.

En la XEW ganó uno de los concursos de aficionados, arribó al escenario del Teatro Colonial, cuyo escenario fue su despegue para hacer una gira por Centro y Sudamérica.

A sus veintitantos años, encontró el amor en el comentarista televisivo Paco Malgesto, con quien procreó dos hijos: Marcela Rubiales y Paco Malgesto Jr.

Posteriormente, fue descubierta en el cine por el director Gregorio Walerstein, quien al verla cantar en El Patio, la invitó a intervenir en películas mexicanas.

Su debut cinematográfico lo hace seis años después de estar inmersa en la música bravía, con el filme "Te besaré en la boca", de Fernando Cortés, para sumar a lo largo de su larga trayectoria 73 cintas.

Entre sus favoritas están "Ánimas Trujano" con Toshiró Mifune y Columba Domínguez, "As de oro", director Chano Urueta y "El ojo de vidrio" de René Cardona.

En 1957 firmó contrato con Musart, donde conoció a Antonio Aguilar, quien fue su segundo esposo, dos años después (29 de octubre de 1959). Para esta disquera ha grabado 152 discos, con temas de éxito como "Cielo rojo", "La señal de la cruz" y "Canción desesperada"..

Flor Silvestre trabajó con Antonio Aguilar en cintas como ""El gavilán vengador", "La huella del chacal", "Los muertos no hablan", "Los marcados".

Por otra parte, en agradecimiento al apoyo que este diario le ha brindado a lo largo de su trayectoria artística, la actriz y cantante Flor Silvestre donó dos trajes de charro con sus accesorios -uno de ella y otro de Antonio Aguilar-, al Museo de ESTO, mismos que pueden ser apreciados por el público.