Justicia
Enfermero violador
DAVID Enrique Betancourt Reyes, de 48 años de edad.
El Sol de Tijuana
24 de junio de 2009

por Manuel Cordero

Tijuana.- Mientras que un enfermero del Hospital General fue capturado como presunto violador de una adolescente a la que narcotizó para cometer la fechoría, un anciano de 83 años corrió similar suerte después de que una niña lo acusara por haberla tocado de forma impropia y uno más por acosar durante años a una menor.

Se trata de David Enrique Betancourt Reyes, de 48 años de edad, mismo que a las 23:45 horas del lunes fue apresado tras de que mancillara a una menor de 16 a la que le suministró un sedante en una bebida y luego la inyectó en tres ocasiones para que no sintiera dolor y despertara al momento de que la copulaba y filmaba el acto.

La afectada narró que alrededor de las 18:00 horas acordó con el enfermero de que le ayudaría con el aseo a cambio de una gratificación en el domicilio del presunto abusador sexual, localizado en la avenida Niños Héroes y calle Octava, a una cuadra de distancia de la comandancia de policía, en la zona central.

Mientras realizaba las labores de limpieza le ofreció una bebida y tras de ingerirla se sintió mareada por lo que le indicó que le suministraría una inyección en el hombro para que se repusiera, pero fue entonces que perdió el conocimiento en su totalidad y al despertar, cinco horas después, darse cuenta de que estaba desnuda en una cama.

En ese momento Betancourt Reyes le espetó a su compañera de trabajo que se largara de su casa al mismo tiempo de que le arrojaba unos billetes y al ganar la calle la agraviada se dirigió a la comandancia de policía para denunciar lo sucedido y se procediera a la detención del lascivo sujeto.

En el departamento se halló el medicamento que le suministró a la menor, así como un frasco con un feto de cuando menos 12 semanas de gestación, diez discos DVD con películas pornográficas, la cámara que utilizó para filmar el acto sexual, preservativos y otros objetos por lo que fue remitido ante las autoridades correspondientes.

Al momento de que lo abordaban a la patrulla, llegó Israel Méndez Cortez, de 21 años, quien sorpresivamente le lanzó un puñetazo sin atinarle al señalado como violador, por lo que también fue detenido y remitido junto con él.

A pesar de sus 83 años de edad aún le funcionan las hormonas a Jesús Falcón Macias, ya que fue acusado de tocar de forma obscena a una niña de ocho en la esquina que forman las calles Azteca y Omega, de la colonia Rubén Rivera Anaya, en la delegación Centenario.

La progenitora de la criatura narró que al momento de que salía de una tienda de abarrotes su hija fue abordada por el vejete quien la abrazó para besarla en contra de su voluntad y tocarle sus partes íntimas, pero al verse descubierto por los vecinos se retiro apresuradamente.

Al intervenir policías municipales, lo capturaron cuando hurgaba en los botes de basura buscando latas de aluminio por lo que una vez identificado, la menor fue presentado ante la autoridad competente.

Por su lado, Héctor Ibáñez de Dios, de 38 años, fue acusado por una propia familiar de 14 de acosarla sexualmente desde que contaba con nueve, despojarla de sus ropas para manosearla en repetidas ocasiones y prohibirle que le dirija la palabra a sus compañeros de estudios.

Contó que el día lunes la sorprendió cuando platicaba con un escolapio por lo que ingresó al plantel para sacarla y trasladarla a su vivienda para espetarle "yo te quiero sólo para mí y nunca te vas a casar ó tener novio, prefiero que te hagas lesbiana para que a la casa lleves mujeres en lugar de hombres".

Al darse cuenta de que todas sus artimañas no surtían efecto para obtener a la menor, por último le ofreció que si accedía a sostener relaciones sexuales se ausentaría de su casa y así viviría en paz sin sus amenazas.

Sin embargo, ante esa disyuntiva la menor optó por confiarlo a su profesora quien comunicó los hechos para que fuera detenido por los policías municipales.