Sociales
Enlace nupcial en el Convento Agustino en Zempoala
Johanna Murillo Fernández y Miguel Bonilla Schnaas. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
21 de junio de 2009

Pachuca, Hidalgo.- En el majestuoso Convento Agustino en Zempoala Hidalgo,Johanna Murillo Fernández y Miguel Bonilla Schnaas, quienes, después de feliz noviazgo, decidieron formalizar su compromiso a través del matrimonio.

Destacó la presencia de sus padres, ingeniero José Murillo Karam, Susana Fernández de Murillo, Miguel Bonilla e Ingrid Schnaas,

Bello lució el recinto sagrado, marco perfecto para los esponsales de Johanna y Miguel, que con devoción escucharon el transcurso de la ceremonia y el mensaje emotivo que les dirigió el presbítero, que ante Dios y la comunidad católica presente los declaró unidos en matrimonio.

Después, en una de las salas de la hacienda La Casa Grande, el juez del Registro Familiar signó la presencia de los novios, sus padres y testigos, procedió a dar lectura a la Carta Familiar, después de lo cual, los declaró unidos en legítimo matrimonio. Los abrazos y felicitaciones no se hicieron esperar, al igual que los brindis.

En el lugar de recepciones, degustaron espléndida cena y vinos, las felicitaciones y brindis en su honor se multiplicaron a lo largo de la velada. El servicio de banquete a cargo de Interplaza.

Fungieron como padrinos de velación los padres de ambos contrayentes. Arras, Andrés y Fabiana Fassi; anillos, Manolo y Martha Barberena; lazo, Ivette Bonilla Schnaas y José Alberto Murillo Fernández; ramo, Alessandra Murillo Fernández; cirio, Ingrid Bonilla.

Como testigos por parte de Johanna, Nancy Zamudio y Andrés Hegewisch, y por parte de Miguel, Andrés Hijuelos y Gabriel Martínez. (AHS).