Sociedad
Luce un cabello envidiable
Foto: Archivo.
Conoce todos los cuidados que debes darle a tu pelo para que siempre esté hermoso
El Occidental
21 de mayo de 2009

Julia Marisol Hernández

Guadalajara, Jalisco.- El complemento ideal para vernos a la moda durante todo el día es sin lugar a dudas el cabello, ya que gracias a éste se puede enmarcar nuestra cara de manera perfecta, y en consecuencia derrochamos una gran personalidad. Recordemos a las grandes estrellas de Hollywood que marcaron y siguen marcando una era por su brillante, inolvidable, sedosa y espectacular cabellera.

Por ello a continuación, estimada occilectora, le ofreceremos unos sencillos "tips" para mantener o tener una cabellera envidiable, sana y bonita.

1. Debemos lavar nuestro cabello, porque de esa forma eliminamos el sebo que se produce en el cuero cabelludo todos los días y que muchas veces le provoca un mal aspecto al verse grasoso. Sin embargo, si tu pelo es normal, seco o reseco no te lo laves todos los días porque se daña más. Yo sé que es difícil, pero hay que tratar para no dañarlo y debilitarlo tanto con el champú y el acondicionador.

2. Cuando te laves el cabello, date la última enjuagada con agua fría. Esto hará que la cutícula se cierre y se produzca más brillo.

3. No uses agua caliente para lavarte el cabello. El agua demasiado caliente no es adecuada ni para la piel ni para el cabello, sobre todo si es graso, ya que se estimula aún más la producción de las glándulas sebáceas. Si quieres que el cabello brille y no se vea tan grasoso, use el agua fresca.

4. Lávate el pelo la noche antes del evento, no el mismo día. El pelo acumula sus aceites naturales y con ellos es más fácil peinarlo al día siguiente y el estilo dura más. Esto aplica para estilos con ondas y rizos y todos los peinados especiales que puedes hacer con la plancha.

5. Cuando te laves el cabello para secarlo no te pases la toalla como si la cabeza fuera tu enemiga, porque esto daña el pelo. Sencillamente pon la toalla sobre la cabeza y presiona con firmeza, pero con cuidado.

6. Sécate el pelo inmediatamente después de lavarlo, no te dejes la toalla en la cabeza por mucho tiempo porque al secarse el pelo no luce bien.

7. Ve cambiando el champú que utilices cada cierto tiempo, ya que el pelo se acostumbra a sus propiedades y ya no surte el mismo efecto; como consecuencia, el cabello brilla menos.

8. Cepíllalo con un cepillo de cerdas naturales, ya que con esto repartes el aceite natural que tiene el cabello de la raíz a la punta.

9. Es buena idea usar productos que contengan silicona, la cual sella las hebras del cabello, por lo cual se refleja mejor la luz y éste brilla más.

10. Es recomendable usar mascarillas nutritivas una vez a la semana. Existen varias especiales en el mercado, sólo cuida que estas contengan queratina y aminoácidos, los cuales penetran en el cabello y ayudan a repararlo. Aplícalas después de haberte lavado el cabello mediante un pequeño masaje, y déjalas actuar el tiempo indicado en las instrucciones del empaque. Para que las fórmulas actúen mejor, se recomienda usar una gorrita de plástico.

11. Unas mascarillas económicas y naturales son las realizadas por aceite de almendras, vinagre o aguacate sobre cabello lavado y húmedo, durante quince minutos, una vez a la semana.

12. Para que el pelo brille, es importante proteger la salud de la cutícula, y esto se logra con ayuda de los acondicionadores, los cuales la alisan. Úsalos después del champú.

13. Sin embargo, si tienes el pelo fino no lo sobrecargues con acondicionadores pesados, porque se verá aplastado.

14. Evita todos aquellos factores que sensibilizan el cabello, como el abuso de permanentes y decoloraciones, así como el exceso del aire caliente de la secadora y el calor de la plancha.

15. Para un cabello saludable y más brillante es importante tener una buena alimentación, para nutrirlo desde dentro. Procura tener una dieta rica en proteínas y aceites omega, las cuales puedes obtener del pescado, lácteos, huevo, frutos secos como las almendras; o consume selenio mineral, ya que éste también ayuda para mantener un cabello saludable. Toma 200 miligramos al día o coma nueces de la India; 30 gramos de nuez seca contienen 840 miligramos de selenio. (Alerta, la ingesta excesiva de selenio puede ser tóxica y uno de los síntomas es precisamente la caída del cabello. Así que mucho ojo en el consumo).

16. Usa tus dedos para desenredarte el pelo cuando esté mojado. No uses cepillos.

17. Toma vitamina B o un complejo de todas las vitaminas, ya que muchas veces los alimentos que comemos no contienen las vitaminas necesarias.

18. En un licuado o jugo, una o dos veces por semana agrega una cucharadita de grenetina, esto fortalece el cabello y evita el quiebre, además fortalece las uñas.

19. Toma agua y no fumes, ya que este mal hábito perjudica nuestro organismo en toda la extensión de la palabra; desde lo interior hasta lo exterior, como lo es el cabello y la piel.

20. No dispares los aerosoles directamente sobre el cabello, sino a una distancia moderada.

21 En días húmedos o lluviosos, recoge tu cabello para que no pierda su forma.

22. Haz tu propio acondicionador mezclando 60 gramos de aceite de oliva y 60 gramos de gel de aloe vera con seis gotas de romero y aceite esencial de sándalo. El aceite de oliva es un emoliente natural, la zábila (o aloe vera) hidrata, mientras que el romero agrega cuerpo y suavidad al cabello. (El sándalo, opcional, da fragancia.) Deja la mezcla una o dos horas y enjuágalo.

23. Usa champú para bebé, que reseca menos que los otros.

24. La mayonesa es una excelente alternativa para el cabello; el huevo que contiene es una buena fuente de proteína para tu cabello. Fricciona la mayonesa en el cabello y déjalo casi una hora. Luego lava el cabello.

25. Ve a cortarte el cabello por lo menos cada seis semanas, para eliminar las puntas resecas y abiertas.

Por último te diremos que la nutrición correcta es pilar fundamental tanto para su crecimiento como para la producción pilo-sebácea. La falta de proteínas, hierro o ácido fólicos podría significar tener un cabello débil y sin brillo.

No olvidemos que el cabello está formado de seis a diez capas de células o escamas superpuestas, esta estructura se puede alterar por falta de nutrientes, por una mala alimentación, o simplemente caerse como efecto de tensionar de manera exagerada el pelo que, aunque es elástico cuando está sano, se vuelve frágil cuando atravesamos cambios hormonales o cuando lo dañamos con sobreexposición solar y químicos.

Resulta indispensable conocer las características de tu cabello a la hora de elegir el producto para su lavado y cuidado. En la actualidad existen productos extraordinarios capaces de identificar qué zona del cabello debe ser reparada.