Suplemento
Dónde está el Monte Everest
ESTO
14 de mayo de 2009

Hay un lugar más allá de todos los límites, donde los hombres se acercan a los dioses. Desde ahí, donde pueden ver el planeta curvarse en el horizonte, los alpinistas abren los brazos y casi pueden tocar los extremos de la Tierra.

Es el Monte Everest, donde muchos se han convertido en leyenda y que este mes cumple 56 años de haber sido conquistado por vez primera.

Hoy, en conmemoración de este acontecimiento, ESTO abre sus páginas para recordar a los hombres y mujeres que han tocado la cima del Mundo y han regresado a tierra firme para contar sus aventuras.

SEGÚN una antigua leyenda tibetana, en el siglo IX el lama budista Padma Samdhava ascendió en un rayo de luz piramidal hacia el cielo, "al oeste de los Cinco Tesoros de la Gran Nevada, en la jurisdicción del Fuerte del Cristal Blanco, cerca del Valle Rocoso del Monasterio Interior, en el País del Pájaro del Sur", cuando introdujo en el Tibet la religión budista.

Desde entonces, según los creyentes budistas, el Everest se levanta, majestuoso, justo en la frontera entre Nepal y el Tibet (hoy territorio chino), como parte de la cordillera del Himalaya, en sus 8 mil 844 metros (según las últimas mediciones con GPS, aunque anualmente crece varios milímetros, debido a un choque de las placas tectónicas de India y Asia).

Aunque siempre ha estado ahí (los geólogos desafían a los lamas al decir que la montaña tiene más de 60 millones de años de antigüedad), no fue visto como el punto más alto de la Tierra hasta 1749, cuando el Servicio Topográfico de la India se enfrascó en el proyecto de la "Gran Planimetría Trigonométrica", que pretendía establecer datos topográficos de toda la cordillera del Himalaya.

Conocido originalmente como Monte XV, en 1865 fue nombrado Everest en homenaje a George Everest, un topógrafo inglés que fue el primero en determinar su ubicación exacta y altitud.

Sin embargo, los nepaleses y tibetanos conocen a este gigante con otros nombres. Para los primeros, su nombre es Sagarmatha -que en sánscrito y en nepalí significa "Madre del Universo" y "Cabeza que toca el cielo", respectivamente-, mientras que en el otro lado de la frontera le llaman Chomolungma -palabra sherpa que significa "Diosa madre del Mundo"-.

Su exploración inició en 1920, cuando el Dalai Lama hizo entrega de un salvoconducto para iniciar la exploración de esta montaña de forma piramidal y tres caras principales, que cuenta con varios sistemas de glaciares, de los cuales los más importantes son el Ronghbuk (donde se encuentra el templo más alto del mundo, que es el Monasterio Rongbuk), el Khumbu y el Kanshung, donde la temperatura promedio es de entre -60 y -20° C.

Desde entonces, más de 10 mil aventureros se han arriesgado (203 de ellos hasta ver de cara a la muerte), para llegar al techo del mundo, a la punta más alta del planeta. Sólo 2 mil 62 de ellos lo han logrado, y han puesto su cabeza contra el cielo, en honor a su nombre nepalí. (Karla Robles)