Querétaro
La verdadera historia de Claudia Mijangos
Diario de Querétaro
27 de abril de 2009

Sergio A. Venegas Alarcón y Lorena Alcalá

QUINTA Y ULTIMA PARTE

Querétaro, Querétaro.- La lesión cerebral de Claudia Mijangos Arzac, en vez de ser curable, con el tiempo sufriría un deterioro progresivo, afirmó el perito, Doctor en Psicología clínica y ahora Jefe del Archivo Histórico de Querétaro, Alejandro Obregón Álvarez, quien recuerda este caso como uno de los más impactantes de su carrera y de los más tristes.

Alejandro Obregón afirma que la psicopatía que padece Mijangos, aún interna en el ala psiquiátrica del penal de Tepepan, en la ciudad de México, donde DIARIO la redescubrió hace algunos días, no tiene remedio y es más preocupante porque esta personalidad agresiva puede pasar como una persona común y corriente.

"Sucede que la persona se desenvuelve socialmente, familiarmente como si nada pasara y tienen momentos de fuga, tienen momentos de furor, tienen momentos de ira, de crimen y después regresan como si nada a su vida común y corriente", afirma el doctor.

"Muchos paranoides conviven con nosotros y son personas que se quejan de todo, son inestables en su trabajo, tienen dificultades familiares, difícilmente consiguen una pareja o viven con esta pareja, se sienten agredidos por todos y por el otro lado, su parte esquizoide, donde la persona se siente dentro de su propio mundo, de su propia lógica, entonces estas personas pueden andar caminando en la calle, pueden trabajar, pueden ser muy buenos choferes, carniceros, meseros, muy buenos licenciados...hasta que algo desencadena esa psicopatía".

Es una tragedia que una madre pueda llegar a ese grado de paranoia, afirmó Obregón Álvarez, quien calificó a Claudia no como los clásicos criminales que están en los CERESOS, que no tienen límites de moral.

"Ella sí tenía ese límite de moral, se comportaba como una persona común y corriente, se confesaba, comulgaba, es decir, tenía una relación social y familiar normal, pero por dentro, su psicopatía la hacía ver un mundo diferente", manifestó Obregón.

Para el doctor en Psiquiatría clínica, mientras que con químicos podría ser posible tratar su parte esquizoide, la paranoia y la falla emocional que ésta ocasiona, no tiene remedio.

"Ahora por ejemplo se está encontrando que posiblemente la esquizofrenia sí sea curable, pero con sustancias químicas, porque es una falla metabólica de la bioquímica del cerebro, pero la paranoia es de origen psicogénico, difícil de curar, la depresión sí, la esquizofrenia posiblemente, pero la paranoia no y la de la señora Mijangos era una personalidad esquizoparanoica".

Afirma el doctor Obregón que se pudo haber evitado el triple filicidio, si se hubiera puesto atención a la conducta previa de Claudia Mijangos, pero también el día del crimen si los vecinos hubieran actuado rápido cuando escucharon los gritos de auxilio.

"De alguna manera los padres del colegio pudieron haber hecho algo, la familia pudo haber hecho algo, el marido, las vecinas, los vecinos de la casa donde sucedió esto muy temprano, ya en la madrugada ya casi para ser hora de salir a trabajar, a las escuelas, oyeron los gritos, la trifulca que estaba sucediendo con sus vecinos, pudieron haber intervenido, es decir, en general la sociedad puede prevenir esto, puede de alguna manera hacer algo cuando está sucediendo, pero preferimos soslayar, voltear la cabeza y decir, bueno, ese es su problema. Tres vidas sesgadas, tres vidas inutilizadas, estos tres niños, eso es lo más triste del caso".

El juez primero de la causa penal, Arturo González de Cosío condenó a Claudia Mijangos Arzac a 30 años de internamiento, la pena máxima en ese momento, por el crimen cometido en contra de sus tres hijos, Claudia María, Ana Belén y Alfredo Antonio.

De ellos han transcurrido 20. Le restan 10. De acuerdo con las autoridades del penal, al finalizar su condena, Mijangos podría salir libre y entonces se evaluará la posibilidad de dejar que regrese a su casa, trasladarla a un hospital psiquiátrico público en algún otro estado o en su caso, que algún pariente quisiera hacerse cargo de ella y entonces la tendría bajo custodia solamente.

Lo que sí, confirma el doctor Obregón, es que la enfermedad de Claudia es incurable y al contrario, progresiva.

-Doctor, ¿es posible rehacer una vida con ese padecimiento?

"El de esta señora era un diagnóstico muy pobre, por lo que difícilmente podría rehacer su vida. Muy difícilmente".



La casa 408 de Hacienda del Vegil



"Una señora que compartía la cárcel con Claudia Mijangos relataba que aunque nadie se lo creía, Claudia se ponía muy inquieta cada vez que había luna llena. Cuando ya iba a llegar la luna llena, esta señora le decía, hijita, te vamos a encerrar ¿sí?".

Esto cuenta la entonces agente del Ministerio Público, Sara Feregrino Feregrino, de las pláticas que tuvo alguna vez con las internas que llegaron a conocer a Mijangos Arzac en el periodo que pasó en el CERESO de San José El Alto, antes de que la trasladaran al área psiquiátrica del penal de Tepepan, en la Ciudad de México, donde hace unos días, DIARIO DE QUERÉTARO la encontró y pudo verificar que sigue presa.

Después de aquel 24 de abril de 1989, cuando en un episodio de psicosis esquizofrénica, Claudia Mijangos les arrebató la vida a sus tres pequeños hijos, se tejieron innumerables leyendas alrededor de ella y también de la casa de Hacienda del Vegil 408, en la colonia Jardines de la Hacienda.

Que si los vecinos escuchaban en las noches llantos y gritos, que si se veían luces y sombras en el interior de la casa, que si se asomaba un niño pequeño a las ventanas...pues no, los vecinos afirman que aunque es un suceso que los conmovió mucho, nunca han sido molestados por ninguna fuerza sobrenatural, sino más bien que las molestias y las preocupaciones siempre han tenido una fuente más real: los curiosos.

Incluso en Youtube, que es una herramienta relativamente nueva, ya hay videos colgados, del interior de la casa, algunos verdaderos y otros no tanto.

Los habitantes de las casas vecinas se organizaron entonces para exigir a las autoridades mayor seguridad, sin embargo las patrullas que se colocaron en las afueras del inmueble funcionaron sólo durante un corto periodo y los curiosos -y algún que otro maloso- siguieron introduciéndose a la casa.

Esto colmó a los vecinos, que hace unos años decidieron organizarse entre ellos para bardear la casa y ponerle inclusive alambres de púas para evitar que se introduzcan extraños. Aunque por ahí algunos pseudo investigadores afirman que la casa está en venta al igual que las casas a un lado, DIARIO DE QUERÉTARO pudo comprobar que la casa Mijangos ni tiene anuncio de venta, ni tampoco se ofertan los otros inmuebles.

Pero también es cierto que nadie ha reclamado la casa, que de acuerdo a la escritura número 4336, tiene una superficie de 197 metros cuadrados y está a nombre de Claudia Mijangos Arzac,

quien la compró el 13 de mayo de 1985 a un precio de 3 millones 500 mil pesos.



Fragmento de estudio clínico psicológico



Realizado por los doctores Alejandro Obregón y Rafael Núñez, realizado el 29 de junio de 1989.

"La primera experiencia humana más hermosa que ha tenido fue el nacimiento de su primera hija. Actualmente llora y sufre por haber pasado toda esa tragedia, que considera tan horrible y le atormenta como una pesadilla.

Su mayor deseo es salir del Reclusorio, curarse. Le gustaría, si pudiera aprovechar los medios de comunicación para causas positivas, 'conocerse a sí misma, aceptarse como es, compartir con los demás sus experiencias, enseñar, vivir intensamente dentro del seno de la sociedad, sin olvidar a los demás. No le gustaría jugar ningún papel en especial, simplemente ser mujer.

Cree que su actitud general y su estimación hacia el mundo sociales es el ser auténtica, trabajadora, convivir, con toda clase de seres, sin olvidar (sic) su posición social y moral. Actualmente, algunos la aceptan y otros no, pero siente que existe estimación como ser humano que ha vivido una experiencia muy difícil. Ante nuestra interrogante acerca de la estimación general acerca de sí misma, señala que se acepta, se quiere, pero que le gustaría ser menos sensistiva, menos profunda.

'Soy extraña, o tal vez curiosa, tal como todo ser humano, muchas veces nos amamos como somos y otras nos quejamos, porque somos humanos'".