Otros Deportes
Es Julián Martínez Vázquez un "Alemán" a la xalapeña
Diario de Xalapa
20 de abril de 2009

Julián Rodríguez Ramírez

Xalapa, Veracruz.- Cuando el "Alemán" Julián Martínez Vázquez llegó a esta ciudad en 1968 nunca imaginó lo que le deparaba el destino.

Nacido el 9 de enero de 1948, el oriundo de Orizaba, como muchos estudiantes de su época, decidió cursar sus estudios en la Universidad Veracruzana.

Le fue fácil integrarse a la comunidad xalapeña universitaria.

Y más aún que toda su vida ha tomado el deporte como "el pan de cada día", de hecho ha invadido todos los terrenos que rodea al futbol desde jugador, entrenador y directivo, incluso cuando por ciertas circunstancias alineó en un partido amistoso con los Gavilanes de la UV contra las Aguilas del América, que vino con todas sus estrellas como Zelada, Armando Manzo, Alfredo Tena, Vinicio Bravo, Juan Antonio Luna, Milton Pinheiro Da Silva "Batata" y Carlos de los Cobos.

Del baúl de sus recuerdos el "Alemán" nos enseña que su vida ha estado marcada por el éxito en todos los sentidos, desde que se ganó a pulso el honor de ser el último atleta veracruzano en entregar la antorcha olímpica de 1968 a su similar de Puebla hasta ascender a Segunda División a los hoy desaparecidos Delfines de Xalapa y fundar el equipo de la Tercera División Búhos Estudiantes, hasta la fecha, el equipo con más años dentro del balompié de este circuito.

Pero quién mejor que el mismo personaje que nos dé a conocer cómo se forma una leyenda... su leyenda.

"Llego a esta ciudad en 1968, hoy me siento xalapeño porque aquí he logrado lo que creo en Orizaba no hubiera conseguido, inicio mis estudios universitarios en la Facultad de Derecho y comienzo a jugar con los representativos de la UV".

¿Por qué el apodo del "Alemán"?

"Antes era de cabello casi rubio, y como mis compañeros no me conocían bien me decían ese del número 5, pero hubo uno llamado Pepe Llamas que me dice tócala 'Alemán', y así se me quedó, además que era un jugador fuerte que dejaba pasar el balón más no al jugador".

DELFINES DE XALAPA

Y surgió el nombre de Delfines de Xalapa, quizá para el profesor lo más significativo de su carrera como entrenador: "Delfines de Xalapa fue un equipo que se armó de la noche a la mañana, con unos empresarios encabezados por Carlos Ferráez, y que se empezó de la nada en los campos hoy de la USBI antes Campos Juárez".

Recordó: "Llegaron alrededor de 400 jóvenes, ansiosos por tener un puesto en ese equipo, trabajamos muchas horas para conformarlo y sólo se quedaron los que mejor jugaban como los hermanos Olmos René y Martín, Rafael "Carecha" Flores, Nando Hernández, Kalú, Brígido Acosta, Goyo Fernández, Daniel Castillo, y otros que por ahora escapan de mi memoria, pero fueron importantes en lo conseguido por el equipo".

Y cómo olvidar aquel fatídico 8-0 que sufrieron ante los Brujos de San Francisco del Rincón durante el partido de ida de la final de la Tercera División: "Mira, un equipo que va a ascender a Segunda no podía viajar un día antes a León, pero así lo hicimos, lo peor es que la policía de allá nos detuvo antes de llegar, por Calpulapan, porque dizque las placas presentaban algunas anomalías, como dos horas perdimos, llegamos a León a las 11 de la noche y no había hotel ¡no había hotel! Por fin a las 23:30 nos hospedamos en uno muy feo, de los llamados de tres estrellas pero en contra, apenas si descansamos de cara al partido que jugamos al día siguiente (15:30 horas) en San Francisco del Rincón, a 45 minutos de León y sin ninguna plática previa así salieron a jugar, pero estaban con la moral baja por eso perdimos 8-0, pero aquí en el de vuelta les ganamos 2-1, aunque en el global fueron superiores".

¿Fue su último partido con Delfines?

"Sí, pero quiero decirte que ni las gracias nos dieron, ni una cena, ni un reconocimiento por haber conseguido el subcampeonato de la Tercera y el ascenso de Segunda, los directivos nunca volvieron a hablarme".

¿Cree que fue un trato injusto?

"Sí, porque no me dieron lo que yo merecía, por lo menos demostrar que sí podía en dos o tres meses, no quiero decir que fue frustrante porque valió la pena estar al frente de un equipo como Delfines, de eso nunca estaré arrepentido".

SU EQUIPO

Julián Martínez sabe que los logros que obtuvo a lo largo de su carrera profesional no sólo fueron de él y está agradecido con quienes caminaron junto a él en el sendero", "yo era el capitán del barco, pero hubo muchos que estaban atrás como Rubén Cuco Hernández, un Chartchai Morales, Servando Maldonado y el "Doqui" Hernández, sin ellos no hubiéramos conseguido algo", aseguró.

UV XALAPA

Otra de sus épocas doradas la vivió con la UV Xalapa en tercera y los Gavilanes de la UV en Segunda División "B": "Mi mejor época con la UV Xalapa fue cuando ocupamos la tercera posición, cuando en el estadio xalapeño había futbol, allí nos enfrentamos en la semifinal a Poza Rica, pero nos eliminó y jugó contra Celaya, finalmente los pozarricenses ascendieron; en ese torneo el equipo impuso un récord de 33 partidos invicto que duró muchos años.

El profe dirigió allí a una camada de buenos futbolistas como Erick Cházaro, Rafael "Pato" Olvera, Víctor "Caballo" Landa, Ituriel Meza, Darío López "Didí", Fernando "Wendy" Rodríguez, Andrés "Pollo" Blancas, Arturo Capellini, así como al "Ballena" Humberto Morales, Mario "Chartchai" Morales y Enrique "Coyote" Guevara.

LO NEGRO

Julián Martínez también dirigió al América-Xalapa, al que tenía bien posicionado en su zona de la Tercera División, pero sin explicación alguna también le dieron las gracias: "En este equipo estábamos haciéndolo bien, pero hubo un directivo que no le gustó cómo jugábamos, le decía que lo importante era que ganábamos, que jugar bonito y ganar era cuestión de tiempo y con sólo una derrota tuve que alejarme del equipo".

DIRECTIVOS

Ya pasando al terreno de la gente de pantalón largo reconoce que en su trayectoria ha conocido a gente capaz y sobre todo que habla de frente y no por la espalda: "Tuve a un gran directivo como el señor Carlos Ferráez que respetó totalmente mi trabajo, nunca se metió ni quería imponer alineaciones, hubo otros en cambio que no me dejaron trabajar como el que te comenté, que ha sido el más malo, y otros quisieron meterse, pero les puse un alto".

CONTRA AMERICA

En 1984 la UV Xalapa jugó un partido amistoso con las Aguilas del América que vinieron al estadio xalapeño con su cuadro de lujo como Héctor Miguel Zelada, Vinicio Bravo, Mario Alberto Trejo, Alfredo Tena, Juan Antonio Luna, Carlos de los Cobos, el argentino Eduardo Bacas y el brasileño "Batata" entre otros y sorpresivamente el "Alemán" se metió a jugar: "Estaba de rector de la UV Ignacio Roel Favela y había pactado el encuentro, pero un día antes jugamos contra Tlaxcala (Segunda División B), sin embargo, aceptamos aunque varios jugadores no pudieron estar presentes por estar lesionados, les dije en el vestidor que si tuviera cosas jugaba y que me prestan el uniforme con tacos y todo, hasta el 'Cacala' Blanco jugó, pero terminaron por golearnos 7-0".

HOMBRE AFORTUNADO

El hombre es afortunado, la vida le ha sonreído, lo mejor, que se ha realizado en todas las facetas de su vida: "me realicé como entrenador, como catedrático, considero que volteo atrás y he caminado por un buen sendero, que he cometido errores, si, y se me dieron muchas oportunidades también, pero los errores se borran con las victorias y los triunfos, y allí están los que he tenido", concluyó.

Así Julián Martínez Vázquez el "Alemán" dejó de ser humano para convertirse en una leyenda, casi, casi, la piedra angular, porque gracias a él Xalapa fue puesto en el mapa nacional del futbol.