Hidalgo
Parque y presa El Cedral en el estado de Hidalgo
Reportaje especial sobre el Parque Nacional El Chico y la presa El Cedral. Foto: Emilio Gandarilla / El Sol de Hidalgo.

POR LOS RINCONES DE MÉXICO
El Sol de Hidalgo
5 de abril de 2009

Por Emilio Gandarilla Avilés

Pachuca, Hidalgo.- El Parque Nacional El Chico se encuentra en la zona minera del estado de Hidalgo. Es una región boscosa cubierta por árboles de pino, oyamel y encino; fue protegida en 1898, por un decreto del presidente Porfirio Díaz, designándolo "Bosque Nacional".

En 1982 fue declarado como Parque Nacional El Chico; tiene una superficie de 2 mil 739 hectáreas. Dentro de la zona de este gran parque se encuentra la población minera llamada El Chico, además de varios lugares donde los visitantes pueden encontrar esparcimiento y diversión.

Para llegar al Parque El Chico, se toma desde la Ciudad de México la supercarretera que conduce a la ciudad de Pachuca, se sigue después por la desviación que sale del Corredor de la Montaña y que llega al pueblo minero El Chico. Sobre ese camino se encuentran varios interesantes sitios para pasar un extraordinario día de campo.

Entre otros, podemos señalar el parque de Llano Grande, con un pequeño lago y otras diversiones. También se encuentran las paredes rocosas para escalar y la escuela de escalamiento en el lugar que se conoce como Las Ventanas; en seguida se halla la desviación que conduce al parque y a la presa El Cedral.

Este último lugar se desarrolla en las riberas de una gran presa que ofrece diversiones acuáticas mediante lanchas de diferentes modelos. El lugar está en una hondonada cubierta de bosques de cedros, con veredas para recorrer las colinas, ya sea a pie o en los caballos de alquiler, que están a la disposición de los visitantes.

Existen varios pequeños restaurantes donde preparan las truchas arco iris que las personas pesquen en las aguas de la presa. Se han instalado juegos mecánicos para los niños y se acondicionaron algunos lugares con mesas y parrillas para preparar y comer los alimentos.

Mientras los niños y los jóvenes se divierten montando los dóciles caballos, remando en las lanchas, o divirtiéndose en los juegos, las personas mayores pueden tomar refrescos y alimentos en los sombreados lugares que se han instalado para ese propósito.

Los automóviles pueden llegar hasta la orilla de la laguna, donde se encuentran las lanchas. Junto a la presa hay sitios cubiertos de pasto, donde las familias pueden cómodamente descansar.

El ambiente es extraordinario y los paisajes que se disfrutan son únicos por la composición del cielos, las nubes y los árboles que se reflejan en la superficie de las aguas de la presa, todo esto en una cromática azul, verde en varios tonos y blanco brillante de las nubes.
Galería