Comondú
¡Ministeriales golpearon a un menor!
El Sudcaliforniano
27 de noviembre de 2012

Ciudad Constitución, Baja California Sur.- Hasta la redacción de este medio se presentó ayer la señora Esmeralda Cepeda Talamantes para denunciar el abuso de autoridad que cometieron el comandante y un agente de la Policía Ministerial del estado, con sede en Puerto San Carlos, B.C.S, en contra de su hijo un joven menor de 16 años.

La madre del menor asegura que su hijo fue privado de su libertad y golpeado la madrugada de ayer por elementos de la Policía Ministerial del Estado, al mando del comandante Esaú Ricalday, quien recibió al menor por parte de patrulleros de la municipal.

El joven fue detenido cuando se dirigía a su casa, por agentes de la municipal quienes lo llevaron a las oficinas de la Policía Ministerial, donde a la pura llegada el comandante le dijo textualmente " hay bonito a ti te andaba buscando y ahorita vas a ver quién soy yo"

Lo esposaron y lo hincaron y le dijeron que le iban a dar una oportunidad para que el solo se involucrara en el robo de una lap top de las oficinas de Capitanía de Puerto y lo hicieron que firmara la declaración.

El menor quien acompaño a su señora madre, señaló que cuando los ministeriales le daban de bofetadas, les dijo que nada tenía que ver en el robo, pero los ministeriales lo seguían cacheteando para que reconociera que él había sido el autor de los hechos.

Fue a las diez de la mañana cuando su señora madre Esmeralda Cepeda Talamantes, se dio cuenta que estaba detenido, y acudió a las oficinas de la agencia del ministerio público, donde no encontró al titular Omar Rubén González Rubio agente del Ministerio Publico, ya que según la secretaria había salido a Ciudad Constitución.

Allí estuvo esperando, hasta que le hablaron a las once de la mañana a su trabajo, y le pidió a un hermano que lo representara ya que no le daban permiso de salir en horario de trabajo. Y fue hasta las dos de la tarde cuando lo dejaron en libertad.

Menciona la madre del menor, que su hijo permaneció casi doce horas detenido, y cuando lo dejaron en libertad ante la falta de elementos, le dijo el comandante que lo iba a dejar ir, pero que cooperara investigando quien había robado el aparato electrónico.