Comarca
Incrementan padecimientos congénitos por padres cada vez más jóvenes y con algún tipo de adicción
Noticias de El Sol de la Laguna
8 de febrero de 2010

Torreón, Coahuila.- Los padecimientos congénitos van en aumento debido a que cada vez los progenitores son más jóvenes, aunado al incremento en el consumo de drogas, alcohol y tabaco, según comentó María de la Luz Martínez Hernández, ginecóloga y presidenta del Club Rotario Centenario, quien comentó que en el 2009, el Club Rotario dentro del programa de apoyo a niños azules, enviaron a dos pequeños a una asociación hermana en Nueva York para que recibieran atención médica.

"Desgraciadamente, con la mala alimentación, con el uso de drogas, incremento en el consumo de alcohol y tabaco en los jóvenes, se ha visto un incremento en males congénitos, como cardiacos y otros males en el organismo", expresó.

Las estadísticas aún no son exactas, pero este aumento en padecimientos congénitos se reflejan a nivel hospitalario, pues se ven cada vez más casos de malformaciones, que no sólo tienen que ver con males del corazón, sino deformidades en lo general, señaló Martínez Hernández.

La mala nutrición es uno de los principales problemas, pues en la actualidad los jóvenes basan su alimentación en comida chatarra.

Este problema, aseguró, de igual forma se incrementa a que desde muy temprano, con la tecnología que hay en la actualidad, se puede detectar un padecimiento congénito, pues hay métodos de diagnóstico más precisos.

Los padecimientos que más se detectan son cardiacos, neurológicos, defectos del cierre del tubo neural, que se refiere al paladar hendido, meliomeningocele, hidrocele y una serie de defectos en el cerebro, columna y a nivel facial.

En cuanto a los niños azules, aseguró que desde hace 15 años el Club Rotario de Torreón realiza una serie de actividades en donde se detectan a niños con problemas congénitos, específicamente de comunicaciones entre las cavidades del corazón, a quienes se evalúan localmente, se hacen estudios y cuando están completos, se envían a Nueva York con un Club Rotario, quienes cubren la manutención y la atención hospitalaria, mientras que los rotarios de Torreón pagan el viaje.

Dentro del proyecto del Club Rotario, en el 2009 fueron dos casos los que enviaron a Estados Unidos, a quienes se les dio la atención necesaria para su padecimiento cardiaco.