Bajío
La historia del rebozo piedadense
Recordaron los orígenes de una típica prenda de vestir en las mujeres mexicanas. Fotos: Ernesto López Servín/El Sol de Zamora.
El Sol de Morelia
22 de junio de 2012

Ernesto López Servín/Corresponsal

La Piedad, Michoacán.- Los antecedentes de esta prenda se remontan a la época prehispánica, a las tilmas que usaban los indígenas para abrigarse y como auxiliares para transportar cosas", comenta Silvia Mancilla, directora de la galería Arte Mexicano para el Mundo.

En 1492, cuando los españoles salieron a la conquista de la tierra americana quedaron fascinados al ver que las indígenas del Nuevo Mundo portaban tiras de tela en su cuerpo, averiguaron que dicha prenda era un rebozo, que se elaboraba en talleres artesanales, donde las mujeres laboraban en el telar de cintura y los hombres en los telares de pedal, tal como se hace actualmente.

En 1584, en Michoacán los naturales crearon un nuevo tipo de rebozo de color azul marino con rayas color azul y rayitas blancas al que se llamó rebozo michoacano o rebozo tarasco.

De acuerdo con información proporcionada por parte de los directivos de la Cooperativa Textil Artesanal, la ciudad de León Guanajuato era, en 1930 altamente rebocera. El señor Mariano Romero, quien tenía aquí en La Piedad un taller de rebozos de algodón, trajo de la ciudad guanajuatense la seda artificial (artiseda, cuyo nombre derivó en artisela).

Dicho material se conseguía en madeja y aquí se devanaba en redinas rudimentarias de madera y se urdía en colores teñidos, esta actividad se ejecutó célebremente en el año de 1935.

Hasta 1940 el rebozo fue bordado con hilos y lentejuelas en varias partes del País, en España al rebozo se le conoce con el nombre de bandolera.

Los líderes reboceros cambiaron el rebozo de algodón por el de artisela, fueron consiguiendo maquinarias como devanadoras, torcedoras y dobladoras, así nació en La Piedad la producción del rebozo de artisela.

La Sociedad Cooperativa Textil Artesanal de La Piedad de Cavadas, del estado de Michoacán, fundada en 1963, integrada por 30 socios trabajadores, utiliza telares y bastidores de madera para producir El Rebozo y La Chalina orgullosamente hechos en México.Actualmente es una de las principales mercancías piedadenses que se elaboran en este lugar, y que viste a muchos estados del país y del extranjero, continúa siendo una de las principales artesanías del municipio, que tiene futuro para ser exportadas a los países industrializados, y que puede generar grandes ganancias par el distrito, es necesario implementar programas mercadotécnicos para fortalecer este producto.