México
Ubican armas dadas a criminales en operativo "Rápido y Furioso"
Organización Editorial Mexicana
12 de junio de 2011


El Heraldo de Chihuahua

Chihuahua, Chih., (OEM/INFORMEX).- Cinco de los 24 fusiles AK-47 (cuerno de chivo) decomisados en un arsenal en Ciudad Juárez el 30 de abril pasado, fueron entregados a manos criminales a través del operativo "Rápido y Furioso", reveló el periódico estadounidense The Wall Street Journal (WSJ).

Lo anterior luego de que el centro de rastreo del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, en inglés) identificó los cinco rifles de fabricación rumana, los cuales fueron cotejados con los números de serie de armas contrabandeadas en el polémico operativo.

Se trata de parte del armamento asegurado por la Policía Federal en un sótano disfrazado como gimnasio en el fraccionamiento Universidad de esa ciudad fronteriza, en el cual había armas de diversos calibres con potencia para derribar aviones y destruir unidades blindadas, además de casi 27 mil cartuchos útiles.

De acuerdo a la edición del pasado jueves 9 de junio del WSJ, fueron obtenidos documentos oficiales en los que se precisa que cinco rifles AK-47 hallados el pasado 30 de abril en Ciudad Juárez tienen números de serie de armas relacionadas con este operativo.

Según el reporte del WSJ, el centro de rastreo de la ATF habría identificado que los cinco fusiles AK-47 fueron comprados entre 2009 y 2010 por sospechosos de tráfico de armas que eran vigilados por la agencia.

El arsenal al que hace referencia el periódico es el mismo del que dio cuenta la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal de México el 30 de abril, confiscado luego de una denuncia anónima.

En el lugar del hallazgo también había sujetos armados y varias personas secuestradas, según informó entonces la dependencia encabezada por Genaro García Luna.

Además, en una habitación oculta a la que sólo se podía acceder mediante un dispositivo electrónico, se encontraron 24 fusiles AK-47 calibre 7.62x39, dos fusiles Barret calibre 50, un fusil calibre 308 para francotirador y un lanzagranadas calibre 40 milímetros, 39 granadas de fragmentación, una ametralladora antiaérea calibre 30 para derribar aviones, con 7 cobres de abastecimiento, además de casi 27 mil cartuchos útiles de distintos calibres.

También fueron hallados uniformes tipo militar, chalecos antibalas, máscaras antigás y una camioneta Chevrolet, Trail Blazer, modelo 2003, con placas de circulación 13W3B060 de Texas, EU.

Según lo publicado por el periódico estadounidense, cinco de los 24 fusiles AK-47 formaban parte de las armas que fueron traficadas intencionalmente a México para dar con los traficantes.

No detalla si el resto del arsenal encontrado está vinculado al operativo Rápido y Furioso.

De acuerdo con la información de The Wall Street Journal, un vocero del Departamento de Justicia realiza una investigación interna en torno del operativo que fue ordenado por el procurador Eric Holder al inspector general de la dependencia, pero ésta aún no ha concluido.

Los documentos en poder de la Cadena CBS revelan que en el operativo Rápido y Furioso están involucrados agentes de la ATF, que operó la entrada deliberada del armamento a México; oficiales del Departamento de Seguridad Interna, de la Oficina de los Marshalls y la Agencia Antidrogas (DEA).

También un agente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) formaba parte del equipo de Rápido y Furioso; todos fueron asesorados por un asistente del fiscal general del Departamento de Justicia, según la cadena CBS.

El pasado 01 de mayo El Heraldo de Chihuahua publicó el aseguramiento de dicho armamento, destacando la localización de armas con calibres con potencia para derribar aviones y destruir unidades blindadas, además de 24 "cuernos de chivo", algunos todavía sin usarse.