Agropecuario
Un 94 por ciento de ríos y lagos están contaminados en México
El Sol de Zacatecas
27 de enero de 2010

Diana Ponce

Zacatecas, Zacatecas.- Al menos el 94 por ciento de ríos y lagos están contaminados, advirtió el Partido Verde tras señalar que el panorama de la gestión del agua en México es crítico, debido a que existe una grave escasez del líquido que amenaza el desarrollo de las grandes urbes.

México pierde el 38 por ciento del suministro de agua en fugas y 26 por ciento en clandestinaje.

Existe una disponibilidad del agua por habitante al año de cuatro mil 900 metros cúbicos, cuando en 1950 se tenía una reserva de 18 mil 35 metros cúbicos por habitante al año.

La Secretaria de Medio Ambiente del Partido Verde, Mariana Boy Tamborrell, señaló que al menos el 94 por ciento de ríos y lagos están contaminados y existe una sobreexplotación de por lo menos 101 acuíferos de los 653 que existen en el país.

Explicó que actualmente el 70 por ciento del agua que se suministra a las ciudades, proviene de acuíferos y con la que se abastece a 75 millones de personas que habitan en las ciudades y comunidades rurales. Sin embargo, advirtió que debido a la sobreexplotación, la reserva de agua subterránea se está minando a un ritmo de cerca de 8 kilómetros cuadrados por año. Subrayó que de continuar con la tendencia actual, para 2015, carecerán de agua cerca de 8.4 millones de mexicanos.

"Cada vez existe menos líquido para el consumo humano y una baja eficiencia a nivel nacional, ya que del 100 por ciento del agua, sólo el 38.5 por ciento se cobra, lo que da como resultado una deficiente infraestructura que se refleja en el porcentaje tan elevado de fugas y en la inexistencia o mal estado de plantas de tratamiento.

"Esto hace, por tanto, que el reuso del agua sea mínimo, agravando la contaminación y la falta de agua".

De acuerdo con la Dirección General de Estadística e Información Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, los acuíferos sobreexplotados se concentran en las regiones de Baja California, el Noroeste del País, las Cuencas Centrales, Bravo y Lerma-Santiago-Pacífico, que son las que proveen en su mayoría del agua a la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Por ello, el Partido Verde busca en materia legislativa que el agua residual se destine a las industrias, y el agua potable se reserve a regiones donde hace falta.

Boy Tamborrell explicó que los ecologistas en el Congreso de la Unión trabajan para establecer el derecho del agua como una garantía constitucional, así como generar la creación de la Nueva Ley de Conservación de Cuencas, que beneficiará el recurso del vital líquido.

Subrayó la necesidad de adicionar la Ley de Aguas Nacionales al Código Penal Federal de Procedimientos Penales, para que existan sanciones severas a quienes desperdicien el agua y hagan mal uso de ella.

Agregó finalmente la líder ecologista que la sobreexplotación de los acuíferos ha generado diversos efectos perjudiciales, entre los cuales se encuentra el grave impacto ecológico irreversible, que se traduce en el agotamiento de manantiales, la desaparición de lagos y humedales, reducción de los caudales base de los ríos, la eliminación de la vegetación nativa y la pérdida de los ecosistemas.

"Debemos buscar la preservación de este vital líquido para garantizar que las futuras generaciones en México tengan la misma calidad del agua que nosotros".