Opinión
Martín Enrique Álvarez Calderón
Participación ciudadana en el diseño de políticas públicas

El Sol de Zacatecas
15 de febrero de 2009

El gobierno debe ser la institución que se convierta en el núcleo central de la comunidad política y reunir condiciones mínimas que permitan ordenar la vida económica, política, social y cultural; distribuir los bienes y recursos materiales destinados a la prestación de servicios públicos y a la generación de riqueza y responsabilizarse de aquellos aspectos colectivos que no pueden estar en manos exclusivas de un grupo particular o privado, éstas y otras acciones deben cumplirse en un marco de legitimidad y efectividad para que su existencia no sea precaria.

La fortaleza de un gobierno bien puede consistir en la existencia de un grado de consenso tal que asegure la gobernabilidad sin que sea necesario recurrir a la coacción. Su efectividad debe garantizar el desarrollo del bienestar y evitar la sobrecarga que representa la acumulación de demandas.

Las instituciones se encuentran sobrecargadas por demandas a las que, o bien, no se les puede dar satisfacción por falta de recursos, o bien, hay que dar respuesta pagando un precio demasiado costoso. Por tanto, la gobernabilidad está relacionada con la construcción y definición del desarrollo y la libertad.

La eficacia y eficiencia del gobierno están determinadas por las expectativas de la sociedad y afectan la legitimidad del poder político si no se cumplen esas aspiraciones, por lo que la evaluación programática cumple una función primordial del ejercicio gubernamental.

Los gobiernos democráticos requieren de una mínima capacidad para resolver los problemas sociales más acuciantes si quieren mantener su legitimidad. Los dirigentes políticos saben que la legitimidad depende también de la efectividad y la gestión pública, siendo ésta un género de gobernabilidad en el que la sociedad se ordena en un conjunto de asociaciones que representan intereses similares.

Si partimos del hecho de que un buen gobierno depende de su equilibrio con la sociedad civil, se debe privilegiar su participación en el diseño de las políticas públicas para garantizar fortaleza institucional. En este sentido, los partidos políticos, las organizaciones no gubernamentales, los sectores productivos y los grupos minoritarios son agregados colectivos que con su inclusión en la administración pública facilitan y consolidan las tareas gubernamentales.

Los temas relacionados con la participación ciudadana, la planeación democrática, las relaciones intergubernamentales y las asociaciones de municipios, cobran especial relevancia para continuar representando adecuadamente los intereses de los ciudadanos.

Para fortalecer a los gobiernos locales, es condición mínima atender las demandas ciudadanas que pudieran resumirse en los siguientes objetivos:

Convertir a la administración municipal en el mejor intérprete del interés público, a fin de que a través de sus diferentes instancias, las demandas ciudadanas sean identificadas y atendidas.

Fortalecer la coordinación intergubernamental para hacer más afectiva la captación de las demandas de la población, disponiendo mecanismos adecuados para dar respuesta a sus peticiones.

Supervisar los mecanismos de atención ciudadana, vigilando en todo momento el respeto al derecho de petición.

Evaluar los programas gubernamentales de atención ciudadana para su cabal cumplimiento.

Diseñar programas de participación ciudadana a fin de instrumentar los mecanismos y procedimientos necesarios para fortalecer los gobiernos locales.

Fortalecer la consulta ciudadana, en un ámbito de pluralidad política. Construir una sociedad más abierta y democrática, a través de la cultura cívica.

Promover procedimientos democráticos alternativos, especialmente cuando éstos pueden ayudar a acercar la adopción de decisiones políticas a las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos.

Facilitar la generación de condiciones favorables para la participación social en la formación, ejecución y control de la gestión pública.

Construir administraciones municipales transparentes, abiertas a la participación comunitaria, con liderazgos sólidos y con carreras administrativas estables fundadas en el mérito.

Discutir prioridades para garantizar un uso socialmente racional de los recursos y generar pactos sociales para aumentar los recursos en áreas críticas.

* Director del Centro Estatal de Desarrollo Municipal de la Seplader.
Columnas anteriores
Columnas

Cartones