Tulancingo
Por millonario adeudo, la CLyF cortó luz en 8 pozos
Blas Vargas, ex director del organismo de agua potable en Tulancingo, hizo serios señalamientos contra autoridades municipales y las responsabiliza de la falta de agua. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
29 de octubre de 2008

Tulancingo, Hidalgo.- Miles de familias no cuentan con servicio de agua potable en Tulancingo, debido a que ocho pozos no tienen energía eléctrica, a causa de millonario adeudo de la Comisión de Agua con la Comisión de Luz y Fuerza.

Desde el domingo anterior fue cortado el suministro de energía a los mencionados pozos que abastecen 35 colonias, lo cual significa que 40 por ciento de tulancinguenses carecen de agua.

Vecinos de esta ciudad refieren que aquellos que están al corriente en sus pagos no tienen la culpa y exigen que cuanto antes les sea reinstalado el servicio.

El líquido, exteriorizaron quejosos, es vital para satisfacer necesidades básicas. La Comisión de Agua y Alcantarillado del Municipio de Tulancingo (CAAMT) no se da abasto para repartir en pipas.

Algunas de las colonias que no tienen agua son: La Morena, La Escondida, Insurgentes, Napateco, San Luis, La Guadalupe, El Paraíso norte y sur, San Juan El Banco, San Rafael y La Estrella, así como la calzada Cinco de Mayo y el centro de la ciudad.

Los pozos que están sin funcionar son: Penitenciaría Uno y Dos, 18 de Marzo, La Rayuela, Preparatoria Dos, La Escondida, Pifsal y El Paraíso.

Heberto Segura, vocero de la CAAMT, expuso que, a principios de la administración, el organismo operador hizo un convenio con la CLyF a fin de congelar por el momento, hasta ver cómo se cubriría la deuda histórica de varias administraciones, que suma alrededor de 20 millones de pesos.

Mediante el convenio quedaron que la CAAMT pagaría, y afirmó que lo han hecho aportando 500 mil pesos mensuales del gasto corriente de los pozos.

Sin embargo, el domingo anterior, exteriorizó, tras dos apagones, dejaron de funcionar definitivamente los ocho pozos, sin notificar a la Comisión de Agua.

Debido a la negociación, cuentan con un amparo, mediante el cual acordaron mensualidades sin afectar el servicio.

Ayer mismo, el director de la dependencia, Arturo Ortiz, acudió a la Ciudad de México a fin de saber por qué los de la CLyF rompieron el trato.

Por el momento, abastecen algunas colonias, pues el informante reconoció que con cinco pipas es imposible cubrir todas.

Asimismo, mencionó que entiende a la población, pues el agua es necesaria, pero es una situación que no se arregla con vara mágica, lleva un proceso para lograr la negociación.

DIRECTOR DE LA CAAMT MIENTE, AFIRMA BLAS VARGAS ROSALES

Blas Vargas Rosales, ex director de la desaparecida CAPAT, ahora CAAMT, destacó que cuando renunció al organismo operador la deuda histórica era de once millones 509 mil 667 pesos.

Esa suma se acumuló desde varias administraciones, añadió.

Refirió que en una reunión en la cual participó personal de la Secretaría de Desarrollo Social de Gobierno del Estado y la CLyF, Arturo Ortiz estuvo en representación de la comisión estatal, lo que comprobó con documentos.

Dijo no saber por qué el titular de la CAAMT menciona que la administración pasada no efectuó pagos.

"Ortiz quiere politizar la situación, y mientras hable de la administración pasada en la que estuve al frente, mostraré documentos para comprobar que miente", citó Vargas.

Aseveró que no se presta para fines políticos de ninguna índole.

El actual director del Agua Potable mintió al argumentar, el lunes, que los apagones del día anterior habían afectado los pozos, añadió.

Luego, cuando se dio cuenta que se debía al corte eléctrico, agregó, cambió su argumento.

Según supo, Arturo Ortiz refiere que no hubo pagos a la CLyF desde el 2004, lo que, expuso, es falso.

Mostró papeles en los que precisa los pagos que hizo por tal concepto del 2001 al 2005.

Los pagos eran por pozo, de acuerdo con lo que cada uno de los 18 consumía.

Expedía un cheque por cada caso.

Quizá, dijo, dejó algún adeudo, "piquito" para que lo pagara la actual administración, pero es una continuidad que así debe ser.

Respecto a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a la cual se le debe pagar por extracción y descargas de aguas residuales, precisa que la actual administración nada ha pagado.

Por tal motivo, tienen una deuda de alrededor de 19 millones de pesos, aparte de la de energía eléctrica.

Durante los tres años que estuvo al frente, pagó por los conceptos referidos. La prueba, destacó, es que regresaron cheques del Programa de Devolución de Derecho (Proder) a fin de realizar obras etiquetadas con base en el programa de trabajo que presentaban a inicio de año.

Otra cuestión que puntualizó es que en la administración donde estuvo dejaron en marcha el proceso para construcción de plantas de tratamiento, pero la actual no dio continuidad y se perdió el presupuesto para esos trabajos.

En torno al problema de abasto de agua, el entrevistado preguntó: "Si dice que no debe nada, ¿entonces por qué se amparó?"

Comentó que el acuerdo con la CLyF, en cuanto a congelar la deuda histórica, es válido siempre que el organismo operador esté al corriente en el pago de las mensualidades, lo que, obvio, no sucedió y por ello quitaron la energía en los pozos.

Destacó también que el Organo de Fiscalización le hizo una auditoría a la CAAMT el año pasado, y como resultado fueron 19 hojas de observaciones.

Al menos hasta el 8 de mayo pasado el citado Organo seguía haciéndolas.

Una de éstas refiere: se realizan pagos indebidos por combustible y/o mantenimiento a vehículos particulares.

Otra: Falta de documentación comprobatoria de las erogaciones por concepto de dos millones 770 mil 26 pesos con 82 centavos.

"El presidente Ricardo Bravo dice que la CAAMT salió bien de la auditoría, y por qué no lo demuestra con un documento", cuestionó Blas Vargas.

Mencionó que tanto el alcalde como el director de la CAAMT refieren que está resentido porque el primero lo quitó del cargo.

A lo que expuso: "Renuncié el 19 de enero de 2006, nadie me corrió".

"No me prestó para esos juegos, quieren politizar el caso.

"El presidente Ricardo Bravo está jugando con la ciudadanía. Prefiere estar recibiendo premios que resolver el problema del agua".

Finalmente, Vargas Rosales afirmó que cuenta con documentos que avalan su administración en la CAPAT. (C.G.R.)