Tulancingo
Variedad de serpientes
"Las Chirrioneras" o víboras de agua son pequeñas e inofensivas. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
19 de septiembre de 2008

Por Lauro Perea

Tulancingo, Hidalgo.- Un atractivo más en esta región para las personas que gustan de disfrutar de la naturaleza es la gran variedad de serpientes que existen, algunas de agua, la mayoría de tierra, unas raras y otras más comunes.

Por mencionar algunas especies están la mahuaquite, la apachicoatl o voladora, la mazacoatl o venadillo, la ayacachtli o cascabel, la metlapil, la miahuaquitlapil, la chirrionera, la coralillo y la nauyaca o cuatro narices.

Cabe mencionar que hace un par de años una vistosa víbora de coralillo (rojo, amarillo y negro) entró a una casa en la población de Tenango de Doria, municipio ubicado en la zona otomí tepehua y causó gran alboroto.

O que cerca de esta ciudad de Tulancingo un poblado llevaba en sus raíces etimológicas, originarias del dialecto Náhuatl, el nombre de "Cerro de Serpientes", Coa significa "serpiente", y tepetl, "Cerro" y se nombraba "Coatepec".

Sin embargo, al iniciarse los trámites para ser erigido como municipio, el nombre quedó en Cuautepec: Cuauh, Cuautl: "árbol". Tepetl "Cerro", c "en"; y quiere decir "En el cerro de los árboles o arbolado".

También en las localidades de Agua Blanca y Acaxochitlán la variedad de estos reptiles es numerosa, basta citar que en el sitio primeramente mencionado habita la víbora de cascabel.

Mientras que en Acaxochitlán y poblados cercanos, hay un gran número de serpientes de agua (chirrioneras), son pequeñas y llaman la atención de los visitantes, pues son menos peligrosas que las coralillo o cascabel.

Algunas son la diversión de los pequeños que se dedican a atraparlas y meterlas a un frasco, actividad que gracias a los grupos ecologistas ha disminuido en pro de la preservación de este tipo de fauna.

Pero aunque peligrosas son de gran atractivo para las personas, que claro por su seguridad prefiere verlas desde la barrera (en un herpetario o en las ferias) que tener contacto directo con ellas en su hábitat natural.