Tulancingo
Juan Záizar, autor de afamadas canciones
El cantautor Juan Záizar dejó un gran legado musical, con temas como Cruz de Olvido, Cielo Rojo y La Basurita, entre otros. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
7 de febrero de 2014

Por Juan Manuel Aguirre

Tulancingo, Hidalgo.- Hace 23 años falleció Juan Záizar, autor de Cruz de Olvido.

La canción, indudablemente, es una de los más emblemáticos de la música tradicional mexicana.

El compositor y cantante, nacido en Tamazula Jalisco el 9 de noviembre de 1933, dejó otros temas muy famosos como Cielo Rojo, la Basurita, el Cofrecito, Un Mar de Penas y Qué Padre es la Vida, entre otros.

Sus canciones fueron interpretadas por su hermano David y otros cantantes reconocidos como Lola Beltrán, María de Lourdes, Antonio Aguilar, Luis Aguilar, Vicente Fernández, Luis Miguel, Pablo Montero, Beatriz Adriana, Angélica María y los Tariácuri, por citar algunos.

Por influencia de su hermano Antonio, sacerdote, estudió en el Seminario Guadalupano y formó parte del coro de la iglesia, junto con su otro hermano David.

Juan y este último fueron escuchados por un productor de radio, quien los invitó a la ciudad de México, donde integraron el Trío Tamazula y se presentaron en la estación XERH.

Luego se integraron el cuarteto los Cantores del Bosque, pero Juan y David se separaron para formar el dueto de los Hermanos Záizar.

Juan inició paralelamente su carrera como actor en el teatro de revista, con Roberto Soto, por recomendación de Jorge Negrete.

Con David participó en películas como Sangre en la Barranca, los Cuatro Juanes, Ahí vienen los Argumedo y las Coronelas, la Escondida, esta última protagonizada por Pedro Armendáriz y María Félix.

A finales de 1979, los Hermanos Záizar produjeron su propio filme: Cruz de Olvido, con un elenco integrado por Gloria Marín, Ana Luisa Pelufo y Rosa Gloria Chagoyán.

Juan Záizar participó en el Primer Festival de la Canción Ranchera, organizado por Raúl Velasco en 1979, con el tema Gavilán Gavilancillo, con el que obtuvo el tercer lugar.

Mientras que en ese mismo certamen, David Záizar obtuvo un decoroso cuarto puesto con la canción Las Quejas de un Cancionero, también inspiración de su hermano.

Al siguiente año en el segundo festival, Juan concursó con el tema de su autoría: Caballito Media Luna y David con la canción Tres Amigos, llegando ambos a la gran final.

En 1981, tras las eliminatorias de dicho concurso, Juan Záizar, una vez más llegó a la final con su canción el Pensamiento.

También compuso el tema El Cofrecito, que interpretó Beatriz Adriana. Este tema obtuvo el primer lugar y durante muchos meses estuvo de moda en las estaciones de radio.

La mañana del 2 de enero de 1982 se dio a conocer la noticia de que David Záizar falleció, lo cual significó un duro golpe para Juan, quien compuso un tema dedicado a su hermano y como homenaje a él, interpretaba en sus presentaciones temas como Un Mar de Penas e Indita Mía.

Ese mismo año concursó en el Cuarto Festival de la Canción Ranchera con el tema El Huerfanito.

En 1985, en otro concurso de esta índole, compuso una peculiar canción que rompió con el esquema de sus anteriores autorías, ya que esta vez le cantó a las Chivas Rayadas de Guadalajara, al ritmo de un son jalisciense.

El cantautor comenzó a incluir en sus presentaciones a sus hijos Juan y Laura, quienes le hacían coros en canciones como La Basurita, Gavilán Gavilancillo y La Malora, que fue uno de sus últimos temas que compuso.

Como solista grabó acompañado por banda el Recodo de don Cruz Lizárraga y tuvo muy buenas ventas.

Ya sea como solista o con su hermano tuvo exitosas presentaciones en programas como Noches Tapatías y Siempre en Domingo.

De hecho tenía una gran amistad con Raúl Velasco, a quien, se dice, le compuso la canción Cruz de Olvido a inicios de 1970.

El seis de febrero de 1991, Jacobo Zabludowski fue el primero en dar la noticia del fallecimiento de Juan Záizar, por problemas de salud.

En su natal Tamazula, a iniciativa de las autoridades locales, fue colocada una placa en la casa donde nació, donde antes fue la calle Reforma, luego Benito Juárez, ahora lleva el nombre de Juan Záizar.