Policiaca
Chofer de Transportes terrestres ultrajó a jovencita; encarcelado
Algunas de las colectivas de la línea Transportes Terrestres que dan servicio de Tulancingo a Acaxochitlán, circulan con vidrios polarizados. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
11 de julio de 2013

Por Concepción Ocádiz

Tulancingo, Hidalgo.- Una mamá pide se ejerza todo el peso de la ley para quien ultrajó a su hija.

Si bien ya está detenido el operador de una colectiva número 8 de la ruta "Transportes Terrestres", donde se dio el hecho; la familia exige que éste sea sentenciado conforme a derecho.

Pide omitir su nombre, esta comerciante, vecina de Acaxochitlán y quien vende su mercancía desde hace 30 años, en Tulancingo.

Narró que el pasado 20 de junio, su hija de 16 años, estudiante de secundaria en aquel municipio, se dirigía al salir de su escuela para Tulancingo.

"Me alcanzaría acá, como casi siempre, pero se tardó mucho".

Dice que calculó el tiempo para que su hija llegara a esta ciudad.

De repente, al querer comunicarse con ella, la chica ya no respondió, su celular estaba apagado.

"Yo comencé a angustiarme, porque mi hija es muy precavida siempre, hasta anda con el cargador y no hay momento en que deje de contestarme".

Sólo habló con ella cuando venía en el crucero de Guadalupe, la hija le advertía que ya iba casi a mitad de camino, eran como las 2:00 de la tarde.

"Luego, le hice otra llamada como a los 30 minutos, después venía por San Pedro".

"Era un jueves, el día estaba lluvioso, todavía recuerdo que me dijo: Mamá tengo que ir, sí hija, le contesté, pues tengo muchos pedidos que entregar".

Pero el tiempo transcurría, "pensé tal vez, hay mucho tráfico o se le acabó la pila, ya no debe tardar en llegar".

La mamá ignoraba a qué se debía el silencio. Su hija, en ese momento estaba siendo ultrajada al interior de una colectiva, ya en Tulancingo.

"Llegó después de lo que normalmente; corriendo, gritándome en el Mercado donde vendo mis productos: "Mamá, tenemos qué agarrarlo porque se va".

"Yo no entendía qué sucedía, hasta que me comentó qué le había pasado".

Sintió desvanecerse, las piernas le temblaban y un mareo y un dolor en el pecho la estaban consumiendo.

De repente reaccionó y aún sintiéndose mal, se fue con su hija a buscar al agresor.

Era el operador de la colectiva que ya había bajado pasaje, cuando, narra, de repente se metió a una colonia por la Central de Autobuses.

Menciona que su hija le platicó que de repente se desvió de su curso la unidad y ella no entendía por qué.

Fue sometida ante la fuerza del sujeto, quien le cubrió la nariz y boca, como asfixiándola, precisa, al tiempo que cometía su fechoría.

"Afortunadamente, detuvieron a Rafael Memetla González, quien aprovechó lo oscuro de las ventanas para que a plena luz del día violara a mi hija".

"Cuando pedimos que nos auxiliara la policía de Tulancingo, cerca del Tulantianguis donde ellos hacen su base, nos ayudaron y lograron detenerlo".

"Exijo al Instituto Estatal del Transporte que las colectivas no traigan vidrios polarizados, porque cómo puede ser que a plena luz del día se haya dado una violación y en una ciudad".

"Afortunadamente se detuvo, pero cuánta gente no habrá que no haya denunciado el hecho".

"Iniciamos la averiguación previa 18/CAVIT/40/13 y finalmente ese sujeto, está tras las rejas".

Exige justicia, que la Ley no lo libere.

Su temor es que Rafael Memetla recupere su libertad y entonces tomen represalias contra la jovencita, sus hermanas, su esposo y ella.

"Cuántas jovencitas no habrán sido víctimas de este sujeto o de tipos como él".

"Si algo me llega a pasar lo responsabilizo a él o a su familia, ellos no saben lo que estamos sufriendo, sobre todo mi hija, quien poco a poco ha comenzado a superar su depresión".

Varios días se la ha pasado llorando, mi hija ya no ha vuelto a ser la misma, pido el apoyo de una psicóloga para ella.

"Me duele lo que le hizo ese sujeto a mi niña, le robó su inocencia y eso no puede quedar así, todo el peso de la justicia", finalizó.