Tulancingo
Camelia la Texana, predica cristianismo
Agustina Ramírez, mejor conocida como Camelia la Texana. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
7 de febrero de 2013

Por Juan Manuel Aguirre

Tulancingo, Hidalgo.- Uno de los corridos más tradicionales del folklore mexicano es Contrabando y Traición, que en su contenido habla de una mujer, quien, a la fecha, es muy famosa: Camelia La Texana.

Esta canción, interpretada por los Tigres del Norte, dio vida a la película del mismo nombre, protagonizada por Chelo en el papel principal y Mario Almada, representando a Emilio Varela, filme realizado en 1980.

La trama tiene que ver con la historia de una mujer inmersa en el narcotráfico, que por amor acompaña a su amante a transportar marihuana a California.

Hubo también otras cintas con el mismo corte, y coinciden que una vez que la mercancía es entregada, Emilio Varela le dice a Camelia que se tienen que separar, porque él ya tiene otro amor.

Ella, con el corazón roto, lo mata y tal como dice la canción: Sonaron siete balazos, Camelia a Emilio mataba, la policía sólo halló una pistola tirada; del dinero y de Camelia, nunca más se supo nada.

Los siguientes corridos narran la historia de cómo la banda de Emilio Varela persigue a Camelia por el dinero de la droga, a quien encuentran y dan muerte.

Ariel González es el compositor de Contrabando y Traición, mientras que las canciones subsecuentes fueron hechas a petición de los Tigres del Norte, por otros arreglistas.

Este famoso tema, que a la fecha prevalece vigente, de acuerdo a muchos expertos en la materia, Camelia La Texana, no existió.

Jorge Hernández, líder de este famoso grupo norteño, afirma lo contrario.

La canción creada en honor de esta controvertida mujer, fue escrita en 1971, grabada en 1972 y puesta a la venta un año después.

De acuerdo a investigaciones, quien fuera llamada Camelia La Texana, en realidad es Agustina Ramírez y actualmente es predicadora en templos cristianos en ciudades de la Unión Americana.

En sus mensajes, cuenta que su historia no fue tan romántica como refiere el corrido.

Ella aduce que un sujeto la violó cuando tenía seis años, y desde entonces pensaba que los hombres valían un comino.

Contraria a la historia de esta trama musical, que dice: Ella era de San Antonio, una hembra de corazón..., era originaria del estado de Tamaulipas.

En sus testimonios que también son difundidos en programas radiofónicos cristianos, da cuenta que fue bautizada con el apodo de Camelia, por tener un nombre que la distinguiera entre los narcos, y lo de Texana, porque usaba siempre un sombrero texano.

También asegura que, en los tiempos que estuvo en la mafia, llegó a tener a 27 hombres a su mando, los cuales le obedecían y temían a la vez.

Paradójicamente, doña Agustina señala en forma contundente que nunca conoció al tal Emilio Varela.

En algunas entrevistas puntualiza que actualmente se dedica a predicar la fe cristiana y ayuda a los jóvenes para que se alejen de las drogas.

"Ciertamente mi vida pasada fue desastrosa, hace muchos años que yo le sirvo a Jesucristo de tiempo completo, mi vida está entregada a Dios."

Sin embargo, han surgido varias mujeres que se han adjudicado tanto el mote de Camelia La Texana como el testimonio mismo de Agustina Ramírez.

De igual manera, algunas fechas a las que refiere no coinciden con los años en que la canción fue escrita.

Lo único que si se sabe, es que, por su avanzada edad, ya dejó atrás las llantas de los carros, repletas de hierba mala.