México
La mayor tarea en educación es en nivel preescolar: UNAM
La obligatoriedad de la educación preescolar fue una decisión tomada sin haber diagnosticado las condiciones en que se ofrecían los servicios educativos. Foto: Archivo / El Sol de México
Organización Editorial Mexicana
30 de diciembre de 2012


Nidia Marín / El Sol de México

Primera de dos partes

Ciudad de México.- Hay incertidumbre. ¿La Reforma Educativa logrará revertir "la mirada centralista del Poder Ejecutivo Federal y de la SEP", así como "la poca sensibilidad con las circunstancias nacionales y los rasgos de diversidad geopolítica, socioeconómica, cultural e ideológica que caracterizan al país y a los componentes del sistema educativo?, señalados por la UNAM.

¿Será posible en el siglo XXI ver los datos educativos a la luz de un rasgo estructural: el de la desigualdad?

En el extenso "Plan de diez años para desarrollar el Sistema Educativo Nacional", de la UNAM presentado por el rector José Narro Robles, Jaime Martuscelli Quintana y Eduardo Barzana García se define dicha desigualdad: sea entre modalidades y tipos educativos, grupos sociales o bien regiones del país, que potencia la exclusión y el rezago educativos, que obstaculiza el ejercicio ciudadano de la libertad y la democracia.

Y tal como señala el Centro de Estudios de la Opinión Pública de la Cámara de Diputados (Cesop) en su edición de "En Contexto", número 30, en un análisis sobre el tema, "el diagnóstico realizado por la academia e instituciones relevantes refiere un panorama desalentador en todos los niveles y tipos de educación".

Además... "Comparando los resultados agregados de los estudiantes mexicanos con los resultados a escala internacional en pruebas estandarizadas, el país se encuentra en los últimos lugares entre las economías medias. Los resultados son aún peores al analizarlos por región y entre escuelas públicas y privadas: se reportan grandes desigualdades y poco interés en el proceso educativo por parte de los estudiantes".

Y sin ir más lejos, los especialistas de la UNAM explican que a nuestro país le reconocen, tres grandes grupos de problemáticas que se vinculan entre sí: conservar y ampliar la matrícula escolar, asegurar las mismas posibilidades de aprendizaje, y atender prioritariamente el ingreso, formación y acompañamiento de los docentes.

Consideran que es el piso mínimo que debe mantenerse como responsabilidad del Estado; "corresponde al promedio de escolaridad de la población, 8.6, según Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), 2012, el cual tiene diferentes variaciones según la entidad federativa, más de 10 años para el Distrito Federal, pero 6.7 años para Chiapas".



w Los pipiolos: los más desprotegidos

La mayor tarea pendiente, agregan, es en preescolar. "En el ciclo escolar 2011-2012 apenas alcanza 82.2 por ciento de la cohorte de edad, de tres a cinco años. Aunque la ley estableció su universalización escalonada desde el ciclo escolar 2008-2009, es el nivel con mayor rezago en atención a niños de tres años, donde la cobertura solamente alcanza 46.5 por ciento", puntualizan.

Para estos educadores la cobertura de preescolar presenta además un sesgo a favor de la población infantil urbana perteneciente a sectores económicamente superiores que cuentan con opciones públicas y privadas porque viven en zonas urbanas. "Mientras que en comunidades rurales, de pocos habitantes y alejadas de los centros de desarrollo, no existen alternativas, lo cual deja en deuda la responsabilidad social de justicia para estos niños y niñas", recalcan.

El asunto es hacer las cosas al aventón, porque... "La obligatoriedad de la educación preescolar fue una decisión tomada sin haber hecho previamente un diagnóstico preciso sobre las condiciones en que se ofrecían los servicios educativos y las implicaciones que suponía esta decisión; además, su implementación no estuvo orientada por un criterio de equidad, ni por la sensibilidad de reconocer las diferencias nacionales".

Y qué decir de la primaria, donde las tasas de cobertura nacionales son totales, de seis a 12 años, con algunas variaciones por entidad.

En cuanto a la secundaria, la expansión de la cobertura se ha dado por medio del crecimiento de la telesecundaria; en algunas entidades esta situación ha permitido modificar los índices de alto rezago. Pero... "Si bien los costos de esta modalidad son menores y son la única opción para poblaciones dispersas y lejanas, su expansión ha sido a costa de la calidad del servicio, la atención de los grupos y la contratación y formación de profesores para trabajar con este modelo".

Otra vez la desigualdad, porque "las secundarias técnicas se distribuyen en la República mexicana de forma semejante a las secundarias generales. Atienden principalmente a la población de zonas urbanas y en menor medida a las rurales y a los grupos de menor nivel socioeconómico".

Los investigadores universitarios señalan que no obstante los avances en materia de cobertura, "no existen oportunidades de acceso iguales para todas las entidades ni para hombres y mujeres, permeados por patrones culturales, grupos sociales y contextos geográficos".

Lógicamente, consideran que los índices de rezago, extra-edad y abandono, por lo tanto, también tienen fuertes componentes culturales y geográficos. Tales indicadores son mayores en telesecundarias y técnicas durante el primero y último año. "Sin menospreciar las variables de contexto, la deserción en secundaria también está asociada al poco significado que tienen los contenidos curriculares para los estudiantes en esa etapa de vida", dicen.

Otorgan datos que se suman a las anteriores cifras: la eficiencia Terminal, 95.6 para primaria y 84.6 para secundaria; índices de deserción de 0.6 y 5.1, respectivamente; e índices de reprobación de 3 y 14.5, en cada uno de estos niveles. "La situación anterior es más grave en el medio rural e indígena, aun con el apoyo que ofrecen los programas destinados a compensar el costo de oportunidad de la educación para estos grupos", especifican.



w Y de la calidad... para llorar

Uno de los mayores problemas del país en la educación es la calidad. No solamente deja mucho que desear, sino que no corresponde a las necesidades de México.

Así, en el rubro de "Calidad y pertinencia", los especialistas de la UNAM refieren la cadena de nuestros sucesos: que tanto los niños y jóvenes que se mantienen en la escuela, como aquellos que la abandonan, reciben desiguales oportunidades de aprendizaje escolar; los que se van carecen de los aspectos básicos necesarios para el ejercicio ciudadano y para el trabajo; "la evidencia muestra que los que se quedan presentan resultados de aprendizaje insuficientes".

Uno de los eslabones en preescolar. Si bien, exponen, la reforma iniciada en dicho nivel buscó transformar las prácticas educativas, así como la organización y funcionamiento de los planteles para mejorar las experiencias formativas de los niños, "esta aspiración requiere condiciones adecuadas y ambientes favorables, sin lo cual puede tener efectos negativos".

El nivel preescolar en México, mencionan, se caracteriza por una desigual provisión de condiciones, "sobre todo para la población de menores recursos que acuden a las opciones indígena y de cursos comunitarios, espacios improvisados y que carecen de infraestructura básica, materiales didácticos y docentes preparados".

¿Los resultados de aprendizaje en este nivel? Al medirlos a través de la prueba del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación "Excale, 2009", aseguran, muestran las mismas grandes brechas de aprendizaje que existen en el sistema educativo, las cuales son evidentes desde el nivel preescolar y corresponden a las diferencias existentes entre los niños que estudian en las escuelas urbanas públicas y privadas, en relación con quienes estudian en las escuelas rurales y comunitarias.

"Se trata de diferencias que el resto del ciclo básico no podrá equilibrar y que mantendrá hasta expulsarlos; deuda pendiente que ni los programas compensatorios podrán rectificar en su totalidad", resaltan.

Las pruebas masivas de evaluación de los aprendizajes llevadas a cabo en la educación primaria, "han mostrado que matemáticas es la asignatura en la cual los resultados nacionales indican menor logro, más de la mitad en los niveles inferiores en cualquiera de los instrumentos aplicados en los últimos años".

Pero no solamente en esa materia... "Cifras similares suceden en español y el área de ciencias. Algunas de estas pruebas muestran que tampoco la escuela logra formar capacidad ciudadana".

Algo adicional al problema, de acuerdo a la afirmación de los investigadores, es que la aplicación de diversos programas que proponen mejorar el aprovechamiento escolar no han revelado sus efectos en el aprendizaje de los alumnos, y no funcionaron con la eficacia necesaria para reducir el "aprovechamiento insuficiente" o "básico" que han determinado las evaluaciones aplicadas.

Explican en cuanto a la educación secundaria, que la valoración sobre la eficacia de la misma, frente a la igualdad de oportunidades de aprendizaje puede ser parcialmente identificada mediante el resultado de diferentes pruebas masivas: PISA, ENLACE, Exani-I. La primera está diseñada para identificar competencias para la vida; la segunda alineada al currículum y la tercera es utilizada para distribuir a los estudiantes en las diferentes opciones de educación media superior en el Distrito Federal y área conurbada, aunque existen pruebas similares en las diferentes entidades del país.

¿Cuáles son los resultados del logro académico que obtienen los estudiantes de las secundarias técnicas? En el Exani I, tienden a ser muy semejantes a los que obtienen los estudiantes de las secundarias generales, que logran los puntajes más altos. En los resultados 2011, los estudiantes de las secundarias generales obtuvieron 999 puntos en el índice del Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior (Ceneval) global, y los de las técnicas, 988.

Por lo tanto... "Debe revisarse en forma local la pertinencia de las secundarias técnicas con salida hacia el mercado de trabajo ante los cambios ocurridos en el país, el incremento generalizado del nivel de escolaridad de la población, la ampliación de la edad a la que los jóvenes se integran al mercado de trabajo y la obligatoriedad de la educación media superior (EMS)".

Pero los resultados que arrojan estos instrumentos van más allá: "muestran que los egresados de la educación básica carecen de habilidades de pensamiento complejas en español y matemáticas, tienen serios errores para responder a preguntas de contexto, aun cuando éstas sean de opción múltiple y se refieran a contenidos de tipo memorístico".

Además, precisan lo evidente que resulta la diferencia de logros entre los egresados de escuelas públicas y privadas, así como de escuelas urbanas y rurales. "En suma, utilizando estos referentes para valorar la calidad de los aprendizajes en este nivel, se puede afirmar que muchos estudiantes están aprendiendo poco y pocos estudiantes tienen aprendizajes medios", especifican.

Y consideran que se explica "la falta de preparación con la que egresan los jóvenes de este nivel, sus carencias formativas y de entusiasmo por seguir en la escuela, aspectos que se agregan a los factores contextuales, geográficos y culturales que actúan en contra de sus aspiraciones, de sus intereses y de su formación ciudadana. Los desafíos siguen pendientes".



(Continuará)