Tulancingo
Chícalas, esperadas por lugareños
Otro nombre que reciben son hormigas sanjuaneras y se recolectan en las madrugadas. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
3 de junio de 2011

Por Juan Manuel Aguirre

Tulancingo, Hidalgo.- Ante la cercanía de la temporada de lluvias, en la región cafetalera del estado de Hidalgo, principalmente en el municipio de Huehuetla, los lugareños esperan que salgan las chícalas.

Conocidas también como hormigas sanjuaneras, estos insectos grandes y alados son recolectados en las madrugadas.

Familias enteras, incluyendo niños, salen a recolectar, por las madrugadas, puñados de chícalas, que literalmente invaden algunas regiones, atraídas, principalmente, por la luz de los focos.

Las paredes están tapizadas de estas hormigas, aunque un descuido pude ocasionar tremendas picaduras.

Otras personas prefieren acudir a los hormigueros, que sólo durante algunos días, cuando las lluvias caen con fuerza, se vuelven gigantescos.

Cuando amanece, expertas en cocina les quitan las alas y las fríen.

Algunas personas prefieren comerlas tostaditas, recién salidas de la sartén.

Sin embargo, con las chícalas se elabora una salsa que cautiva cualquier paladar.

En Huehuetla y comunidades como San Antonio, San Ambrosio, Santa Inés, Santa Úrsula, y en comunidades poblanas como Tlaxco, Acalmán, Cerro Pelón, Cuaxtla y Pahuatlán, en la mayoría de los hogares se puede apreciar a familias enteras disfrutando de este platillo.

Las chícalas se han cotizado a tal grado que en ciudades como Tulancingo y Huauchinango se llega a ofrecer hasta 400 pesos el cuartillo.

En las siguientes ediciones les comentaremos acerca de la comercialización y la recolección detallada de estos insectos, que para algunos lugareños representa un aliciente económico.